Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Mensaje por Marea el Mar Oct 22, 2013 12:37 am

__

Jace Krueger & Noah Dawson


As Jace Grant Krueger & Noah Christopher Dawson
Estan: Neptune Bar → They don't know, how the fuck should I.
Tiempo y Espacio: Entre Capitulo 2x04 & 2x05

Noah: Hacía días que no podía ni siquiera pretender. ¿Cómo iba a poder pretender? ¿Cómo iba a poder pretender que podía siquiera pensar en seguir con mi vida normal después de aquella noche? Acción de Gracias. What a joke. I was a joke. Porque estaba positivamente seguro que me había convertido en la basura mas grande, porque me rendí ante algo que debería de haber contenido, porque jugué con la cabeza de Jace sin quererlo, porque me destruí el corazón al tener que rechazarlo, porque había grandes probabilidades de que haciendo eso lo haya perdido para siempre, porque le di todas las herramientas para que crea que yo me había arrepentido y porque eso es lo que me importaba y no Annie. Sí, me sentía horrible, si, no podía casi mirarla, sí, estaba evitando con todas las fuerzas de mi ser pasar tiempo con ella al punto que estaba tomando turnos en el trabajo que jamás colapsaban con los suyos para tener que verla lo menos posible, porque seguía mintiéndole y porque no podía pensar en otra cosa que en él. Si irme a Londres me había puesto en perspectiva muchas cosas, me había hecho darme cuenta que no tenía forma de correr a lo que sentía y a lo que le pasaba a mi cuerpo… bueno, lo que pasó en Acción de Gracias había hecho que me de cuenta que no iba a dejar de desearlo, que no iba a poder dejar de pensar en ese beso, que cada momento que podía tener solo se lo dedicaba a él, en mis pensamientos estaba él, mis manos eran las suyas, lo extrañaba y hasta mis canciones estaban empezando a hablar de él, sin ninguna excepción, no podía dejar de pensar en él y sabía lo que eso significaba. Me dolía tenerlo lejos, me dolía pensar en perderlo, en perder todo eso que él me había dado y que ahora no sabía porque lo había hecho… pero necesitaba saberlo, necesitaba verlo, necesitaba… oh god, necesitaba besarlo otra vez, solo besarlo. Quería mucho más, pero con besarlo otra vez sería un poco menos miserable. Mas basura, pero menos miserable. Sabía lo que tenía que hacer, sabía cómo hacer las cosas bien, pero también sabía que iba a hacer todo menos hacer las cosas bien.
Y Trent no ayudaba. Que él este acá era una ventaja para mi psiquis, porque al menos podía hablar con alguien, pero ni siquiera podía serle completamente sincero a Trent. Incluso si sabía que había alguien que no iba a juzgarme y era él. Pero también sabía que, sin que yo diga nada, él entendía perfectamente todo lo que yo estaba haciendo. Entendía pero no le gustaba. No tuve que decirle lo que pasó en Acción de Gracias, no tuve que decirle que necesitaba… oh god necesitaba buscarlo. No tuve que decir nada, porque sabía que Trent lo sabía. Ambos pretendíamos que no, pero las conversaciones se tornaron muy… técnicas, muy rápido. Él se las arreglaba para hacerlas en situaciones supuestas pero no me costó mucho entender perfectamente lo que estaba haciendo. He was giving me lessons. To cheat on Annie. With the first person in the world that was insanely fast driving me to insanity.
¿Y qué hice? Well. I was here wasn’t I? Primer día que supe que Jace estaría tocando en el Neptune y aquí estaba yo. Sentado en la barra, a lo lejos, viéndolo en el piano. Llegué tarde, llegué para sus últimas canciones y me escondí. Extrañaba verlo tocar, extrañaba su voz y juro que lo veía apagado o algo, no sabría decirlo, tal vez era yo delirando queriendo cosas que no debería querer. But he was still magnificent… y la forma en la que su voz acariciaba mi alma no tenía explicación. Pero extrañábamos, eso no me daba miedo. No tenía miedo. Sabía… sabía muy bien que no podía correr de esto, que podría estar manejando las cosas mejor, pero mi cabeza no era lo suficientemente fuerte como para hacer todo junto. Me rendí a mi necesidad de verlo, a mi necesidad de absorberlo, a mi necesidad de saber… de saber cuál sería su reacción al verme acá después de aquella noche, a la esperanza que tal vez cuando me dijo que se arrepentía no lo decía por la magia que me hizo sentir sino por las circunstancias. Solo cuando terminó su último set me paré de mi lugar y caminé hasta la barra, hasta la parte más cercana al escenario, observándolo, bañando mis ojos de su magnificencia arriba de ese pequeño escenario que él hacia ver como si fuese un estadio, incluso sin siquiera intentarlo. Lo miré… god, ser todavía más atractivo y electrificante que hacia unos días atrás. Cómo era eso posible, jamás lo iba a entender. And I didn’t care, I just… stared at him hasta que terminó con ese set. Me quedé allí, con mi whiskey en mano, mirandolo, sin poder despegar mi mirada de él y esperando poder ver… alguna reacción, sintiendo que temblaba por la incertidumbre y por estar sintiéndome mas inseguro de lo que alguna vez me había sentido.

Jace: No puedo explicar lo que fueron esos días después de ver a Noah de nuevo. Después del desastre que hicimos contra mi puerta. Después de arruinar todo por completo. Fue un absoluto infierno, de verdad. Fue un beso, un simple beso, dios, a cuanta gente besé y no hubo ninguna consecuencia? Pero claro que con Noah sería diferente, porque el no es cualquier persona. Noah es diferente, siempre lo fue…
Ni se cuanto tiempo me quedé ahí, a un lado de la puerta, llorando como un idiota… Llorando por la absoluta certeza de haberlo perdido, ya no eran sospechas, no, era un hecho. Llorando porque me dio a entender de mil maneras que él también quería esto. Por más que fuera tal vez solo por sexo, él también lo quería, quería algo que a mí me hubiese dado una oportunidad de tal vez despertar sentimientos en el, una oportunidad de darle todo este amor que sentía. Una oportunidad que no iba a tener. Lloré por esa oportunidad perdida, lloré porque el no era mío. Lloré porque donde hasta hacia un momento había vacio absoluto, ahora había mil cosas. I was empty before, I was bursting now. Tenía algo por lo que luchar y tenía que quedarme sentado. No podía buscarlo. No podía hacer nada. Solo resignarme a saber que el amor de mi vida estaba ahí, que era posible, que era perfecto, y que no iba a ser jamás mío.
Dejé que pasen los días y seguí con mi vida, como un zombie. Trabajando en la agencia sin pensar. Aún sin el valor para llamar a Nat. Agradeciendo que Lene me dé unos días de descanso del Neptune, porque no podía pisarlo. No sabía como iba a hacer para volver… Todo estaba manchado de él, todo, mi casa, mi cuerpo, mi piano, el bar, todo, no había nada que no esté marcado por él…
Eventualmente tuve que volver al Neptune. No quería. God, no quería. Pero Lene me necesitaba, y tuve que ir, porque tenía que seguir fingiendo que todo estaba como la última vez que hablamos. No podía decirle que había visto a Noah y que me había destruido… Fui al bar, y me senté en ese condenado piano, y toqué toda la noche sin moverme de ahí, sin siquiera levantarme para buscar copas de vino… Toqué canciones tristes y pelotudas, canciones románticas, canciones para él, todas para él, para su recuerdo y para sus manos, para su boca, para su calor, para su ausencia, todas llenas de las memorias de ese beso. Un fucking beso. Un simple y estúpido beso. Fuck. Toqué tan perdido, reencontrándome con mi música de la manera más triste posible, usándola de verdadero escape, como siempre, la usé para dejar explotar todo lo que callaba, y lo más horrible fue que cuando terminé, me sentía igual de hecho mierda que antes. Por primera vez en la vida la música no me ayudó ni en lo más mínimo. Y se hizo la hora de irme e igual me quedé ahí sentado, porque no quería volver a casa. No quería otra vez estar solo con mi cabeza. Me perdí en una última melodía un poco desesperada. Masoquista, really, porque no se cómo terminé tocando un par de estrofas de Overjoyed. Pensando en esa primera vez que lo vi hacer magia. Lo toqué despacio, apretando mis labios, hasta que se me dio por levantar la cabeza, y ahí estaba él otra vez. La reacción física que tuve al verlo fue tan fucking intensa que mi mano cayó con fuerza en las teclas equivocadas, haciendo al piano escupir un ruido disonante y doloroso. Fuck. What… Junté mis cejas y me quedé mirándolo un momento, con mi mano aún en las teclas. Why the fuck was he here? Acaso pensaba seguir como si nada? Estaba acá para pedirme que sigamos como amigos, como si nada hubiese pasado? Que quería ahora de mi? Fuck… No sé de dónde saqué el valor para levantarme del piano, porque en realidad quería esconderme atrás de el y no salir hasta que se haya ido, porque el efecto que él tenía en mi era tan fucking intenso que toda mi piel se encendió solo de verlo, y mi pulso empezó a correr. Agh.
Negué con la cabeza y me levanté del piano, cerrando la tapa y corriendo el banco. Fuck. No había ya casi nadie en el bar, solo Zig acomodando copas, un par de late night drinkers y las meseras. Lene no estaba por ningún lado. What the fuck was I doing? Shit… Me acerqué a él, inevitablemente. Sin mirarlo mucho, pero me acerqué, porque lo mínimo que le debía era saber que quería. No podía huir. Nunca iba a poder huir cuando se trataba de él. –I can’t play with you looking at me like that…- murmuré, solo parándome cerca de él, casi excusándome por esa manera de terminar el tema. Queriendo insultarlo. Juro que busqué fuerzas para tratarlo mal, para alejarlo, para que me deje sufrir en paz y para que se de cuenta de que esto estaba mal, pero no las encontré. Solo le di mas herramientas para que me haga sufrir.

__
Noah: Sentado en aquel banco, con mi mano sosteniendo ese Whiskey, lo mire. Lo observe, no pude siquiera disimular la manera en la que él me cautivaba. Como siempre. Desde esa primera vez que lo conocí, en este mismo rincón del bar, que mis ojos no pueden otra cosa que perderse en él. Y recién ahora toda esa atención inmediata tenía sentido. De a poco, y a la vez a la velocidad de la luz, tantas cosas estaban cobrando sentido. Toda esta atención, la forma en la que siempre me hacía sentir inquiero, esa constante necesidad por que me note, que me mire, su aceptación, esta conexión, el magnetismo, lo poco que me afligieron desde un principios todos estos sentimientos que no lograba explicar, como en realidad los disfrutaba, todo... god, todo era tan lógico. Y me preguntaba si a él le habría pasado algo parecido. La idea que aunque sea haya sentido una fracción de todo esto me volvía loco. La posibilidad de compartir algo así. Por eso estaba acá, en parte. Y por otro lado... estaba acá porque lo extrañaba. Porque la enormidad de este anhelo, de lo que me dolía su ausencia en mi vida era mayor que el posible pánico que sentía por la posibilidad que me rechace. Que... era enorme. Tanto que estaba seguro que las manos estaban empezando a sudarme. A mi. That's not the norm for me. But when it comes to him, I've come to realize I have absolutely no idea what is my norm, really.
Y la canción que reconocí de inmediato que estaba haciendo que me dejé todavía más perplejo, más confundido, me hizo sonreír como un tono, me hizo convencerme que él estaba recordando aquel día en que compartimos esa canción juntos, que la toque para él, que con nadie más en mente me perdí en aquella preciosa melodía. ¿Se imaginaria que jamás pude volver a hacer esa canción en el piano? ¿Que recordarla me cerraba la garganta porque recordaba siempre lo lejos que había estado de mi todo este tiempo? agh, por supuesto que no, pero si ten a suerte, mucha suerte, estaría recordándome al casi jugar con esa melodía nostálgica. La reacción a notarme me demostraba eso, no? como sus manos se desplomaron sobre las teclas. Damn. Oh... había extrañado su magia. Dios, la había extrañado tanto.
Cuando se acercó a mí, cuando me noto, cuando me miro... dios, para ese momento mi corazón estaba galopando. Lo sentía en mi sangre, sentía la adrenalina corriendo, todo porque me miro, porque camino a mi. Cada paso que él daba, mi sangre se sentía correr más rápido. Era ridícula. Y era sin precedentes. Para él momento en que me hablo, yo agradecí estar sentado porque su voz tan cerca se sintió invasiva, de una forma maravillosa. How could I ever explain that feeling? or justify it? or deny it? Sonreí. Claro que sonreí, porque él me hizo un comentario que hasta se sintió lúdico. And I loved that. I missed that so bloody much -You can… and you do it very well- Sonreí y baje un segundo mi mirada, pero inmediatamente volví a él casi de forma inconsciente… god, estaba nervioso porque… sabia lo que quería decir, lo sabia bien -I was nearby…- lo mire a los ojos, esos ojos que habia extrañado tanto, lo mire mintiendo y dejándolo que vea que en realidad mentía, porque era mas que evidente que estaba aquí a propósito y no solo porque estaba cerca -and I was wondering if you might like to have a drink with me- pregunte finalmente, dejandome de vueltas y soltando el vaso de whiskey para entrelazar un poco mis manos.

Jace: No pude entender que hacía él ahí. Era consciente de que mi lado egoísta amaba que él esté ahí a pesar de todo, pero no tenía sentido, ok? Tendría que odiarme. O tenerme miedo. O rencor. No tendría que estar ahí en la barra, fucking handsome as ever, almost glowing for some reason, sonriéndome, aferrado a un vaso de whiskey. Oh god, you poem…
Casi ni me permití mirarlo, me acerqué con la cabeza casi baja, tratando de contener la necesidad de tocarlo, de sonreírle, de decirle que todavía quería mas, que no me arrepentía, que deseaba que la vida no sea tan mierda para que el tampoco se arrepienta, de pedirle que me diga algo lindo, algo positivo, algo que no sea una excusa, una explicación, un pedido de no vernos mas. Why the fuck was he here, really?
Me quedé apenas cerca suyo, temblando, tenso como un elástico demasiado estirado, a punto de romperse, necesitando romperse, sabiendo que no era posible. Agh. Le dije que no podía tocar con él mirándome, porque qué sentido tenía esconder lo que él me provocaba? Ya no tenía sentido, creo que se lo dejé absolutamente claro. I liked him. I wanted him. I loved him. He shook my entire world. Porque se lo iba a esconder? No se lo iba a poner en palabras concretas, tal vez nunca, pero ya estaba ahí, en el aire, entre nosotros. Y él dijo que si podía, muy bien. Liar… No puedo tocar, no puedo pensar, no puedo vivir cerca suyo. Ni lejos ni cerca. No sabía hace cuanto tiempo estaba ahí sentado, pero si escuchó al menos diez minutos de mi noche, tenía que darse cuenta de que no era yo mismo. Que no podía ni tocar el piano como siempre con él en mi cabeza. Fuck…
Solo negué con la cabeza, mirando a un lado para evitar mirarlo a él. Y entonces dijo que andaba cerca. Is that so? Lo miré solo un instante, a penas de lado. Y él me miraba a los ojos y temblé más todavía. Don’t look at me like that, you idiot… Y entonces dijo que quería saber si quería tomar algo con él. Levanté mis cejas. Me mordí el labio. Me crucé de brazos, y lo miré de frente. Confundido como nunca. Was he for real? Me empezó a doler el pecho inmediatamente, porque ese pedido solo podía significar una cosa, una que no iba a poder soportar. Lene was right. No podía ser su amigo, y si el pedía ese trago como si fuese cualquiera de esos muchos tragos antes de que estalle todo, como si nada hubiese pasado… No iba a poder. Fuck me, I wasn’t strong enough for that, me iba a destruir. –Like old times, right?…- pregunté, soltando una pequeña risa casi irónica. No me podía pedir eso. No podía. I needed either all the way or no way at all. No podía a medias. –Yo…- Tragué para bajar el nudo en mi garganta, odiando esa luz, odiando tenerlo en frente de nuevo, deslumbrándome, tentándome, casi burlándose de mi. –Old times are gone now… you know that, don’t you…- le pregunté, casi necesitando que me diga que entendía, que no iba a obligarme a esto, porque me conocía, porque sabía que no podía hacer esto de nuevo pero lo necesitaba tanto que era capaz de someterme de nuevo a esta amistad a medias, solo para tenerlo, solo para no perderlo, para no morirme.

Noah: No podía hacer otra cosa que buscar sus ojos, sus ojos me llamaban, incluso si él apenas respondía esa mirada, yo necesitaba observarlos. Recordaba la cantidad de veces que me había perdido en esa profundidad y el tiempo que había pasado desde sentirme así de estremecido por una mirada. Y la extrañaba. Extrañaba tantas cosas. Y a la vez moría de necesidad de conocer tantas otras cosas para poder extrañarlas el día de mañana. Y por eso estaba nervioso, por el posible rechazo, por la posibilidad de que él se arrepienta de todo. Por… la posibilidad que él tenga la cabeza mas centrada que yo, que sea mas fuerte, que, si tenia suerte, él me deseaba todavía y no se había arrepentido pero que seguramente seria mucho mejor persona que yo. Y… anhelaba que no lo sea. Oh god, si pudiese desear algo seria que él sea tan basura como yo en este momento. Que me desee y extrañe. Que me desee tanto que no pueda pensar en lo tonto que podía llegar a ser esto. Que no importe.
Pero una vez que le hice mi oferta, mi pedido, él se cruzo de brazos, levanto sus cejas y miro mordió su labio. Oh god… apenas si pude mirarlo sin ahogarme, porque mis ojos viajaron a sus labios casi de forma magnética. Oh god, please, don’t shut me out. Don’t deny this. Please. Entonces pregunto si lo pedía como en los viejos tiempos, con un tono y una risa irónica. Fruncí el ceño mirándolo pero no pude decir nada porque él aseguro que los viejos tiempos habían quedado lejos, preguntándome si lo sabía. Apreté mis labios y mire al piso un segundo, juntando aire. Claro que no era eso a lo que me refería. Lleve mi mirada hacia mi vaso y le di el ultimo trago a ese ya caliente whiskey. Lo trague y deje el vaso allí, levantándome de ese banco, quedando parado frente a él. Negué levemente con al cabeza –No, not like old times- levante solo un poco mi mentón, sintiendo que literalmente las manos me estaban sudando, porque él podía estar queriendo negarme la invitación y por eso estaba diciendo esto. Los viejos tiempos se habían ido con ese beso. Los viejos tiempos en este momento no existían ya. Y eso significaba que podía estar diciendo que jamás podríamos ser amigos otra vez o tal vez, si yo me dejaba ser delirante, estaba diciéndome que podíamos pensar hacia delante. ¿Me iba a dejar delirar? –I… I don’t think we could go back to the old times- no se si me permití ser delirante, pero que seguro acababa de decir algo que podía ser lo mas estupido que haya dicho… eso era seguro. Pero no podía pretender más. No tenía sentido pretender más. Si él se arrepentía, si él me rechazaba, entonces… i would probably die inside, pero no tenia sentido seguir negándome todo esto por miedo a que me rechace. No tenia fuerzas para hacer eso. No después de ese beso que todavía podía sentir en cada fibra de mi cuerpo quemarme –And... I really don’t want to- me moje los labios y levante un poco las cejas, manteniendo la distancia entre ambos pero lo mire rogándole… que entienda, que no me rechace, que recuerde ese beso, porque no podía ser que él no haya sentido… lo intoxicante, dañino, dulce y avasallante de ese beso.

__
Jace: No podía pedirme eso, no podía estar pidiéndome eso, por favor… No podía pretender que todo vuelva a ser como antes, no podía ser tan sádico, tan estúpido como para pretender eso. Yo no iba a poder, ok? Me estaba proponiendo algo que iba a destruirme por completo porque ahora sabía lo que se sentía. Ahora sabia que él sentía algo, lo que sea, pero algo, por mí, aunque fuese solo deseo. No iba a poder ser su amigo de nuevo, y lo peor era que estaba tan destruido, tan cansado, tan necesitado, que probablemente si lo pedía igual iba a aceptarlo. Porque soy masoquista. Porque un poco de él es mejor que nada de él, every time. Y también porque soy el más pelotudo del planeta, sin dudas.
Me quedé casi indignado con su sugerencia, mirándolo, esperando que no me pida eso, que se vaya, que me deje en paz, que me deje morirme solo, porque la otra posibilidad era un delirio. It was never going to happen. Sin embargo el terminó ese whiskey y se bajó del banco y se atrevió a volver a acercarse a mí. Debería estar corriendo en la dirección opuesta. No debería haber hecho eso, oh god… Apreté mis puños y crucé mis brazos más fuerte porque no podía rendirme de nuevo, mucho menos acá. Entonces dijo que no quería que sea como en los viejos tiempos. Mirándome a los ojos con una puta intensidad que me estaba prendiendo fuego. What the fuck does he think he’s doing? Dijo que no creía que podíamos volver a los viejos tiempos. Levanté las cejas un poco. Then what the fuck do you want from me?
Y entonces dijo que tampoco quería volver a eso. Yet he was here. Oh. Lamió sus labios, sin jamás perder esa intensa mirada que me estaba desarmando a una velocidad ridícula. Era consciente de lo que está diciendo? Estaba sugiriendo lo que yo creía que estaba sugiriendo? No way. No. Oh god, no. Se me aceleró la respiración solo de considerar la idea. Estaba sugiriendo… No, no podía ser… –That is the stupidest thing I have ever heard you say…- escupí sin pensar, sonriendo, negando con la cabeza y mirando a un lado un segundo porque no podía lidiar con esa mirada, no podía lidiar con lo que esas palabras podían querer decir. Era siquiera consciente de lo que estaba diciendo? De todo, de lo que significaba para mi, para el, para nosotros, para los que nos rodean, para todo? Me acerqué un paso más, volviendo a mirarlo pero sin descruzar mis brazos, eran mi único refugio, mi única excusa para no tocarlo. –Do you even know…- me interrumpí y negué de nuevo, hablando más bajo. –You don’t want the old times and apparently you can’t just leave me alone, so… What do you want from me?- pregunté, perdido en sus ojos, explicándole que eso solo dejaba una opción, una que yo deseaba, god, no hacía falta que le diga que lo deseaba, no? Ese beso se lo dijo. El estado de mierda en el que estaba después de un mes sin él se lo dijo, no? Esta electricidad en el aire entre nosotros mientras lo miraba se lo estaba diciendo, no? Was he even aware of what he was doing?

Noah: Dios… él me miro como si yo estuviese diciendo algo imposible, se cruzo mas de brazos, negó con al cabeza… todo en su expresión corporal me decía que esto era una idea mala. Muy mala. Que lo que estaba haciendo, exponiéndome así era una idea estupida. Que iba a sufrir el rechazo más crudo. El que más me iba a doler en mi vida. Así, exactamente así se sentía. Y me aseguro que esto era lo mas estupido que me había oído decir. Junte mis cejas, porque eso dolió. Me dolió el pecho escuchar esas palabras. Un rechazo. Uno que no era definitivo y que no era novedad, porque yo lo sabía y lo sabía bien. Pero se sintió como una puntada instantánea en mi pecho. Se acerco un paso más y juro que casi doy un paso hacia atrás. Pero mantuve mi postura, con todas las fuerzas que tenia. Empezó a decir algo pero luego me pregunto que quería. Que no quería los viejos tiempos pero tampoco podía dejarlo en paz. Entonces, me pregunto que quería. Levante mis cejas. Oh god… esas palabras. Sonaba tanto a un rechazo y el miedo dentro mío era abismal. Sentía el corazón en mi garganta y si hace unas noches sentía que podía llorar por la enormidad de estar sintiéndolo tan cerca, ahora sentía que podía llorar por sentirlo tan lejos. Apreté mis labios –Innit clear enough?– negué con la cabeza, no molesto pero… tal vez un tanto molesto. ¿Me estaba haciendo decirlo? ¿No era claro? Acaso… ¿quería que lo diga para estar seguro que me iba a mandar a volar con razón? El corazón se me acelero mas todavía ante esa posibilidad ante ese dolor, ante el miedo… oh god, absoluto pánico de estar aforrándome a ideas delirantes y fantasiosas cuando él en realidad este intentando rechazarme sin terminar de lastimarme del todo, sin estar consciente, que este miedo, esta posibilidad de su rechazo, me estaba haciendo temblar. Pero… I was here, and I had my mind in only one thing. Him. What I’m feeling, what he makes me feel. No iba a salir corriendo como la otra noche. No tenia sentido y, sobre todo, no tenía fuerzas para eso. Él estaba frente a mi, grande, atractivo, hermoso y hasta ojeroso. Él estaba frente a mí y yo no pude hacer otra cosa que decirle la verdad porque mi cuerpo entero me rogó que lo deje fluir. Mire hacia la barra, asegurándome que el tipo de la barra no estaba cerca y luego volví a él, a sus ojos, lo mire y por unos segundos no dije nada. Negué levemente con la cabeza. Me moje los labios y finalmente hable –I want you- dije firme, con convicción e intentando esconder la desesperación en mi voz. God, please, understand. Please, don’t toy with me –Do you want me to leave you alone?- pregunté llevando mis manos hacia los bolsillos de mi pantalón, escondiéndolas allí, escondiendo una parte de mi casi metafóricamente, porque estaba inseguro y en pánico. La respuesta a esa pregunta me daba miedo. Sus brazos cruzados me daban miedo. Su mirada me daba miedo. Perderlo… oh god, perderlo me aterraba. I don’t want to lose him. Ever. I’ve been crying internally and externally the past month because I’m terrified of losing him. Not Annie, not my life as I know it. No. Him. Losing him was what won first price. And this could be it. This could be the moment where I finally lose this… magic. Or maybe I did already and I’m about to find out.

Jace: En dos segundos mi cabeza me dejó imaginar mil cosas, alright? Mil. Solo el tono con el que él dijo esas palabras, solo su manera de mirarme, su postura firme y decidida, el hecho de que esté acá de nuevo cuando era obvio lo que yo quería de él, me hizo delirar, me hizo imaginar los escenarios mas cliches y patéticos, todos esos que jamás me permití imaginar porque sabía que eran imposibles, le tomó un instante dibujarlos en el aire para mi, y lo más horrible fue que no pude creerlo. Mi primera reacción fue absoluta incredulidad. Y miedo, tambien miedo. Miedo de creer y que termine siendo todo solo mi imaginación. Miedo de salir aún mas lastimado. Miedo de dejarme llevar y hacerlo a el hacer cosas de las que iba a arrepentirse. This was stupid. This was insane. Y necesitaba entender mas alla de toda duda.
Y él levantó sus cejas como si fuese una locura lo que le preguntaba. Pregunto si no estaba claro, y solo apreté mis labios. Por supuesto que no. Nunca nada estuvo claro entre nosotros. Yo sabía muy bien lo que sentía por él, pero no tenía ni la mas minima idea de que mierda le pasaba a él, no entendía nada y cada vez que creía que lo había entendido, me volvía a confundir. Se tomó su tiempo para contestar. Se tomó un siglo, miró a otro lado, pensó, no se. Y cuando abrió la boca dijo que me quería a mi. Oh god. Sentí el impacto de esas palabras golpear directamente en el centro de mi pecho, quitandome el aliento. What… Oh fuck. Fuck. He wanted me. Esa noche dijo que quería esto, lo que sea que esto fuera, y ahora decía que me quería a mi, y yo junté mis cejas y sentí presión en mi pecho, en mi garganta, en mi vida, en mi alma, en todo. No dijo que sentía cosas por mi. No dijo que me amaba. But I didn’t care. Dijo que me quería. Para lo que fuera. Y yo no tenía la fuerza para decirle que no, lo supe en un Segundo. Me tomó un fucking instante saber que no iba a decirle que no a nada, nunca más, que por mas que era consciente de que estábamos absolutamente dementes y de que cuando esto termine yo iba a quedar destruido, no iba a decirle que no. Oh god. My heart. Fuck… No sabía ni que decir, no que hacer, ni por donde mierda empezar a lidiar con lo que estaba escuchando salir de los labios de Noah, de mi Noah, de la persona que amaba con locura, del hombre que necesitaba que me ame, oh god, las posibilidades… Fuck… Apreté mas mis brazos alrededor mío, temblando. Y el preguntó si quería que me deje solo, y todo su lenguaje corporal casi gritaba miedo, como si le diera pánico mi respuesta. Fue instinto, no pensé lo que hice y fue estúpido, pero me acerqué solo un poco más, solo incliné un poco mi cabeza, mirándolo a los ojos, deshecho, conmocionado, emocionado, asustado como nunca en mi vida… –Never…- susurré, serio, no era un chiste, no era yo haciéndome el lindo o el poético. Era mi verdad, era la verdad mas enorme que dije en mucho tiempo, era la primera verdad honesta que le decía a la cara. No lo quería perder nunca. Se lo había dicho antes, en otras palabras, pero aparentemente no había quedado muy claro porque el se fue igual. Esta vez se lo dije sin esconder nada. Se lo dije en el exacto sentido en el que quise decírselo. No lo quería lejos jamás, sin importar lo estúpido que sea o lo mal que esté hacer… fuck… lo que sea que esto era. No lo quería perder nunca, jamás. I was in. Lo estuve desde el primer dia. –What are we gonna do about that?- pregunté, volviendo a alejarme, solo un poco, temblando, temblando de miedo por lo que podía llegar a responderme.

__
Noah: So… I asked. Con miedo, hice la pregunta que no quería hacer y que necesitaba hacer. Tenia miedo de escuchar la respuesta, honesto y absoluto pánico de haberle dado la puerta perfecta para que me rechace, para que haga de esa negación algo real, que me haga entender que esto que anhelaba, deseaba, necesitaba, esto que sentía hasta en la punta de los dedos, que me de la espalda a todo esto, que me haga saber que lo estaba perdiendo y que nada podía hacer ya. No después de haberme ido, no después de haberlo besado como lo bese. Y me quede inmóvil, me quede mirándolo, esperando una respuesta y apenas pude respirar. Porque no era solo perder lo físico. No era solo eso y eso era lo que me daba más miedo. Lo físico era innegable, la forma en la que comprometía absolutamente todos mis sentidos era tan intensa, era algo que jamás había experimentado en mi vida y eso podría darme miedo, en muchos aspectos lo hacia, porque era enorme y ni siquiera sabia como iba a manejar eso. Pero lo demás… perder sus miradas, sus sonrisas, sus palabras, sus anécdotas, sus risas, perder su música, su voz, aquel ambiente que siempre, cada vez que él me regalaba tiempo compartido, creábamos juntos, perder la forma en la que mi alma sonreía cuando podíamos hacer eso… eso me daba mas miedo que cualquier otra cosa. Eso es lo que había realmente extrañado todo este tiempo lejos suyo. Eso era lo que me desgarraba, lo que me hacia estar casi con mi espalda encorvada, eso es lo que hacia que yo no pueda mirarlo con esa expresión firme que me propuse y que casi este rogándole con la mirada.
Y él no dijo nada, no por unos segundos. Pero se acerco un paso a mi y yo junte tanto aire en mis pulmones, irguiéndome automáticamente. No me moví, pero contuve la respiración, conteniendo todo el aire, dios, no podía ni siquiera pensar en distenderme porque sentí su cercanía tan intensamente y tan de repente. Él… susurró que jamás. Jamás. Que jamás querría que me aleje. Eso es lo que dijo. Cerré mis ojos, los cerré despacio sin poder hacer otra cosa porque la sensación fue avasallante. Los cerré y largue todo el aire junto, todo ese que contuve lo largue porque de repente sentí que podía volver a respirar. Sentí un alivio gigante, sentí que él estaba haciendo que ese nudo en la garganta se distienda, con tan solo decir que jamas querría tenerme lejos. Oh god… Solo abrí mis ojos cuando sentí en el aire que él se alejó. Entonces me pregunto que íbamos a hacer al respecto. Y reí. Fue una risa corta y tonta, porque la forma en la que pregunto fue… oh god, fue divina. Fue una pregunta preciosa. Fue una pregunta que estaba allí, saliendo de sus labios y abriendo puertas que hasta hacia dos segundos estaban cerradas –I think we should go get that drink somewhere else- apreté un poco los labios en una sonrisa, de la forma mas automática, mas instantánea y mas honesta, sonreí casi temblando de la ansiedad, del miedo y de… god, feliz. Alright? Estaba feliz. He was… letting me in. Jumping in with me to whatever this was. One night, or a hundred, right now I didn’t care.

Jace: Era tan extraño pero tan liberador poder decirle verdades, poder decir las cosas como eran, sin esconderme detrás de excusas o medias verdades. Le dije que no quería que se aleje. Nunca. Jamás. No dije que lo amaba, no dije el millón de cosas que deseaba junto con su presencia en mi vida, pero no le mentí. No podía mentirle, ya no más. Porque él me quería, fuck, that was ridiculous y sabia que en algún momento iba a arrepentirse e iba a hacerme mierda, pero no me importaba, porque ahora me quería. Para lo que fuera, no era importante. Me quería, me necesitaba, y yo lo necesitaba tanto pero tanto que no pude siquiera considerar la opción de decirle que no. Quería todo de el. Quería darle mi todo. Quería tanto que solo… Me rendí…
Y él suspiró, casi como si ese miedo que vi en sus ojos fuese por la posibilidad de que yo le diga que no. Como si eso fuese a pasar. No le quedó claro la otra noche? I wanted him bad, so bad… Tanto que no pude pensar en el millón de cosas que estaban mal, solo le pregunte que íbamos a hacer. Con esto, con todo. Con nosotros, con lo que sea que él deseaba de mi, con todo este amor que me estaba explotando en el pecho. Que quería hacer con eso, ahora que estaba ahí, en el aire, entre nosotros? Quería tomar un trago y hablar e ir despacio? Quería solo mirarnos de lejos? De las mil cosas que yo quería hacer con él, cuales me iba a regalar? Citas? Cenas? Tragos? Charlas? Besos? Intimidad? Oh god, la lista era interminable y lo miré esta vez asustado yo, porque quería todo. Todo. Y su respuesta me dejó sin aliento. Sonrió un poco, sonrió con esa misma maldita sonrisa que me desarmaba pero que a la vez tenía otra luz, otro color, y dijo que deberíamos ir a tomar ese trago a otro lado. No, no se refería a otro bar. Oh god. Shit. Fuck. Tanto tiempo fantaseando con esto y de repente me puse nervioso. Histérico. Temblé imaginándolo. Realmente se refería a eso? A estar solos? Estaba listo para eso? Estaba seguro de lo que decía? –You… are fucking insane, Noah…- murmuré, negando con la cabeza, porque esto estaba mal, muy mal, pero era fucking inevitable. Y no quería evitarlo. Not one bit. Whatever he wanted to give me, I wanted to take. –…and I’m fucking thirsty…- agregué, permitiéndome sonreír, permitiéndome bajar los brazos, permitiéndome caer en la realidad de lo que estaba pasando. Fuck. Solo le hice una seña con la cabeza y empecé a caminar hacia afuera. Nervioso. Temblando. No iba a poder subirme a la moto así. No iba a poder siquiera lidiar con pedirle que vaya en la moto conmigo. No, necesitábamos un fucking taxi. No lo miré, no hablé, no hice nada más que caminar con él hasta afuera, hasta la parada de taxis, abrir la puerta del único que estaba ahí detenido como si nos estuviese esperando, y subirme, dándole la dirección al tipo mientras Noah subía detrás de mí. No pude mirarlo ni siquiera cuando el taxi arranco. No era la primera vez que estábamos en un auto juntos, mas de una vez terminábamos lo suficientemente ebrios en el Neptune como para necesitar transporte, pero esta no era una noche que terminaba. No era una noche que terminaría conmigo ebrio y solo en mi cama delirando con él, repitiendo las escenas de la noche. Esta era una noche que recién empezaba, pase lo que pase, y solo pude mirar al frente, aterrado, emocionado, tratando de lidiar con todo, sintiendo mi pecho subir y bajar acelerado. Lo único que pude hacer, lo que necesité hacer para no volverme loco, fue estirar mi mano y buscar la suya, sosteniéndola con fuerza. Tal vez iba a pensar que estaba loco, cualquier otro tipo en una situación así estaria all over him, comiéndole la boca, tocándolo, mirándolo, pero el peso que todo esto tenia para mi corazón, para mi mente, era tan inmenso que solo puse sostener su mano fuerte para no perderme, para no llorar, para no volarme.

Noah: Claro que estaba feliz. Era extraño usar esa palabra considerando todas las cosas que estaban mal en hacer esto, considerando la clase de persona que eso me confirmaba ser. Pero en este momento todos los errores, todas las manchas, todas aquellas cosas estaban tan detrás de mi cabeza y yo estaba tan repleto ante la apabullante sensación de saber que él no estaba negándome, que no tenia ni siquiera espacio para dejarlas entrar. Porque él me miro, llamándome loco, pero asegurando que él estaba sediento y yo no pude hacer otra cosa que sonreír mas, que respirar mas claro, como si él estuviese limpiando el aire para mi. Esa era una sensación digna de un loco, pero juro que era exactamente lo que sentía. Y descruzo sus brazos y movió un poco su cabeza. Todo su idioma corporal había cambiado, no sabia si estaría nervioso, conforme, ansioso o que, todavía no lograba aprender a leer algunas expresiones o modismos que era para mi tan nuevo verlos en su rostro, pero si podía notar que… que no estaba rechazándome, que estaba invitándome, que estaba… god, que su forma de moverse, de repente, acompaño esas palabras. Never. He said never. Y yo no podía dejar de sonreír.
Por supuesto que estaba nervioso. Oh god, estaba absolutamente nervioso. Inquieto. Exaltado. Ahogado. Pero esta vez era un tipo de nerviosismo con el que podía lidiar. El dolor de estomago, el corazón yendo a mil por hora, mi necesidad por tragar cada tres minutos y lo que estaba seguro que era una de la venas de mi ojo palpitar por la ansiedad… con todo eso podía lidiar, porque eran consecuencia de él abriéndome sus brazos, caminando conmigo hacia el taxi, llevándome hasta su casa, para compartir… oh god, no tenia idea que íbamos a hacer. Que querría hacer. Que me dejaría hacer. Que me animaría a hacer. Pero sea lo que sea, éramos él y yo juntos, solos y… juntos.
En ese asiento, en aquel taxi, no pude abrir la boca. No pude decir una sola palabra. Creo que porque tenia miedo de decir algo tonto, algo que este mal, algo que lo haga arrepentirse. Y en parte porque no tenía aliento, porque toda esta ansiedad se estaba consumiendo todas las fuerzas de mi cuerpo. Ni siquiera me di cuenta cuando movió su mano y… tomo mi mano. Tomó mi mano. De todas las cosas que podría haber hecho, hizo la única que no imagine, la más dulce de todas, honesta y absolutamente dulce. Mire nuestras manos, lleve inmediatamente mi mirada a ellas y sonreí. Conmovido. This was wrong, alright? Él estaba casado y yo estaba en pareja. This was wrong and I knew it. Pero sonreí, porque la imagen de nuestras manos unidas, lo que de repente se me hizo casi simbólico, fue hermoso. Fue hermoso y en ese momento sentí que nada podía mancharlo, incluso si sabia que estaba equivocado. Y entonces hice algo que tal vez pareció lo mas cursi que podría haber hecho, pero ni siquiera pude pensarlo. Contenerme no era una opción en este momento y tuve que hacerlo. Use mis dedos para distender su mano, para que no la apreté con tanta fuerza y la moví un poco, entrelazando mis dedos con los suyos y, ahora si, apretando su mano con fuerza. Sonrei otro poco e inmediatamente desvíe mi mirada hacia la ventana dándome cuenta que no estabamos demasiado lejos, sin borrar esa sonrisa, porque sabia lo presuntuoso que eso habia sido pero… i just… couldn’t hold back.

__
Jace: No pude hacer otra cosa, ok? No pude moverme, no pude decir nada, no pude hacer nada porque ni bien me senté en ese taxi con él a mi lado se me vino encima el peso de todo esto. Todo. Todo lo malo junto con lo bueno. Se me vino encima el hecho de que ambos estábamos traicionando a alguien, que no sabíamos que íbamos a hacer, que probablemente íbamos a arruinar todo peor, que lo más probable era que él termine lastimándome un montón, pero encima de todo eso estaba el hecho de que el, mi Noah, ese que sufrí al extrañar, ese que amaba, ese que me había cambiado tanto, ese hombre perfecto, podía estar en cualquier lugar del mundo, con cualquier otra persona, y sin embargo estaba acá. En este taxi. Conmigo. Yendo a mi casa. Conmigo, con nadie más que conmigo, consciente de lo que pasaba, ya no era como esa noche y ese beso, atolondrado, apurado, sin pensar. Me fue a buscar. Completamente consciente de lo que hacía. God. Tenía que estar soñando. Tenía que ser una joda. No podía ser verdad… Tan inmenso era todo que no reaccioné, no pude hacer nada, nada más que estirar mi mano y sostener la suya, aferrándome a él, tratando de no llorar, tratando de meterme en la cabeza que esto era real, pensando que tal vez el iba a reírse de mi, come on, somos dos adultos y creo que la intención de todo esto era bastante clara, y en vez de estar tirándome encima suyo yo tomé su mano.
Sin embargo no se rió. No dijo nada el tampoco. Solo movió su mano en la mía, haciendo que lo sostenga con un poco menos de fuerza, y por solo un segundo pensé que me iba a soltar, pero no. Movió su mano para entrelazar sus dedos con los míos. Oh god. Para hacer ese contacto más íntimo y personal y especial todavía. Como si entendiese. Como si supiera. Se me cerró mas todavía la garganta, y el resto del viaje solo pude respirar profundo y tratar de no llorar. Eso si que no podía hacerlo. Tenía que aguantar.
Cuando el taxi frenó me dio otro vuelco el estómago. This was it… Fuck… Oh god. Pagué  sin siquiera atreverme a soltar su mano. Lo dejé salir y salí inmediatamente después de él sin soltar esa mano. Cerré la puerta del taxi, saqué llaves, abrí puertas, todo en silencio, todo aferrado a él, porque no podía decir nada. No me detuve hasta estar dentro del departamento, cerrando la puerta detrás de nosotros. Shit. Respiré profundo y solo avancé con él hasta el living. Esta era la parte en la que yo tenía que dejar de ser intenso y pelotudo, no? Esta era la parte en la que amablemente le ofrecía un trago. Esta era la parte en la que esto transcurría como cualquiera de mis one night stands, aburridos, poco importantes, triviales… Pero no pude. No podía. Porque ese hombre que estaba ahí, ese que no soltó mi mano, no era cualquiera. Lo amaba. Lo amaba tanto que ni bien dejé de caminar lo único que pude hacer fue pararme frente a él, en medio del living, en silencio. Solté su mano solo para poder usar ambas para llevarlas a su rostro. Pero no lo besé. No todavía. Conmovido, sacudido, temblando, solo pude mirarlo. Me tomé un absolutamente necesario momento para acariciar sus mejillas y recorrer su rostro con mi mirada, ese que nunca pude observar asi, o por la obligada distancia de antes o por el salvajismo de la otra noche. Recorrí sus labios con mis ojos, su nariz, su frente, cara rincón de esa hermosura, moviendo mis pulgares despacio sobre su piel. Oh god, I love you so much, so so much… Thank you, fuck, te prometo que te voy a dar todo, todo que no te vas a arrepentir, me ames o no, te voy a dar todo… Hice mil y un promesas cuando llegue a sus ojos, y después solo me rendí y lo besé. Lo besé con calma, lo besé despacio, lo besé saboreando con lentitud esos rincones que había devorado antes por pura desesperación, ahora quería disfrutarlo, quería besarlo como se debe, quería darle mi alma en ese beso, quería descargar meses de promesas y necesidad, solo cerré mis ojos y me dejé llevar por el sabor de su boca, mezcla de su dulzura y el whiskey, me dejé intoxicar de nuevo por su perfume, me perdí, por completo, me perdí sin pensarlo, me perdí rogando que me ataje, que no me deje caer, que vuele conmigo…

Noah:   Nos dimos la mano por primera vez, sus preciosos dedos estaban entrelazados con los míos y mi sonrisa se estaba haciendo cada vez más grande. Por suerte no estaba mirándolo, por suerte tenía mi mirada fija en la ventana, porque sino esa sonrisa se hubiese vuelto ridículamente evidente. Podía sentir la textura de sus dedos, esa piel que era algo ásperos pero solo en la graduación justa, la tibieza de su mano, la firmeza con la que estaba sosteniéndomela. Reparé en los detalles más pequeños de ese contacto, porque no quería olvidar nada. Dios, no quería olvidar o perderme nada de esta noche. No sabía que iba a pasar y no sabía si iba a ser la última noche que pueda compartir con él así. Pero había algo que tenía que dejarle claro en el transcurso de estas horas… I wanted him, yes. But I also… couldn’t bare the idea of losing him. Y necesitaba que lo entienda, tal vez no con esas palabras, pero necesitaba que lo sepa. Pensar que esta podría ser la última noche juntos, para siempre, me aterraba. Y no me importaba lo que fuésemos a hacer. No me importaba pensar en cosas que quería hacer, cosas que no me animaba a hacer y en cosas que él podría no querer hacer. No me importaba planificar cosas, hacer una lista. La verdad es que en ese momento, sentado en ese taxi, tomándonos de la mano… estaba seguro que podríamos besarnos y hablar toda la noche y yo estaría conforme, ridículamente conforme, siempre y cuando él me haga entender de alguna manera que esta no sería la última noche.
Llegamos a su complejo, ninguno de los dos dijo nada. Salimos de aquel taxi y caminamos hasta la puerta de su departamento. Y, aún, ninguno de los dos dijo una sola palabra. No soltó mi mano, ni por un segundo y en ese momento ni siquiera pensé en que alguien pudiese vernos. Estaba tan atontado, tan perdido, tan conmovido y tan apabullado de promesas, sensaciones y ansiedad que ni siquiera pensé en eso. Solo lo seguí, caminé con él y entre detrás suyo en su casa, hasta el living. Él soltó mi mano y se paró frente a mí. Lo miré, por supuesto que lo miré. Estábamos solos. Estábamos solos en su casa y estábamos solos en un lugar en el que nadie nos molestaría. No quise pensar, no podía pensar en que estábamos en la casa en la que compartía con su mujer, no pude dejarme pensar en esa idea que viajó por un segundo por mi cabeza porque él me miraba y llevó sus manos a mi rostro. Oh god, el mundo entero desapareció en el momento en que sus manos rozaron la piel de mis mejillas. Tenía el corazón latiendo tan fuerte que podía sentirlo en mi cabeza, sentía la sangre empezar a correr a una velocidad exponencial y él solo estaba acariciando con sus preciosas, perfectamente ásperas y tibias mi piel. Y me quedé inmóvil, me quede conmovido, me quede observándolo, me quede sintiendo, me quede embobado y feliz. Observe su rostro, como lo había hecho tantas veces, pero esta vez era la primera vez que lo hacía desde esta cercanía y con absoluta consciencia de lo que estábamos haciendo y de lo que yo estaba sintiendo. Sus ojos… oh, esos profundos y maravillosos ojos, esos que había sentido mirarme tanto tiempo y que nunca había entendido porque me ponían tan inquietos, esos que ahora sabía que adoraba sentirlos sobre mí. Podría haberme quedado en ese lugar, mirándolo y deseando besarlo por horas. Realmente podría haberlo hecho. Y hubiese sido un tonto, porque en el momento en que él se acerco a besarme, en el momento en que sus labios volvieron a tocar los míos… oh god, me di cuenta que no podía haber nada más4 hermoso que ese contacto. Lo besé, sin nada mas en mi cabeza que darle el beso más honesto que podía darle, me rendí a sus labios, a esa inexplicable sensación, lo reconocí casi por primera vez, con toda mi atención en esa textura, en reencontrarme con algo que en realidad nunca había podido apreciar. Dios, sentía que estaba besando por primera vez y creo que eso fue ridículo, pero algo si era real y es que nunca nadie me había besado como él lo hacía, que yo no había besado nunca a nadie de esta manera, no realmente, y que nadie… ningún otro beso me despertaba las cosas que él con prestarme esos magníficos labios. Debería de asustarme esa noción, lo sabía. Lo supe la otra noche. Pero no lo hacía. Eso no me asusto el otro día, mucho menos hoy. Oh no. Hoy solo me dieron más ganas de besarlo, con la misma suavidad, con la misma dedicación y sin ninguna intención de apresurar nada. Lleve mi mano a su pecho y la otra fue a buscar la suya en mi rostro, tomándola. Con mi palma abierta en su pecho lo separé solo unos milímetros y abrí mis ojos para mirarlo, sonriendo, lamiendo solo un poco mis labios, sintiendo su sabor… oh god, el sabor de su boca en la mia, ese sabor lo había sentido conmigo desde aquella noche y reencontrarme con él fue tan precioso. Tiré un poco de su mano y lo llevé hasta su sillón, sentándome allí y tirando otro poco de su mano, para que se siente conmigo cerrando un poco mi puño en su corbata, mirándolo a los ojos y sonriendo. God, me llene los ojos de él una vez mas, lo mire ser tan condenadamente hermoso, en ese traje, mirándome, esa postura… god, he had this royal thing to him, no podría jamás explicarlo pero en toda su descontracturacion y en el medio de este living, él se veía enorme, se veía precioso, se veía magnifico y yo no podía creer que alguien como él me estuvo besando hace tan solo unos segundos atrás. No podía creer que él, Jace, este hombre imposible este prometiéndome tantas cosas con esa mirada, con ese beso, con… oh god, sonreí y me mordí un poco los labios intentando hacerme a la idea que esto era real.

__
Jace: Estaba mucho mas allá de poder controlar lo que hacía… Sabía que de alguna manera tenía que controlar mis palabras, y eso ya era suficientemente difícil porque siempre fui demasiado hablador, pero mis acciones? Fuck, no, ni bien subí a ese taxi con él decidí que no iba a medirme en lo absoluto. Todo lo que él me dejase hacer, lo haría, todo, desde la caricia más inocente hasta la más atrevida de mis fantasías, iba a hacer todo lo que él me pida, todo lo que él quisiera, todo lo que yo sienta que quería hacer, porque fue demasiado tiempo de contenerme, porque tenía tanto que explicarle…
Lo besé, lo besé despacio y con paciencia, donde la otra noche hubo violencia y salvajismo ahora hubo alma, lentitud, ternura, juro que lo besé con ternura, agradeciéndole, prometiéndole tanto, deseando tantas cosas, no solo cosas carnales, no, dios, deseando tiempo juntos, deseando que me dé partes suyas, por más que sabía que muchas otras partes de él nunca iban a ser mías, que me dé lo suficiente para no morir, por favor, que no deje de darme cosas, que no se arrepienta, por favor…
Fue él quien detuvo el beso, pero no la cercanía, sentí sus manos moverse, una para sostener la mía sobre su mejilla, la otra para apoyarse en mi pecho, abierta, agh, podía sentir el calor de esa mano a través de la camisa y me deshice, sonreí, extasiado, mirándolo a los ojos, muriéndome por la adrenalina que me hizo sentir verlo lamer esos labios, verlo sonreír a él también así, no ver miedo en esos ojos, no ver nada que no sea ganas, de lo que sea… Era extraño, pero mientras nos mirábamos sentía una ridícula calma en medio del caos que era mi corazón, una certeza, no sé, algo diferente, donde esa noche hubo tensión ahora había… conexión… había electricidad… había algo diferente en esos océanos azules mientras me miraba, y ni pensé, me dejé arrastrar por él hasta… oh… Se sentó en el sillón, tirando de mi mano, aferrado a mi corbata, y no puedo ni explicar lo que le hizo esa imagen a mi corazón… No podía ser tan hermoso, no podía ser tan luminoso, tan tibio, tan perfecto, no podía ser… Agh, había extrañado tanto esa luz, esa que ahora estaba multiplicada, cegándome, llenándome de calor… Mordió sus labios, me hizo sonreír mas, sentir otro vuelco, god, estábamos haciendo una locura y no podía importarme menos perder la razón… Me dejé llevar, no tenía idea de sus intenciones o de sus ritmos pero me dejé llevar por una cegadora necesidad de cercanía, sentarme a su lado no era una opción… Me acerqué y abrí mis piernas, puse una rodilla a cada lado de su cuerpo y me senté en su regazo, hipnotizado por esos ojos, por la promesa de la tibieza de su pecho… Me retorcí un poco para sacarme el saco y tirarlo donde mierda sea, y lo miré, lo devoré con la mirada, volví a acariciar su cara, su frente, besé su mejilla, y después me derretí encima de él y lo abracé. Y la sensación de tenerlo así de cerca, así de pegado a mí, así de tibio, así de perfecto, me deshizo, me desarmó, me hizo soltar un suspiro profundo y patético que no pude controlar. Cerré fuerte mis ojos y rodeé sus hombros con mis brazos y escondí mi cara en su cuello y lo abracé, fuerte. En ese momento no había nada que quisiese más que eso. Solo lo abracé, muriendo de amor… –I missed you…- susurré, porque era de las pocas cosas que podía decir sin quedar como un enfermo de mierda. Lo extrañé, claro que lo extrañé, y quería que lo sepa, quería confesarle en palabras absolutamente insuficientes que lo había necesitado ese tiempo sin él, que lo había extrañado a él, no era que lo había necesitado para lidiar con la mierda de mi divorcio como tal vez en algún momento le pude hacer creer. No, lo extrañé a él, a su luz, a su presencia, su risa, su voz, todo…

Noah: Lo tomé de la mano e intenté hacerlo sentarse al lado mío, pero no pude. Antes tuve que tomarme un segundo, necesité mirarlo, necesite llenar mis ojos, necesité un segundo más para absorber la enormidad, para hacerme a la idea que esto estaba realmente pasando. Que no tenía idea a donde íbamos a llegar o que íbamos a hacer, pero que era irrelevante en este momento porque él estaba conmigo. Que esto realmente estaba pasando. Necesité un segundo para calmar mi corazón, pero solo logré acelerarlo mas, pero era una sensación que me encantó y me perdí en él. Honestamente me perdí en sus ojos. Y cuando él se movió ni siquiera atiné a moverme yo. Así de cómo estaba. No tenía sentido o… en realidad tenía todo el sentido del mundo. Esto era nuevo, pero él… la forma en la que él replicaba en mí, como mi cuerpo entero lo recibía, eso no era nuevo. Desde el primer momento que lo conocí que me hace sentir de esta manera, yo solo necesitaba tiempo para entender porque.
Él se acomodó, pero no al lado mio como pensé. Oh no. Se comodó encima de mí, con sus piernas abiertas y se quitó el saco. Oh god, junté mis cejas, sin jamás dejar de mirarlo a los ojos y sonreí, sintiendo un vuelco de ansiedad en el estomago, por esa invasión repentina, porque me haya gustado tanto. Oh… sus manos me acariciaron y me hicieron cerrar los ojos para concentrarme en sentir ese tacto, moví un poco mi rostro entre sus manos, disfrutando y buscando acompañar esa preciosa caricia. Oh god, me estaba perdiendo tanto y tan rápido. Escuché su suspiro y sonreí todavía mas. Y no abrí mis ojos, ni un segundo, porque en un segundo él me abrazó. Oh god, se me cerró la garganta y a la vez largue un suspiro gigante cuando sentí ese abrazo tan firme, tan cálido, tan fuerte y tan… dios, tan necesario. Inmediatamente llevé mis manos hacia su espalda y lo abracé yo también. Esta vez no iba a quedarme inmóvil como un tonto como la otra noche. Claro que no. Lo abracé con mis dos manos, apoyé mis palmas en su espalda e hice fuerza cuando lo escuché susurrar que me había extrañado. Junte mis cejas y ahora el que escondió su rostro fui yo. Lo escondí sobre el collar de su camisa e hice presión con mis palmas en su espalda –I missed you too, I really did- susurré yo también, sintiendo toda la calidez de su cuerpo de repente invadiéndome, con una lentitud magnifica pero tan apabullante a la vez –I’m sorry I left, I never meant to...- apreté mis dientes porque en ese momento necesité controlar mis palabras. No podía ser tan egocéntrico de creer que “lo había dejado solo” así que no podía decir eso, por dios. Pero había algo que si quería decir. Entonces moví mi rostro, sin dejar de abrazarlo, pero me separé un poco de él, llevando una de mis manos a su rostro, acariciando su mejilla para que entienda que necesitaba que me miré, porque esto necesitaba decírselo a los ojos y no escondido –I need you to understand, I’ve never… This, this is all new for me– and I wasn’t lying, not one bit. Todo era nuevo. Cosas que no me animaba a poner en palabras jamás y otras que, tal vez, con lo poco que pude articular en palabras él entendería. Jamás había estado con un hombre, jamás siquiera había pensado en un hombre de esta manera y necesité decírselo. En parte para que entienda porque me había descuajado tanto esto, aunque él no entendería el porqué entero. Porque no podía decírselo, no sin sonar como un maníaco. Pero él y yo no teníamos una relación de apenas conocernos, él debería entender, ¿no? No tenía que decírselo para que entienda… una vez sobre sus ojos lo mire y me perdí en esa profundidad y simplemente le dije algo que tenía entre los dientes, una de las tantas cosas que necesitaba que sepa y que podía poner en palabras –I got frightened, I had no idea how to deal... But… I’m learning now- sonreí, acariciando su rostro con un pulgar, sonriendo un poco, rogando que me entienda. He was my friend, he was the person that changed so many things in me, and he was the person who made me see a lot of things and reconnected me with others I thought I’d lost. Incluso si no podía decírselo en voz alta, lo mire como si eso es lo que estuviese diciendo realmente.

CONTINUA...
avatar
Marea
Admin

Mensajes : 4329
Edad : 32

Ver perfil de usuario http://mareamanijea.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Mensaje por Marea el Mar Oct 22, 2013 12:45 am

__


Estan: Casa Krueger → jfc.
Tiempo y Espacio: Entre Capitulo 2x04 & 2x05

Jace: Siempre pasaba lo mismo y lo amaba, god, amaba como sin importar lo atrevido, lo desubicado, lo innecesario que sea lo que yo hacía, él siempre me recibía, el no me detenía, no me hacía sentir que lo incomodaba, o que exageraba, el reaccionaba a mis acciones de las maneras más deliciosas, siempre, y esa sensación inmensa ahora estaba multiplicada por mil, porque esto no eran solo comentarios, o miradas, o actitudes, esto eran besos, caricias, contacto, amor, esto era enorme y el lo recibía como si nada, como si no le molestase que yo estuviese llevando todo por un camino innecesariamente romántico… God, me iba a arruinar, estaba seguro de eso…
Me senté sobre él, no pude evitarlo, lo acaricié, recorrí su rostro con mis manos y mis ojos y el movió su cabeza, buscando mas contacto, con sus preciosos ojos cerrados, mil veces había imaginado estas expresiones y ninguna de mis fantasías le hacía justicia a la manera en la que el parecía brillar… Tuve que suspirar, tuve que rendirme a esa necesidad de abrazarlo, y le dije que lo había extrañado, perdido en ese calor agobiante tuve que decírselo, quería que le quede bien claro que lo había extrañado, no era solo que estaba feliz de tenerlo acá por lo que sea que fuese a pasar esta noche, si no también porque había recuperado eso que el me daba, esa magia, esa inmensidad, esa felicidad, me había muerto sin él y ahora estaba de nuevo conmigo y quería que entienda que lo había necesitado… Y él me abrazo también, sentir sus brazos fuertes alrededor mío me quitó el aire, sentí su rostro esconderse también en mi cuello, y sobre mi camisa susurró que también me había extrañado. Oh god… Odié que haya tenido que irse, las cosas hubieran sido tan diferentes si… Interrumpió mi pensamiento, pidiéndome perdón por irse, diciendo que no quiso. Junté un poco mis cejas, sintiendo de repente un agujero en el estomago. Qué quiso decir con eso? Buscó mi rostro, tocando mi mejilla, y no pude ni siquiera disfrutar el hermoso calor de esa mano en mi porque quería entender… Entonces pidió que entienda que él nunca… Que esto era nuevo. Que se asustó y no tuvo idea como lidiar, pero que estaba aprendiendo. Eso… Eso quiso decir que se fue por mi? Porque le empezaron a pasar cosas conmigo? No porque tuvo que resolver cosas de los viejos, si no por mi? Oh god… Apreté mis labios, sintiendo una nueva ola de vértigo mientras intentaba entender. Procesar. Hacerme a la idea de que si esa última tarde yo le hubiese dicho algo tal vez el no se hubiera ido. El pensamiento me duró un segundo, porque era mucho más intenso el concepto de que se alejo un mes de mi porque le pasó algo conmigo. God… What? Tenía sentido si nunca le había pasado nada con un hombre, detalle que guarde para procesar después porque era demasiado todo. Pero… Porque no dijo nada? Pegué mi frente a la suya. Probablemente por la misma razón por la que yo no dije nada. Nunca. Por la que no iba a decir nada nisiquiera ahora, porque seguía sin saber cuáles eran sus verdaderas intenciones conmigo. Suspiré, de nuevo, recorriendo su espalda con mis manos, dejándome invadir por su calor… –It’s okay…- susurré, dejando que una de mis manos suban a su nuca, porque en serio estaba bien. Porque ya no sentía rencor… Porque me había dolido un infierno la distancia, porque sufrí como un condenado, pero entendía… –You’re here now… We’re here… We can learn together…- agregué, sonriendo, acercándome solo un poco ms a su boca, buscando su respiración. Esto era lo único que importaba. Esto. Nosotros. Juntos. Esta inmensidad. Esta conexión. Estas ganas de darle el mundo. Esta disposición de él a dejarme.

Noah: Me preguntaba si él entendería lo que realmente estaba diciendo con esas palabras. No era solo explicarle la enormidad de esto para mí, la masividad, la novedad. Era mucho más que eso. Sin darme cuenta y simplemente dejando fluir mis palabras, consciente que tenía que de alguna forma empezar a ponerme frenos, pero fallando miserablemente, le confesé que me fui de acá, que me fui un mes entero, por él.  Porque aquellas cosas que sentí, físicamente y emo-- agh otherwise, fueron tan fuertes, tan apabullantes, tan intensas que salí corriendo de lo asustado que estaba. Y había otra parte que no estaba confesándole pero de la cual era absolutamente consciente. Esa parte en la que ese día, el día en que ambos estábamos sentados en aquel piano preciosos, haciendo magia juntos, ese día que todos mis sentidos se vieron comprometidos por él, ese día empecé a darme cuenta que no había nada de nuevo en esos sentimientos o sensaciones. Desde el primer día en que lo vi en el Neptune, ese día que ni siquiera me anime a acercármele o perturbarlo, desde ese día que estaban ahí. Y por eso todo se hizo todavía más masivo. Porque… god, porque todo para mi empezó ese día, porque a medida que lo conocí todo se hizo más intenso y porque cada cosa que conocía de él me gustaba, porque cada pequeño detalle que notaba en él me gustaba y porque… fuck, porque ese día no tuve idea de cómo lidiar con eso. Y no estaba seguro de saber ahora tampoco, pero por eso le dije que aprendería, eso es lo que estaba intentando hacer. Sabía algo muy bien y era que no iba a volver a correr. Oh god, no podría. No podría jamás salir corriendo de todo esto que ahora estaba poniendo en besos, caricias y pequeños confesiones. Y sabía bien, muy bien, que no quería que esto sea una sola noche. Oh god, no. Las culpas, el saber que todo esto estaba mal, en este momento, con él abrazado a mí, con mis manos presionando su espalda… no me importaban. Nada tenía lugar en este ambiente que creábamos juntos. God… el Neptune no era mi safe haven, como alguna vez le dije. Oh no. He was.
Él suspiró y acaricio mi espalda, haciéndome sentir el escalofrió mas dulce y me dijo que estaba bien, con su frente pegada a la mía y una de sus manos llegando hasta mi nuca me dijo que yo estaba aquí ahora, que ambos lo estábamos y que podíamos aprender juntos. Oh god, largue todo el aire de mi pecho que desembocó en una sonrisa automática, cerré un segundo mis ojos y pegué todavía más mi rostro al suyo, sintiendo literalmente el calor de su piel y su respiración inundar mi rostro –I’d like that- asentí solo un poquito con mi cabeza y cerré un poco mas ese brazo que todavía lo abrazaba, para abrazarlo más fuerte, dejando que la otra mano recorra su mejilla, su mandíbula, su cuello y llegue hasta el collar de su camisa, viajando luego hasta su nuca y abrazándolo desde allí –I’d really like that- sin abrir mis ojos acerqué otro poco mas mi rostro, solo ese milímetro necesario para capturar sus labios suavemente y besarlo. Para depositar en un beso tantas cosas, mi perdón, mi agradecimiento, mi alegría, mi anhelo, lo mucho que lo había extrañado y las ganas que tenía de que esto… god… aunque todavía no tenía la mas mínima idea como íbamos a manejar esto, quería que esto no se termine hoy, quería tener más de él, no… god, no quería volver a tenerlo lejos, no quería sentir esa ausencia.

Jace: Como iba a sentir rencor? Como, si entendía perfectamente? Si yo también me escondí, de maneras diferentes, pero me escondí, siendo egoísta, callándome lo que sentía? Como iba a culparlo de algo si me estaba diciendo que se fue porque le pasó algo conmigo, y no porque no me aguantaba más o me odiaba o no le importaba como yo pensé este tiempo? Me deshice sobre él, le aseguré que estaba bien, que lo que importaba era esto, estar acá, a pesar de que no deberíamos estarlo, estábamos acá, juntos, de alguna manera nos habíamos encontrado en el momento preciso para terminar acá, en mi sillón, yo enamorado a más no poder, él abriéndome una puerta para poder entregarle ese amor, this was heaven, it had to be, y aprenderíamos juntos, lo puse en pequeñas palabras, pero estaba dispuesto a aprender, no solo porque no sabía cómo mierda hacer esto, no solo porque cargaba con un fracaso estúpido encima, con una experiencia olvidable e incompleta, si no también porque quería futuro. En esas palabras le dije que quería aprender, que quería un proceso, que quería más que un momento, una noche, que quería días, semanas, meses, años, una vida, quería tanto, quería mucho, y en inocentes palabras se lo pedí, rozando sus labios, pegado a él, abrazado a él, holding on for dear life… Y él suspiró, bañó mi rostro con un suspiro cálido y hermoso y una vez más, en vez de frenarme, dijo que le gustaría eso. Oh god. El corazón me dio un vuelco, porque él había apenas había entornado la puerta ese día apareciéndose en casa, y ahora sentía que cada vez mas abría esa puerta de par en par, y me asustaba pensar hasta donde la abriría, hasta donde me dejaría entrar, y si después me dejaría ahí, en su vida, si no iba a sacarme mas… God, please never do that… Don’t ever let me go… Junté mis cejas, ahogándome cuando su abrazo se hizo más apretado a mi alrededor, el calor de sus brazos estaba haciéndome sentir tan… Tan conmovido… Acarició mi cuello, esa perfecta mano acarició mi cuello, mi nuca, y repitió que realmente le gustaría, y me besó, y me derretí, juro que me derretí y esta vez lo besé casi con angustia, con ternura pero con angustia, una que nacía de no poder creer todo esto, de la certeza de que tenia entre mis brazos al ser humano mas increíble del planeta y que por alguna razón a pesar de todos los obstáculos decidía regalarme esto y no quería perderlo. Nunca. No me importó parecer desesperado, no me importó que en ese beso angustiado sienta mi necesidad, las ganas de tener esto para siempre eran tan grandes que me aferré a el fuerte y lo besé más intensamente, clavando mis dedos en su espalda, en su hombro, apretándolo contra mi pecho, sintiendo sus latidos, sintiéndolo vivo y mío, sintiéndolo tan cerca después de tanta distancia… dejé que mis dedos se pierdan en su pelo, lo desordené, lo despeiné, me di ese pequeño gusto, acaricié esa espalda, suspiré, hice puños en su remera, me deshice de necesidad en ese beso, de una necesidad que iba mucho más allá de lo físico, era desesperación por esa conexión intoxicante, por esta magia, por él, por mucho mas de él, por todo… Si el primer beso fue salvaje y el segundo fue romántico, este fue intenso, este fue una confesión, este fue una muestra de lo mucho que necesitaba lo que el podía darme, una muestra de todo lo que le quería dar, si el me dejaba.

__
Noah: No sabía realmente si él estaba siendo consciente de lo que acababa de prometerme. Aprender juntos. Juntos. Buscar la manera de manejar esto de la mano. Y, la verdad, es que no sabía si él entendía lo que realmente significaba eso para mi. Si sabría que era más que algo físico, aprender las mecánicas de lo que sea que vayamos a hacer hoy o mañana o cuánto tiempo él decida abrirme sus brazos o antes que alguno de los dos entre en razón sobre lo inconsciente de todo esto. No eran solo las mecánicas, era absoluta y cada una de las cosas que esto implicaba. En cualquier otra situación, tal vez consideraría que esto estaba en mi cabeza, que él realmente no entendería a lo que yo me refería y que él solo optó por tomar una parte del significado de mis palabras, en cualquier situación uno debería asumir que siempre estábamos hablando de algo físico, concreto, de la novedad lógica de lo que estaba proponiendo en este sillón, abrazado a él, besándolo y dejando en ese beso un sinfín de promesas y deseos. Pero… tal vez me estoy volviendo loco, tal vez realmente estoy queriendo ver más allá de la realidad, tal vez estaba idealizando algo, tantos “tal vez” y ninguno de ellos realmente lo creía. Porque él me beso con una intensidad que no podía ser solo física, él  me abrazó y uso sus labios para transmitir una dulzura que delirante sería creer que todo lo que acarreaba era solo física, porque sus manos me abrazaron y acariciaron pero no con euforia o deseo, sino con cariño y anhelo, haciéndome pensar y querer dejarme realmente creer que estaba sellando aquel pedido, aquella promesa de aprender juntos con un beso. Jace y yo nos conocimos hace meses, nos conocimos de la forma mas casual, compartimos tragos, conversaciones, anécdotas, música, melodías y tantas, tantas partes personales que no podía siquiera animarme a pensar que lo que yo sentía era deseo carnal. En algún momento intenté convencerme de eso, en algún momento intenté convencerme que lo que mi cuerpo había sentido aquella tarde en la que salí corriendo como un cobarde había sido solo necesidad física. De esa manera, afrontar mi sexualidad sería mas fácil, sería afrontar que había parte mía que desconocía y que tenía que aprender a congeniar con ello como, muy a propósito, intenté explicarle a Trent aquella noche en casa de mis padres. Pero así como Trent me hizo darme cuenta en esa conversación, eso era una absoluta mentira. Si, era físico. Si, Jace me provocaba sensaciones que jamás pensé posibles y solo con mirarme, con poder fantasear con él, con un beso… dios, con un simple beso me desarmó. Pero esto era más que eso. Y esa era la parte que debería darme miedo, esa es la parte por la cual debería salir corriendo. Esa es la parte que debería hacerme entrar en razón y entender que esto no solo era lo más peligroso que había hecho en mi vida, sino que probablemente entregarme de esta manera cuando mi vida es el desastre que es, era lo más tonto que había hecho en mi vida. Justo como él lo dijo hacía menos de media hora atrás. And yet… I was happy. Estaba feliz, entregado y sin poder siquiera pensar en eso, porque esta… burbuja que Jace sabía crear para mi, siempre, desde el primer día que me dirigió la palabra en el Neptune y que cada vez se hacía mas y mas clara, no me dejaba pensar en nada más que en lo condenadamente feliz que era al… dios, al que él, Jace, este hombre gigante e increíble, este besándome y correspondiendo a todo esto. No se arrepintió, no me alejó, no me pidió que deje de buscarlo, no… me dijo que jamás querría que lo deje en paz.
Y nos besamos por una eternidad. Nuestros labios, nuestros sentidos, todos se perdieron en un beso que estuvo peligrosamente lejos de lo físico, que no fue un beso desesperado como el primero que nos dimos y que fue más allá de la simple o inocente dulzura también. Oh… ese beso fue cualquier cosa menos inocente. Fue profundo, vino cargado de intensidad, fue consciente y puro, lo sentí como el primero beso de un millón, el primer beso que sellaba… lo que sea que estuviésemos haciendo, que le daba forma a algo que iba a estaba muy mal y que iba a ser extremadamente peligroso. Y mi corazón saltó, mi piel de erizó, una sonrisa constante se formó en mi rostro y juro que hasta los ojos me ardieron, conmovido, apabullado y… feliz. Mi vida era un absoluto desastre y cada segundo ese desastre se hacía cada vez más grande y yo estaba honestamente feliz. So I gave in. I gave up. I let go. Me entregué a ese beso, deje que mis manos acaricien su espalda, su nuca, que lo abracen, que mis labios saboreen la dulzura de sus labios, que reconozcan toda esa preciosa humedad que apenas había podido darme el gusto de saborear la otra noche, me entregué y me perdí, en un beso le di todo lo que podía darle y me dejé prometerle un montón de cosas que no tenía la mas mínima idea si iba a realmente permitirme dar. Dejé que una de mis manos, aquella en su nuca, viaje por su cuello, lo recorra con suavidad hasta su mandíbula y muy despacio deje que esa mano mueva su rostro, para que mis labios sigan besándolo, para recorrer su rostro, para saborear su piel, para capturar un sabor tan nuevo, una sensación que era más enorme que cualquier cosa que haya imaginado. Dios, mis fantasías eran tan insignificantes comparado con esto, con la manera en la que el corazón se me salía del pecho por simplemente estar besando su mandíbula, sintiendo su calor sobre mis labios y dándome el lujo de capturar ese sabor, reconocerlo y guardarlo en lo más profundo de mis sentidos, sabiendo que jamás iba a olvidarlo. Mis labios siguieron hasta el final de su quijada, llegando hasta su oreja y muy despacio besé el lóbulo, atrapándolo con mis labios, reconociendo texturas, amando lo diferente que era a cualquier cosa que haya sentido antes, me dejé seguir bajando y besar ese rincón debajo de su oreja, ese tatuaje que había admirado a lo lejos y que jamás supe que significaba, dios, lo llené de besos y de suavidad, me inundé e intoxiqué con su calor, deje que despacio mis labios sigan bajando a su cuello, hasta su nuez y dejé que mi mano viaje de su quijada hasta su cuello, tomando la corbata y, sin jamás dejar de besarlo, desajustarla, manejando el nudo y el primer botón de su camisa para empezar a liberar ese magnífico cuello y buscando un poco más de espacio para seguir besándolo.

Jace: Me lancé sin pensarlo, a sus labios, a su cuerpo, a sus promesas, por mas pequeñas que fuesen, por mas que tal vez haya querido decir otra cosa con sus palabras, me lancé igual porque esta era una oportunidad que pensé que nunca iba a tener… Sobre ese piano solo un rato antes había intentado desahogar la angustia de saber que la había cagado, para siempre, que no iba a recuperarlo, y ahora estaba acá, conmigo, usando palabras como querer, aprender, extrañar, estaba en mis brazos, estaba rodeándome con los suyos, estaba acá, conmigo. La vida, la realidad, la consciencia, todo decía que debería estar lejos, en otro lugar, con otra persona, y estaba conmigo, y no tenía fuerzas para rechazarlo, no tenia fuerzas para no aferrarme con locura a esto que él me daba, esto que deseaba con tanta intensidad que me estaba muriendo…
Y lo besé diciéndole eso, lo besé con angustia, con necesidad, lo besé con deseo y con amor, lo besé pidiéndole muchas cosas y prometiéndole otras, lo besé abrazándome fuerte a él, rindiéndome a esta apabullante cercanía, a la sensación de su pecho contra el mio, latiendo, a esa boca, esos labios que superaban a cualquier beso imaginado, esos que me besaban, god… Me besaban… Imagine que si alguna vez esto pasaba iba a ser yo metiéndole un beso desesperado y el alejándose asqueado, sin embargo el me besaba, atrapaba mis labios, los llenaba de él, se conectaba cada vez mas a mi, cada vez mas intensamente, mas profundamente, desarmándome, cada gota de miedo, de consciencia, de confusión, todo se iba borrando con sus besos, porque eran firmes, porque eran perfectos, porque sabían dulces, juro que sabían como nada en el mundo, un sabor masculino y perfecto, mezclado con un dejo a whiskey, intoxicándome junto con su perfume, con el aroma de su piel, de su calor, oh fuck, lo besé absorbiendo todo eso, lo besé intensamente, lo besé compensando tanta fucking distancia, lo besé por todas las veces que quise hacerlo y no pude, y me sentí pleno como nunca, me sentí volar, me sentí arder en llamas, me sentí vivo después de tanto tiempo sin sentir una mierda, después de años de besos insulsos, después de años de no sentir a nadie sacudirme ni un décimo de lo que Noah me estaba sacudiéndome ahora, solo por besarme, solo por… oh… Su mano se movió, acarició mi quijada y la sostuvo y no puedo ni explicar cuanto amé esa sensación de sus dedos sosteniéndome, moviéndome, abriendo camino para que… shit… sus labios se aventuraron mas allá de mi boca y los dejé, sonreí, lamí mis labios, saboreé su humedad en mi boca mientras estiraba mi cuello para darle espacio, para dejarlo invadirme, sintiendo su humedad y su calor y su respiración cada vez mas pesada recorrer esos rincones, electrificándome por completo, no podía ni explicar la intensidad de lo que sentía, mi corazón iba tan rápido que lo sentía latir en mi garganta, y mis boca buscaba aire que no encontraba… Me recorrió despacio, sin misericordia, besó mi oreja, ese rincón detrás de ella como si supiese que me volvía loco, mi cuello, estaba encontrando con tanta facilidad todos mis puntos sensibles que iba a perder la cordura, iba a desmayarme de tantos golpes de adrenalina en el pecho, en el estómago… Movió despacio su mano hasta mi cuello, y se abrió camino despacio, aflojándome la corbata, desabrochando botones, besando la piel que descubría… -Oh…- solté un pequeño gemido porque estaba estremeciéndome, la friccion de su barba en mi piel mezclada con el calor y la humedad de su boca me dio un escalofrío delicioso… temblando tiré mi cabeza hacia atrás, aferrándome a su nuca con una mano, viajando a su pecho con la otra, al centro, a esos botones adorablemente abrochados hasta arriba, los desabroche uno por uno, despacio, mientras abría mas y mas mi boca a medida que la suya bajaba por mi piel, soltando suspiros de satisfacción, de completa satisfacción, de a poco dejando que mi mano se meta en su remera, que explore, que descubra lo que pueda, que lo llene de caricias, deseado poder descubrir todo, oh god, me moría por verlo, por sentirlo, por descubrirlo.

__
Noah: Estaba absolutamente perdido. No en él, no solo en lo que estaba haciendo. En general, estaba perdido. Lo entendí tan bien en el momento que mis labios tocaron la piel de su cuello. A decir verdad creo que lo entendía en el momento en que sus labios tocaron los mios pero ahora estaba realmente entendiéndolo. Porque la reaccion de mi cuerpo entero era innegable. Lo único que estaba haciendo era besar su cuello, escuchar sus sonidos de reacción y sus manos acariciándome y… por dios, cada rincón de mi cuerpo se empezó a comprometer a una velocidad que, estaba seguro, tenía que ser irreal. Mi corazón empezó a latir con intensa velocidad, sentía mi garganta cerrada pero de ansiedad, mis manos hervían y querían solo abrirme espacio para encontrar más lugares, mis piernas temblaban, dios, mi cuerpo temblaba y no podía ser que este amando todas y cada una de esas reacciones tan automáticas y, por dios, tan nuevas. Esto si era nuevo. Por dios, esto era imposiblemente nuevo. Sentía que jamás en la vida alguien me había hecho sentir de esta manera, realmente no recordaba nunca haber experimentado tanta intensidad y a esta velocidad. For god sakes, how is that even possible?
La manera en la que me dejo besarlo, que me abrió camino, esa forma firme en la que sus propias manos recorrieron mi cuello y una se apoyó en mi pecho. Oh… wow. Sentí el calor de su mano haciendo presión a través de la tela de mi camisa y tuve que ahogar un suspiro. Hasta ese contacto se sintió caliente, electrificante. Dios, en este momento, no sabía cómo iba a sobrevivir… lo que sea que estemos haciendo. Sentir sus manos desprender los botones de mi remera me dio el vuelco de ansiedad más grande en mi estomago y no dije nada, no dije una sola palabra, solo deje que esos movimientos y el gemido que salió de sus labios me invadiesen y manejasen mis manos. Seguí desabrochando los botones de esa preciosa camisa, muy lentamente deje piel al descubierto y deje que mis labios sigan bajando. Oh… Oh…. Abrí mis ojos, los abrí porque esa textura en mis labios fue tan… god, diferente, nueva, avasallante y sorprendente. Mis labios habían llegado a ese hueco en el que sus clavículas se juntaban y sentí… vello. That is most definitely new, and I had to open my eyes because it made me feel so… oh god, there is no word. I loved it. God, I loved that feeling. Muy rápido me di cuenta de lo mucho que me gustó encontrar algo que sea tan masculino y, a la vez, tan suyo. Oh god, I really loved it. Mi estomago sintió una puntada de anticipación y necesité seguir besándolo, sin cerrar mis ojos y de a poco dejando que mis labios se pierdan un poco mas entre esa textura, moviendo mi rostro, dejándome sentir el roce de mi propia barba con su vello. Oh… fuck me, I really loved it. Never, ever, in a million years had I thought I would love it this much.  Sonreí sobre su piel, sonreí ante tanta gloria, sonreí mientras mis manos seguían deshaciéndose de botones y de la corbata para dejarla a un lado, tirando un poco de la camisa para guitarla de adentro del pantalón, sonreí mientras esa misma mano se adentraba debajo de esa camisa, sintiendo piel, buscando mas y extasiándome por completo y sonreí mientras escuchaba los suspiros más preciosos salir de sus labios y retumbar en el silencio de la casa, retumbar en mis oídos y… oh god, the heat. Su melodía, sus manos tan despacio rozando mi piel por primera vez, toda esta sensación y el calor de su pecho en mis labios y manos mezclado con ese sabor tan particular y nuevo y la humedad de mis labios… me estaba dando mucho calor, un hermoso calor, uno que sabía que solo estaba mostrándome una parte de lo mucho que iba a consumirme. And that preview was unbelievable. Oh god, truly impossible.

Jace: No podía ni describir lo que me estaba haciendo, como me estaba afectando con un contacto tan ligero, tan sencillo, tan perfecto, fuck, sus labios en mi piel, esos labios, esa boca con la que fantaseé tanto, besando mi cuello, besando rincones sensibles, llenándome de calor, encendiéndome de a poco, inevitablemente, todo mi cuerpo se encendía y no era solo sexualmente hablando, no, dios, me empecé a electrificar, a sentir vivo, a sentir alterado, a sentir todo ese vértigo que hacía años que no sentía, que honestamente nunca sentí con esta intensidad, que solo podía comparar tal vez con esas primeras torpes veces adolescentes pero que igual era distinto, porque ya no era un pendejo caliente, no, era un hombre, estaba con un hombre al que amaba, estaba entregándome a una locura, estaba dándole mucho más que mi cuerpo, estaba dejando todo, alma, corazón, todo… vértigo era poco, vértigo ni siquiera le hacía justicia a este sentimiento…
Y de a poco esas mano gloriosas se abrieron mas y mas camino, desabrochando mas botones, descubriendo mas piel, piel que enseguida invadía con su boca, estremeciéndome, haciéndome cosquillas, incendiándome, haciéndome sonreír con mi boca abierta y mi cabeza aún tirada hacia atrás, entregándome por completo, dejándolo explorarme mientras mis manos trataban de abrirse paso, luchando torpemente con los botones de su remera… Shit, suspiré una y otra vez porque sus manos llegaron al último botón, porque tiraron de la tela para zafarla del pantalón, porque fueron directo a mi piel junto con su boca, con su rostro, acariciándome, rozándome, cada gemido se hizo más intenso que el anterior y para cuando quise darme cuenta estaba aferrado con fuerza al cuello de su remera, tratando de no morirme, fallando un montón, porque la sensación era desesperante, era intensa, tuve que mirar, no me aguanté las ganas, tuve que bajar mi cabeza y mirar qué demonios me estaba haciendo para desarmarme así, y vi su mano, esa mano perfectas sobre mi piel, perdida entre el vello de mi pecho, y él me besaba, sonriendo, me besaba con sus ojos abiertos, mirando mi pecho, rozaba sus mejillas, buscaba rozarme, sentirme, y me deshice, la visión fue demasiado, demasiado hermosa, demasiado conmovedora… -Oh god…- se me escapó una plegaria, se me dio vuelta el mundo, el corazón, el alma, el cuerpo, todo se encendió solo de ver la expresión con la que me sentía, abrazado a mí, despeinado, perfecto, tan fucking perfecto… Necesitaba más, sentir más, ver más, no pensé lo que hice, solo lo hice porque era una necesidad inevitable, incontenible, solté el cuello de su remera solo para tirar, para juntar tela con mis manos, para levantarla, para mover sus brazos y poder sacársela, temblando, no sé ni cómo mierda hacía para que mis manos respondan, hice malabares y separé su piel de la mía solo por el instante que necesité para poder sacar su remera, tirándola donde sea que caiga. Oh. Oh… Lord… Tanta piel, tanta blanca perfecta piel, mis manos volvieron inmediatamente a él, casi como si no tocarlo me doliese, fueron a sus hombros mientras lo devoraba con mis ojos bien abiertos, fueron a recorrer sus brazos, despacio, a volver a subir, a bajar por su espalda, porque quería sentir su pecho pero no con mis manos, oh no… Hice fuerza con mis brazos y despacio volví a pegarlo a mí, juntándonos, shit, fuck, no… ese calor… El calor de su pecho, los latidos fuertes de su corazón, contra mí, contra mi piel. Sonreí mas, apreté mas las puntas de mis dedos en su espalda, la sensación era intoxicante, sonreí apoyando mis labios en su cabeza, dejando que el vuelva a mi pecho, amando la sensación de piel con piel, sin nada entre nosotros, entre nuestros latidos.

Noah:  Ni siquiera me contuve, no me intereso rescatar un poco de cordura o contención desde algún rincón de mi cuerpo, no había fuerza para eso. No, simplemente me dejé hundir, me deje llevar y deje que toda esa sanción me intoxique. Deje que mis labios y mis manos se abriesen lugar en ese pecho… en ese maravilloso e increíble trozo de piel, ese que estaba jugando con mi cabeza y con… god, con todos mis sentidos de formas preciosas. La forma en la que su textura acariciaba mis dedos al rozarlos, sus vellos invadir mis labios, mi rostro, haciéndome cosquillas y mostrándome un mundo nuevo. Sonaba exagerado, pero no lo era, not one bit. Estaba disfrutando esto de una forma que estaba seguro no poder poner en palabras, el corazón estaba galopando a mil, sus suspiros cada vez mas deseosos me estaban haciendo volar y ayudando a esa sensación de querer dejarme llevar. Pero no era solo eso, sino que estaba descubriendo cosas que jamás había pensado que se sentirían así, estaba sintiendo texturas y cualidades que eran tan diferentes a lo que había besado, tocado o sentido antes. Eran cosas que solo eran de un hombre, sino que eran suyas. Porque era esa piel que había notado automáticamente el día que abrió la puerta en musculosa, esa piel firme, levemente soleada, con tatuajes que me intrigaban y que podría describirlos a la perfección porque los había mirado cuando él no se daba cuenta hasta el hartazgo poniéndome a mi mismo la excusa de querer entenderlos pero en realidad llenándome los ojos de su maravilla, era ese bello que ese mismo día también había notado y que jamás supe que había detrás de las camisas que siempre llevaba puestas en le Neptune, todas cosas tan, tan suyas. No de un hombre. De Jace. Cosas que sabía que nadie más podía jamás darme y que en ese momento sentí que quería que me las de un millón de veces más, en ese momento la idea de que esto se acabe alguna vez no tenía ni siquiera lugar, no pensaba dejar que él haga eso, oh god… no. Never. He said never, didn’t he?
Entonces sentí que él se movió, sentí de repente la tela de mi remera tirar y levanté mi mirada hacia él. Ni siquiera lo pensé,  moví de la forma que él me indicó tirando de esa remera y lo deje que se deshaga de ella. Odié alejarme de su pecho pero ahora mi atención estuvo en mirarlo. Mirarlo mirarme. Me sentía expuesto y me sentí enorme. Oh god… la forma en la que sus ojos me miraron, me dio un vuelco gigante en el estomago. Oh… no, no en el estomago, más abajo. Sus ojos enviaron una señal a mi pelvis casi inmediata, me hizo abrir la boca y largar todo el aire y en el momento que sus manos fueron a mis brazos y recorrieron mi piel tuve que cerrar los ojos y largar un suspiro deseoso, un suspiro de absoluto placer por la sensación de sus manos calientes en una zona de mi cuerpo nueva, que él jamás había tocado. Oh god… con sus brazo me pegó a él, pegó su pecho con mi piel desnuda –Oh… - largué con mi labios pegados a su pecho, solté un gemido sonoro, uno automático que no pude controlar porque su piel pegada a la mía, porque la invasión de su calor en toda esa extensión, sumada a la de mi rostro hundido en él y sus manos clavando despacio pero firmemente sus dedos sobre mi espalda me estremecieron, me exaltaron, me hicieron sentir una ola de placer gigante que viajo desde todos esos contactos y fue directo a mi sexo. Oh god, metí mis manos por debajo de su camisa otra vez, lo abracé debajo de esa tela, lo abracé con fuerza pegándolo mas a mí y buscando todavía más de sensación, de esa unidad, de esa conexión y de ese calor. Y deje que mis manos suban por su espalda, que vayan hasta su nuca despacio pero firmemente para despegar mas la tela de él, para luego ir a sus hombros y empezar a sacar esa camisa mas y mas, llevando mis manos por encima de sus brazos y haciendo tensión en la tela para que me deje quitársela, para que me deje que quedemos de igual a igual, oh god, no tenía idea que estábamos haciendo o hasta donde íbamos a ir, pero en este momento no quería hacer otra cosa que seguir hasta donde sea que estos impulsos nos lleven. Juro que sentía que podía hacer lo que sea en este momento, con él, oh god, si, quería descubrir mas, quería destapar mas rincones, quería bañarme de él y conocerlo cada centímetro de su cuerpo.

__
Jace: Si la sensación de acariciar su piel desnuda fue una locura, sus reacciones a mi tacto fueron, no se… No, no había palabras… No había palabras porque no podía creer todo lo que veían mis ojos, no me alcanzaba la vida, no me alcanzaban dos ojos para absorber todo, no me alcanzaban dos manos para acariciar todo, no me alcanzaba, quería tanto, necesitaba más, más tiempo, más oportunidades, ni siquiera había terminado esta noche y ya estaba desesperado por mas… Lo acaricié despacio, sentía una urgencia desesperante pero era más fuerte la necesidad de no perderme ningún detalle, porque no sabía que pasaría mañana, no sabía si sus palabras era producto del whiskey que tomo, no sabía si mañana se arrepentiría, si tal vez encontraría en otra persona lo que creyó que encontraría en mi, o si se sacaría después de hoy y no me buscaría mas… No lo sabía, y eso solo multiplicaba ambas cosas, mi desesperación y mi paciencia…
Lo acaricié, lo pegué a mi pecho, me tomé ese instante para sentir sus latidos en mi pecho, retumbando, god, era música, todo con él era música, sus gemidos suaves, su corazón, los roces, todo… estaba delirando, tenía que estar delirando… Volvió a pegar su boca a mi piel, bañándola con un gemido tibio, suspiré, me derretí, lo abracé más fuerte, la sensación de tenerlo tan cerca se sintió en todo mi cuerpo, todo, mis manos ardían y mi pecho dolía y mi piel temblaba y todo, todo se llenaba de electricidad… Y una vez más el respondió, no me detuvo, no me alejó, oh no, metió sus manos bajo mi camisa y me abrazó, oh fuck… Sentir la piel caliente de sus brazos directamente alrededor de mi torso me apabulló, me ahogué, cerré fuerte mis ojos, lo apreté más todavía, odiando cualquier mínimo milímetro de distancia, deseando sentir toda su piel, fuck, ese calor de su pecho contra el mío, su respiración, iba a morirme… Acarició mi espalda, recorrió sin piedad ese camino eléctrico de mi columna, me estremecí, y no era todo, siguió recorriéndome, metiéndose en lugares que nunca tocó, abriendo espacio entre mi piel y la camisa, apartándola, fuck… No lo pensé, lo solté solo para bajar mis brazos, para tirarlos hacia atrás y dejar caer mi camisa al piso detrás mío, y después moví mis manos para aflojar más mi corbata y sacarla también, no quería nada entre nosotros… Nada… Volví a mirarlo, sonriendo, y esta vez aproveché la pequeña distancia para acariciar su pecho antes de acercarme de nuevo. God… La textura de su piel… La sensación de su respiración bajo mis manos, sus latidos casi violentos, su expresión mientras me miraba, era… era conmovedor, era ridículo, era lo más hermoso que había visto y sentido en mi vida… –You’re fucking amazing…- murmuré, odiando lo pequeña que se sintió la palabra, podía usar todo un fucking diccionario y no iba a poder explicarle lo que era… Me pegué de nuevo a el, rodeándolo con un brazo sobre sus hombros, sosteniendo su nuca con mi otra mano para inclinar su cabeza hacia arriba, para poder hundirme de nuevo en esos labios, con mas necesidad, con mas profundidad que antes, pegándolo a mi, gimiendo despacio, perdiéndome mas y mas en él.

Noah: Mis manos estaban volando, mi cuerpo entero se sentía elevado, toda su piel, su calor, lo apabullado de sensaciones nuevas, de necesidad, dios, apenas podía respirar coherentemente. Era ridículo. Parecía irreal. Y a la vez nunca nada en mi vida fue más real. Dios, ambos con el pecho descubierto, nuestras manos recorriéndonos, lo que mis ojos veían en ese pequeño espacio en que los había dejado abiertos. How… how come it took me 35 years to find this. No… not ‘this’. Him. How? ¿Cuánto hacia que estabamos acá? Minutos, solo minutos y yo ya estaba listo para… dios, no se si listo era la palabra que estaba buscando pero sin duda alguna estaba siendo absolutamente consciente que para frenarme… iba a tener que haber un meteorito o algo drástico sucediendo afuera que nos interrumpa. E, incluso si eso sucediese, estoy seguro que primero tendría que asegurarme que sea lo que sea que pase afuera nos iba a molestar a nosotros, porque no quería detenerme, no quería detenerme bajo ningún punto. Y eso me tenía que asustar, porque no pensé en esto. Well… that’s sort of a lie. Lo pensé un millón de veces. Lo pensé, lo imagine, lo soñé, lo fantaseé, Trent muy a propósito me dio especificaciones y yo preste tanta atención que podría haber estado tomando nota ante las cosas que él me decía pretendiendo que en realidad no me estaba hablando sobre esto. Pero no lo pensé cuando lo fui a buscar al Neptune. Pensé en tenerlo a solas, pensé en besarlo, pensé en tal vez hablar. Pero no pensé en el “hasta donde” y ahora… god, ahora quería todo. Y fui muy conciente de repente de esa sensación. Fui tan consciente que tuve un salto en el corazón, que el estomago se me dio vuelta y de repente la ansiedad se hizo tanto… dios, tanto mas intensa.
En esa fracción de segundo en que él se separo de mi para quitarse la camisa sentí un frío endemoniado rodearme, me hizo largar un quejido, pero inmediatamente él lo callo, en cuanto sus manos fueron a mi pecho deje de quejarme, oh god, no habia razon para quejarse. Ese contacto, ese calor, sus caricias. Callaban todo el sonido del mundo, el sonido de mi cabeza y solo apaciguaban completamente mi alrededor, despertaban otros sonidos en mi que eran cantos. No había nada de ruido, era todo… oh god, era mágico. I had no idea what he was doing to me but I was pretty sure it was magic. He was a damn wizard. Y ese mago me dijo que era asombroso y sonreí, me mordí los labios sonriendo con todo mi rostro y deje que su preciosa mano mueva mi cabeza, que sus labios me encuentren y respondí ese beso. Apoye mis manos en su cintura y recorrí toda su piel hasta su espalda, pegándolo mas a mi y perdiéndome en ese beso. Demostrándole deseo, demostrándole necesidad, buscando hacer de aquel beso uno profundo, uno apasionado, usando una de mis manos que había llegado a su nuca para profundizarlo, para atraerlo mas a mi, pidiendo mas, casi hasta demandando mas –And you’re perfect- conteste a lo que él había dicho antes en un suspiro, en sonido necesitado e imposiblemente honesto –Oh dios… Jace- lo llame entre besos y hable sin pensar, oh god, ni siquiera intenta pensar, solo use mis brazos rodeándolo para abrazarlo con mas firmeza y pegarlo todavía mas a mi, lo cual sabia que era casi físicamente imposible pero necesitaba mas, dios, tanto mas. Apoye mi frente en la suya con fuerza, para detener un segundo el beso porque necesitaba decirlo… necesitaba ponerlo en palabras –I… I don’t want to stop- dije agitado, sobre sus labios, quedandome con la boca abierta, abriendo mis ojos y buscando los suyos, porque… oh god, no, no quería detenerme. I was sort of terrified, but… I needed him, shit, that was an understatement.

Jace: Fuck… Estaba absolutamente perdido en esta sobredosis de sensaciones, de estímulos, en este mar de cosas que pensé que nunca Iba a ver, nunca iba a tocar, nunca iba a tener, estaba conmocionado y emocionado, estaba sediento, estaba deshecho, ahí, sobre él, desvistiéndonos en mi sillón, besándonos, estaba viviendo el momento más intenso de mi vida, y no se comparaba con nada. Era un beso, era apenas un beso y caricias y era lo más intenso del mundo, más intenso que cualquiera de mis experiencias sexuales, más intenso que cualquier droga que probé, más intenso que cualquier riesgo que corrí en mi vida, esto era mucho más, era una droga más fuerte, era un riesgo más grande, esto era mucho, mucho más que sexo, mucho más, estaba dándole el alma, no sabía si él lo sabía, pero le estaba dando todo, aferrándome desesperadamente a esta sensación, rogando que el también la sienta, que no se arrepienta nunca, que cuando salga por esa maldita puerta y vuelva a ella no pueda fucking olvidarse de mí, me desesperé solo pensando eso, lo besé casi posesivamente, de a poco dejando que el calor suba, que la angustia suba, acariciándolo, abrazándome a él, pegándome a él con desesperación, y él respondía, god, cada vez que el apenas se movía o reaccionaba ante lo que yo le hacía, cada vez que suspiraba o gemía o clavaba mas sus dedos en mi piel, cada pequeña demostración de su parte era un nuevo golpe en mi pecho, una nueva ola de placer, una nueva satisfacción, y la urgencia solo crecía en ese beso eterno, inmenso, hasta que entre besos y suspiros dijo que yo era perfecto. God no, no, you are, you miracle, you poem, oh god… Oh fuck… Su manera de casi gemir mi nombre… Lo sentí recorrerme como un huracán y golpear directo en mi sexo, sentí cada una de mis células reaccionar a ese llamado, despertándose, despertándose de maneras insoportables e inevitables, no sé si él era consciente de lo que me estaba haciendo, no sé hasta donde quería llegar, no sabía que mierda quería de mi pero solo con cuatro letras me hizo pedazos y mi necesidad de él se hizo incontenible, fuck… No sabía cómo iba a detenerme si él quería parar, no tenía idea, I was drunk, so fucking drunk on him, no podía ni pensar… Y él me separó, fuck, presiono su frente contra la mía y me bañó de su aliento caliente y agitado y abrí mis ojos… Y él me miró con una expresión que me volvió loco, una intensa, una que no había visto nunca, ni siquiera ese día que lo besé… Y con su boca aún abierta, con un tono de voz profundo y casi quebrado, dijo que no quería detenerse. Fuck. Por reflejo cerré mis piernas mas fuerte alrededor suyo porque una vez mas sus palabras viajaron a mi pecho, haciéndolo estallar, y de ahí a mi sexo, despertándolo, haciendo que absolutamente todo de mi se enfoque en una cosa. He was saying he wasn’t stopping. He was asking me to… Oh god… He was asking me to keep going. He was going to let me make love to him. Make love with him. Oh god. –Oh god…- no sabía si eran más fuertes las ganas de gritar, las de llorar, las de morirme, las de explotar, las de comérmelo, no sabía, juro que no sabía… Junté mis cejas un segundo para tratar de controlarme, de no temblar. Y después dejé toda esa intensidad, toda esa necesidad, todo ese amor, toda esa emoción derramarse en su boca… Lo besé con claras intenciones, lo besé casi moviéndome sobre él, buscando fricción entre nuestros pechos, lo besé apretando su espalda, su nuca, lo besé gimiendo, sollozando, lo besé agradeciéndole, lo besé muriéndome. –I don’t wanna stop either…- murmuré, encorvándome, buscando su mandíbula, su cuello, su oído. –I don’t ever wanna stop…- susurré en un suspiro, cerrando fuerte mis ojos para no llorar por el peso que tenían esas palabras para mi. –…ever…- agregué, antes de buscar de nuevo su boca, recorriendo todo el camino con mi boca abierta sobre su piel.

__
Noah: Se lo pedí, se lo confesé, deje que esas palabras saliesen de mis labios de la forma mas honesta. Toda su reacción fue hermosa, por dios, todo lo que él hacia era perfecto. Como desde el primer día que lo conocí. He was impossibly perfect with me. And I couldn’t explain that… I really couldn’t even begin to understand how huge that was. It was like he knew me… like he knew how to comfort me, how to make me smile, how to inspire me, how to make me feel huge and… how to turn me on in ways I didn’t even thought were possible.
Esa plegaria fue una caricia, fue más ansiedad, fue necesidad puesta palabras y ese beso que le siguió me volvió loco. Porque no tuvo que decir nada en ese momento, ese beso me hizo entender que él tampoco quería detener esto, que me quería a mi, que me quería de la misma forma que yo y respondí a ese beso con la misma desesperación. Y entonces dijo entre besos que no quería detenerse el tampoco, haciéndome sonreír, extasiado y mover mi rostro para acompañar la forma en la que sus besos se movían. Oh god… susurro que no quería tenerse nunca. Y… esa palabra, esa preciosa y definitiva palabra se repitió en mi oído. Abrí mi boca, la abrí enorme, tire mi cabeza para atrás y gemí, gemí fuerte porque no podía controlar esa reacción, de la misma manera que no podía controlar lo que esas palabras le hicieron a todo mi cuerpo.
Me moví debajo suyo, me moví inconscientemente, junte mis piernas porque las puntadas se hicieron mas intensas. Fue una palabra nada más y mi cuerpo la sintió como si hubiese sido el tacto mas directo. Fuck. Mis manos bajaron por su espalda, las dos recorrieron toda esa extensión que juro que hervía o tal vez eran mis manos, no tenia idea, pero baje ambas y las deje que sigan perdiéndose y llegasen hasta el borde de su pantalón. Oh, la ansiedad. Con mis pulgares tome el borde de su pantalón y tire de él, ni siquiera lo pensé, tire de allí con firmeza y esboce una sonrisa grande sin dejar de besarlo. ¿Debería estar corriendo? ¿Debería estar aterrado? ¿Debería estar preguntándole detalles, diagramando situaciones, mecánico? No tenía idea que hacer. No sabía como explicarlo, pero no quería arruinar esto con preguntas. Sentía que… dios, esto era estupido y tal vez en unos minutos me iba a retractar de pensarlo, pero sentía que esta conexión, esta que tuvimos desde el primer día, iba a dejar que esto fluya, que íbamos a encontrar nuestros lugar, literalmente. O tal vez debería hablar, aunque sea un poco. Solo bastaba una palabra, un pedido o una señal para entendernos. En muchos aspectos eso había sido cierto y tal vez esta vez seria igual. Damn, I’m losing it. I’m about to start seeing butterflies and fairies, I’m sure –Shall we go somewhere…- empece a hablar y tuve que detenerme a buscar aire, a besarlo otra vez, a perderme en esos labios, damn, consentracion –I need to…- ¿donde estaban las palabras? Junte fuerzas y volví a pegar mi frente a la suya para mantener mis labios depegados de los suyos y pelear ese magnetismo casi ridiculo –I  want to be somewhere where I can… really enjoy you- sonreí sobre sus labios, sintiéndome bastante ridículo por decir eso, pero quería ser claro. Necesitaba lugar, necesitaba que estemos seguros que nadie iba a entrar, necesitaba… dios, necesitaba estar con él, solo con él, encerrados en nuestro propio mundo y en esta magia. No iba a pedírselo pero… quería estar en su cama y en ese momento ni siquiera se me ocurrió pensar en lo que eso significaba, con quien compartía esa cama o si él siquiera querría tenerme allí.

Jace: Did he even know? Tenía una mínima idea de lo que significaba lo que me estaba diciendo? Lo que me estaba regalando? Pensaría que para mí esto sería un one night stand y ya? O sentiría esta conexión? Sentiría esta pasión innegable, sentiría que sin hablar yo me volví absolutamente loco por lo que sus palabras me pidieron, me prometieron? Oh god… Me morí, tenía que estar muerto, no podía ser que hace solo una semana estaba llorando deshecho en este mismo puto sillón y ahora estábamos besándonos, estábamos haciendo… God, no sé, estábamos haciendo algo, eso era lo importante, era algo, no era nada, era sonido, era música, era una locura, era caos y fuego y pasión, no era silencio, no era ausencia, no era dolor, y juro que quería llorar, quería estallar en mil pedazos, quería volar, when the fuck did the universe decide I had to be this lucky?
Se lo di a entender, usando palabras esquivas le dije que no quería detenerme nunca, jamás, que si fuera por mi esto sería el inicio de una vida, no de una noche, necesité decirlo por más que el no supiera el verdadero significado, y lo besé, lo besé esta vez desatando esa necesidad, desatando fantasías, desatando lo que ese pedido me provocó, demostrándole que yo también quería esto, que lo quería mucho, que quería unirme con el, que quería toda la intimidad posible, que quería hacer el amor con él, entregarme por completo, deshacerme, incinerarme… Y él gimió de la manera más deliciosa e intensa, se movió debajo de mí, obligando a mi atención a ir a sus piernas, a su pelvis, a su sexo, oh god, quería sentirlo, me moría por sentirlo… Y sus manos se movieron, ansiosas pero firmes, recorriendo mi espalda, quemándome, hasta… oh fuck, hasta llegar a mi pantalón, hasta aferrarse a mi cinturón, tirando, sonrió, sonrió contra mi boca y yo gemí, ansioso, sintiendo cada vez mas como mi cuerpo perdía el control, se despertaba, se llenaba de calor y necesidad, de ganas de contacto, de sentirlo, que me sienta, vernos, tocarnos, oh god… Imágenes y mas imágenes de mis mil fantasías me atacaron al mismo tiempo, haciéndome besarlo con más intensidad, hasta que él me separó, casi a la fuerza, porque la fuerza magnética entre nuestras bocas era casi imposible de cortar… Incluso cuando habló mi boca siguió abierta sobre la suya, mis labios y mi lengua buscándolo.  Entonces dijo que vayamos a algún lado… que necesitaba estar en algún lugar donde pudiera disfrutarme. A mi. Él. Disfrutarme. Oh god. Mas música. Mas puntadas de placer fluyendo entre mi pecho y mi sexo. Shit. Si, por dios, si, solo imaginarlo en mi cama, entre mis sábanas me dio la fuerza necesaria para levantarme de ese sillón, después de darle un beso más, firme, profundo, solo para decirle que amaba su idea.
Me levanté sin soltar su nuca, me levanté casi arrastrándolo conmigo, mirán—no, devorándolo con mis ojos, lamiendo mis labios, mirando su pecho, fuck, su expresión, su boca, esa obvia erección en su pantalón… Creo que por eso no pude ni darme vuelta, mantuve mis ojos en él todo el camino, yendo de espaldas, arrastrándolo conmigo con una sonrisa permanente en mis labios, llevándolo a esos rincones de mi casa donde el no estuvo, exactamente a ese rincón donde quería tenerlo. Entré a la habitación y ni prendí la luz, no hizo falta, me había olvidado el velador prendido y la cama deshecha, era todo bastante un desastre pero no podía importarme menos, porque ni bien mis piernas chocaron con la cama me dejé caer, riéndome, tirando de él para que caiga encima mío, ansiando el impacto, ansiando el peso de su cuerpo sobre el mio, ansiando quedar así, a su completa disposición, ansiando recibir todo lo que quiera darme.

Noah: Hice un pedido necesario, de la forma más tonta. En serio, creo que debería de haber aunque sea dicho eso en mí cabeza para darme cuenta lo tonto que sonó. Dios, no podía ni siquiera controlar eso, porque me moría de ansiedad, porque necesite pedirle que me lleve a un lugar en el que estemos juntos, que nadie mas pueda a siquiera pasar, que nadie toque la puerta y nos interrumpa, que nadie se cruce por la ventana, cualquier posibilidad de pensar en el mundo exterior necesite borrarla, incluso si cuando estaba con él me era tan fácil olvidarme que había un universo funcional del que éramos parte. Siempre. God. Siempre fue así. Ahora era tan consciente de eso, que ni siquiera me interesaba buscar excusas.
Me beso, no contesto, pero me beso, un beso que se sintió diferente y que pronto entendí porque. Se levanto, me llevo con él y ni siquiera espero, no, me llevo con él, mirándome todo el camino, hasta su habitación. Oh god. Las puntadas, la ansiedad, me estaban temblando las piernas y con cada paso que daba hacia donde sea que este llevándome él sentía que el corazón se me aceleraba todavía más. Con mi boca abierta, agitado, buscando respiración lo seguí. No pregunte nada y lo seguí, mirándolo a los ojos, perdido, dejando que me absorba por completo, que me lleve a donde sea porque en este momento si me llevaba a la peor habitación de la casa yo iba a seguirlo e iba a ser el lugar mas magnifico del mundo. Pero no… oh fuck me, no. Me llevo a su habitación. No tuve que mirar mucho alrededor para saberlo. La cama grande, el ambiente desordenado pero fresco, el olor… oh god, el aroma que había en la habitación. Era su perfume, mezclado con olor a cigarrillo, pero era su olor y de inmediato me invadió todo. Oh god, sonreí todavía más y no solo lo deje que me lleve con él cuando se tiro sobre la cama, sino que me tire con él literal y metafóricamente. Me deje caer encima suyo, amando la risa que salio de sus labios, una que me hizo reír a mi de forma automática y cai. Oh.. oh la presión. El impacto. Dios, estar encima suyo. Estaba encima suyo, alright? Mi cuerpo estaba presionando el suyo y estábamos en su cama. No… no podía ni siquiera procesarlo. Agh. ¿A quein le importa procesar? No podía hacer eso ahora, no me interesaba. Todavía sonriendo con mi boca abierta levante las cejas y me acerque a sus labios, despacio me detuve sobre ellos y todavía no cerré mis ojos. Apoye una de mis manos en la cama para hacerme balance, la otra en su mentón, mantuve su rostro quieto y muy de a poco acerque mis labios a los suyos, capture primero uno y pronto atrape el otro, devorándolo despacio y con absoluta precisión pero moviendo al mismo paso mi cuerpo sobre él, mi pelvis, despacio, dejándolo que me sienta y sintiéndolo a él a la vez, junte mis cejas y deposite el gemido mas intenso en ese beso, lo deje descansar en su garganta e inmediatamente tuve que profundizar todavía mas ese beso, cerrando mi puño sobre la sabana con mucha fuerza.

Jace: Lo arrastré, sin poder creer lo que estaba haciendo, sin importarme creer o no porque esto era real, god, era maravilloso e increíble pero era lo más real que me había pasado en demasiado tiempo… Estaba llevándolo a mi habitación. A Noah. Al hombre que me volvió absolutamente loco desde que lo conocí. Estaba viniendo conmigo, mirándome a los ojos sin un rastro de miedo o de duda, solo vi deseo, emoción, hasta nervios, pero no había duda, oh god, esa mirada me aceleró más todavía, al punto de que sentí que ese camino hasta mi cama fue eterno…
Y cuando llegué solo pude tirarme, dejarme caer en medio del caos que aún era mi cama, en medio de la tenue luz del velador, en medio del rincón más intimo en el que podía tenerlo, y él se dejó caer conmigo, riéndose, haciéndome reír mas, estaba ebrio, juro que estaba ebrio, mareado, las piernas casi se rindieron mientras caíamos,  ni bien el cayó encima de mí… Fuck… Ni bien pude registrar en cada rincón de mi cuerpo el peso de su cuerpo me derretí, good thing I was laying down porque me hubiera caído al piso… Su pecho hizo impacto con el mío, sus piernas quedaron medio enredadas con las mías, y… shit… su pelvis, pegada a la mía, su sexo despierto, contra mi cadera, la presión de su peso sobre mi propio sexo, fuck, se me fue el aire, me llené de absoluta ansiedad, de ganas de sentirlo sin nada en el medio, de poder descubrirlo, fuck… No pude ni pensar, ni planear, ni nada, no pude hacer una mierda porque él me miró con una expresión que me deshizo por completo, y sostuvo de nuevo mi cara, no nos habíamos besado ni diez veces y yo ya había decidido que fucking adoraba cuando me agarraba así, y me quedé inmóvil, ansioso, mirándolo fijo, preparándome para recibir el impacto de lo que fuera a hacerme… Se acercó tan despacio que juro que temblé, tan lentamente que me desarmé esperando, que quise llorar, y cuando por fin su boca llego a la mía, capturó mi labio entre los suyos, abrí mas mi boca, solté un suspiro intenso, shit, iba a destruirme, juro que iba a hacerme pedazos y no podía estar más dispuesto a morir… Junté mis cejas, agitado, y el capturó el resto de mi boca y me besó con tanta perfecta precisión que se me cerró la garganta… Esa lengua recorriéndome, esos labios haciendo magia, oh fuck, he kissed the hell out of me, mientras su cuerpo empezaba a moverse sobre mí, recordándome que estábamos pegados en mas lugares que solo nuestras bocas, y sentí con más precisión su sexo sobre mí y eso me hizo reaccionar, ese roce, esa cercanía, ese gemido que acompañó a ese movimiento que juro que lo sentí resonar hasta en mi cráneo… Recién ahí logré mover mis manos, y las llevé a su espalda, la recorrí haciendo presión con mis dedos, la acaricié, una mano subió a su nuca y con la otra bajé, bajé y solo pude seguir bajando, fuera de control, fuera de mi mismo, estaba haciendo tanta presión sobre su piel que mis dedos encontraron tela y siguieron de largo, metiéndose por debajo casi sin esfuerzo, y ahí creo que me morí, porque para cuando fui consciente de lo que hacia mi mano, estaba sosteniendo su trasero, fuerte. Su piel. En mi mano. That fucking ass. Oh god. Perfecto. Fucking perfecto. Solté un gemido fuerte y lo demás fue reflejo, mi pelvis se movió automáticamente, buscando la suya, levantándose del colchón mientras hacía presión con mi mano para pegarlo a mi, para casi clavarme en él, mientras mi boca buscaba con mas y mas profundidad la suya. Dios, que iba a ser de mi si el se desvestía? Si me desvestía a mi? Solo un beso y un roce casi me matan, que iba a pasar si terminábamos desnudos, mirándonos, tocándonos, sintiéndonos? I was so fucked, so so fucked…

avatar
Marea
Admin

Mensajes : 4329
Edad : 32

Ver perfil de usuario http://mareamanijea.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Mensaje por Marea el Sáb Oct 26, 2013 4:14 pm

__
Noah: Esta sensación era enorme, era inexplicable, era literalmente como si estuviese ebrio, de él, con él, pidiendo por mas, decidido a no detenerme hasta estar totalmente perdido, hasta calmar esta necesidad de él, hasta descubrir hasta donde llegaba este deseo, el suyo y el mio, oh god, no eran solo las fantasías que había tenido, eran fantasías nuevas que él creaba en mi al besarme, al tocarme, al gemir conmigo, al mirarme de esa forma en la que jamás nadie, nadie, en el mundo me había mirado… god, cada cosa que él hacia se sentía mas personal e intensa que cualquier cosa en mi vida y sabia bien que esa noción debería de haberme asustado. Había pasado muchos años sin conocer esto y la noción de estar recién descubriendo algo así de masivo debería asustarme, debería hacerme sentir ridículo, pequeño y triste. Pero no lo hacia. Oh no. Jace se estaba encargando solo de evitar que me sienta así, me estaba haciendo sentir la exacta antitesis de todo eso. Él solo estaba encargándose de hacerme delirar, de hacerme sentir gigante, feliz y extasiado, de querer mas, buscar mas y conocer… todo, dios, todo de él, de esto que me daba, de esta magia, ridícula y concreta magia.
Lo bese con toda esa ansiedad, lo bese dejándole ver lo mucho que necesitaba mas, lo mucho que lo necesitaba a él, lo bese depositando todas esa sensaciones en un beso y llegando a un punto en el que no podía controlar las reacciones automáticas de mi cuerpo. Y él no me detuvo, of course he didn’t, he never did. Él me devolvió ese beso con la misma pasión, sus manos recorrieron mi piel con firmeza, con fuerza, me sostuvo de su nuca creando mas profundidad en el beso y su mano bajo por mi espalda, estremeciéndome y haciéndome sentir literal fuego. Oh god… sus gemidos, eran música para mi cuerpo. Oh… oh… su mano… su mano no se detuvo, su mano llego a mi pantalón y no siguió por encima de la tela, no, siguió por abajo. Oh fuck me, siguió por debajo y sin avisarme nada fue hasta mi trasero. Y fue la sensación más ridícula. Él había sido la última persona que había tocado esa zona, por encima de la tela, pero la recordaba a la perfección. La forma en la que me sostuvo de ese lugar el otro día, cuando me pego a él, cuando gimió en mi oído mientras uso sus manos allí para pegarme a él de la forma más frustrante y ahora… ahora sus manos estaban en directo contacto y me ahogue. Fuck, él uso esas manos para hacer mas presión y… oh… no fue un roce, no fue presión, no, fue agobiante, su sexo casi clavado en mi con una presión que no había sentido antes, con una intensidad que juro que podía sentirlo casi a la perfección a través de la tela. Gemí, gemí perdido en sus labios, me ahogue, me exalte, me perdí. La conjunción de desesperación, de necesidad, de placer, fue tal que no medí lo que hice, no pensé y no pude siquiera intentarlo. Me deje llevar, por las ganas de mas, de tanto mas. No deje de mover mi pelvis y mis besos jamás bajaron de intensidad pero se movieron hacia su pera, hacia su cuello, despacio siguieron bajando. Mi cuerpo entero se movió encima suyo, para bajar, para que mis besos fuesen a su pecho otra vez, para que una de mis manos se pierda en toda esa extensión, lo recorrí, lo bese, lo lamí, lo saboree, me llene de él, dios, literalmente absorbí su sabor, su calidez, su textura, me deje inundar mientras seguí bajando hasta llegar su pelvis, con mis ojos abiertos, por supuesto que tuve que mantener mis ojos abiertos. Dios, mas tatuajes, mas vello, mas calor, mas puntadas, mas magnetismo. Me mordí los labios, me los mordí con fuerza y esa mano que lo recorría fue hacia el borde de ese pantalón. Junte mis cejas, nervioso, rogando por todos los cielos poder dejar de temblar, me apoye con mis rodillas sobre el colchón, abriéndome lugar entre sus piernas, haciendo balance y use mis dos manos para abrir ese pantalón. Largue un sollozo de placer ni bien hice eso, porque se sintió gigante, porque me dio vuelta el estomago, porque me dio una puntada inmediata. Oh god, estaba temblado, estaba ansioso y estaba nervioso, no podía hacer nada luchar contra eso pero tampoco podía detenerme, oh god no. Con mis dedos sobre el bordo del pantalón, empecé a bajárselo, agitado, con mi boca abierta, mirándolo, dejando que mis ojos viajen por su cuerpo perfectamente desparramado sobre esa cama y seguí bajando sus pantalones. Pero no mire, no me anime a mirar, no todavía. Lo mire a los ojos mientras mis manos siguieron el camino y yo me moví para tener lugar. Dios, lleve su pantalón hasta sus tobillos dejando que él me ayude levantándose de la cama y solo cuando fue necesario quite sus zapatos, luego su pantalón, junto a su ropa interior. God. Oh god, lo deje desnudo. Tuve que juntar aire, me llene los pulmones desde algún lado y levante mi mirada –Oh… oh my god- todo ese aire lo largue, todo ese aire que había juntado salio disparado de entre mis labios en un gemido sonoro junto a esas palabras y tuve que llevarme una de las manos a mi boca, con mi puño cerrado –You…- abrí mi boca sobre mi puño y mi otra mano fue  a su pierna, subiendo hasta su muslo, haciendo presión, casi clavando mis dedos. Lo que estaban viendo mis ojos era demasiado, tuve que darme un segundo para actuar como un idiota, no pude evitarlo. Desnudo, completamente desnudo, hermoso, glorioso--- oh god, erecto, hermosamente erecto sobre esa cama, boca arriba… fuck, en ese momento sentía que estaba viendo… algo que no podía poner en palabras, algo que era lo mas hermoso que mis ojos habían visto, algo que jamás pensé que iba a gustarme de la condenadamente manera en la que estaba gustándome, algo que jamás pensé que me daría esta puntada de ansiedad, de necesidad, al punto que tuve que cerrar mis piernas, que tuve que hacer presión donde descansaban esas puntadas, que cerrar mi puño sobre su piel y recién entonces llevar mi mirada hacia la suya, recorriendo el glorioso camino hacia ella –I’m sorry, there is no--it’s just that… you are… stealing my breath- sonreí conmovido, agitado, deseándolo, mordiendo mis labios y rogando que no crea que estaba siendo un completo tarado teniendo una reacción tan… agh, ni siquiera sabría que palabra usar, cuando en realidad debería estar saltando encima suyo y devorándolo.

Jace: Este era un coctel mortal, juro que iba a morirme, no podía lidiar con la enormidad de las cosas que me estaba haciendo sentir y además con sus propias reacciones, era todo demasiado, cada uno de sus movimientos, sonidos, todo era el estímulo más enorme, la precisión con la que me besaba, hasta los sonidos de nuestras bocas buscándose, el calor de su pecho contra el mío, la sensación  de su cuerpo encima de mí, la textura de su nalga en mi mano, su sexo firme clavado en mi pelvis, todo, todo me estaba dando más placer que miles de mis noches, que toda una vida de experiencias, y esto no era nada, rogaba porque sea solo el inicio, quería morirme, juro que quería morirme en él, quería explotar, quería verlo a él explotar, esa necesidad por él de a poco estaba cegándome, volviéndome loco, esto era demasiado, demasiado hermoso…
Siempre estaba en el fondo de mi cabeza esa sensación de que el en algún momento iba a detenerme, pero quedaba cada vez mas enterrada en el fondo de mi mente, y lo que hizo después directamente hizo ese miedo desaparecer. Me llenó de besos, fuck, moviendo su cadera contra la mía, creando una fricción que iba a matarme de placer y frustración, besó mi piel, se alejó de mi boca para besar mi cuello, mi pecho, besos húmedos y necesitados, abrí grande mi boca, busqué oxígeno, expulsé gemidos, me deshice, sintiéndolo bajar cada vez más, hasta que el vértigo de sentirlo directamente besando mi panza fue tan intenso que juro que no podía respirar. God, what the fuck was he doing? Quería matarme? Fuck, claro, iba a matarme… Oh god, sentí su mano llegar a mi pantalón y tuve que mirarlo, tuve que abrir mis ojos y esa fue otra visual destructiva que no iba a olvidar jamás, la imagen de su boca perfecta en mi piel, mientras su mano tironeaba de mi pantalón… Where the fuck was all the air? Shit… Fuck… Me exalte de una manera incomprensible, se me anudó el estómago de ansiedad porque se arrodilló en la cama y me abrió el pantalón con manos torpes y apuradas, mi sexo palpitaba de necesidad, buscándolo, iba a morirme, juro que iba a morirme… Sus ojos llegaron a los míos, y le sostuve la mirada, con mis cejas juntas, sin poder lidiar con lo que estaba pasando, hasta que sentí mi sexo libre, mi pantalón bajar hasta mis mulsos junto con mi ropa interior, y a esa altura estaba literalmente temblando. Siguió tirando, siguió mirándome a los ojos hasta dejarme completamente desnudo. Tirado ahí, entregado, vulnerable. Si, vulnerable. Nunca me había sentido así, no supe ni siquiera como procesar esa sensación. Ni bien sus ojos se dedicaron a recorrerme, me sentí vulnerable, inseguro. Nunca en la fucking vida la mirada de nadie me hizo eso. Siempre me creí sexy, deseado, jamás me dio vergüenza estar desnudo o sentí que importase si era atractivo o no, y de repente el me miró y me encontré rogándole a todos los dioses habidos y por haber que le guste lo que veía. Que me desee. Que el deseo que sentía fluir de él mientras me besaba no desaparezca ahora que me tenía así, desnudo, frente a él, hombre, diferente a lo que el siempre vio, con una erección casi dolorosa mientras lo miraba. Please like me. Please, want me, please don’t stop… Me mordí el labio, traté de controlar mi respiración al pedo porque mi pecho subía y bajaba desesperado. Y el gimió una plegaria. Sin que lo toque, gimió una plegaria tapando su boca con un puño y tocó mi pierna, clavando sus dedos. La sensación de verlo mirarme así me deshizo más todavía… No había rechazo. No había miedo. Seguía viendo ese fuego intenso en su mirada. Oh god… Cerró más sus piernas, cerró sus dedos tanto sobre mi piel que su mano se hizo un puño, y me recorrió despacio con la mirada, y jamás, nunca en la puta vida entera me sentí así, una mezcla de vulnerabilidad con enormidad, porque no podía ser, no podía ser todo esto, no era posible que él, ese hombre increíble, ese que pensé que jamás iba a verme como nada más que un amigo, de repente me haya desnudado y me esté mirando con esa necesidad en su mirada, con una erección notoria en su pantalón. This was insane. I wanted to cry…
Trató de hablar, no dijo nada y al mismo tiempo sus palabas incompletas dijeron todo… God… Dijo que le quitaba el aliento… What… No, this was a dream, had to be. Me sonrió, y me derretí, y no supe ni que mierda hacer. Fuck… Solo sabía una cosa, y era que cada milímetro de piel que él había descubierto desde que entró a este departamento lo llamaba. Que necesitaba sentirlo. Y eso fue lo que busqué, lo que necesité buscar, sin pensar, sin detenerme.
Sonreí y me senté en la cama, acercándome a él, amando como mi cara quedó a la altura de su vientre, amando ver su piel de cerca. Lo miré a los ojos, no dejé de mirarlo mientras levantaba mis manos, mientras iba a sus hombros, a su pecho, recorriéndolo despacio, explorando cada rincón de esa extensión, agitado porque la sensación de estar desnudo así, tocándolo, desvistiéndolo, estaba excitándome y dándome placer como nada en la vida… Acaricié su vientre, bajé hasta su pantalón y rodeé el borde con mis dedos y tiré, trayéndolo más cerca de mí y dejé que mis labios choquen con su piel, bajo sus costillas, alrededor de su ombligo, y juro que en mi pecho sentía el calor que emanaba de su entrepierna sin que siquiera me toque, mareándome mientras lamía y besaba despacio todo lo que mi boca podía alcanzar. Despacio dejé que mis dedos recorran el borde de su pantalón y se junten en el centro, junto al glorioso camino de su vello, y desabroché ese maldito botón mientras apoyaba mi barbilla en su vientre para mirarlo desde mi posición. Tironeando bajé la maldita tela que lo separaba de mí, separando mi boca de su piel para darle espacio a su sexo, temblando de anticipación cuando la tela llegó a sus rodillas. Le sonreí, ansioso, y bajé mi mirada despacio, y el golpe de placer que fue verlo desnudo… No… No podía explicarlo. Gemí fuerte, subiendo mis manos por sus piernas de nuevo, absorbiendo cada detalle de lo que pasaba frente a mis ojos. Esa piel blanca rogando ser llenada de besos, su vello, su sexo perfecto, fucking perfecto, erecto, por mí, fuck, god, agh… Dejé mis palmas subir por su trasero, haciendo presión en su carne, y levanté mi mirada a sus ojos, con mi boca aún abierta y maravillada… –You’re so… much more beautiful than I imagined…- confesé, sonriendo, pegando mis manos a su cadera, sosteniéndolo, casi anticipando su próximo movimiento, tratando de controlar mis ganas de hacerle de todo, tocarlo, lamerlo, destruirlo, oh god, quería matarlo de placer… Solo lo miré, dejándolo guiarme, dejándolo que me pida lo que quiera, que se pegue a mí, que me toque, que me deje tocarlo, las posibilidades eran infinitas y yo estaba desesperándome por darle absolutamente todas…

Noah: Dios, me apure, no me contuve, no me medí, no encontré razón en ninguna fibra de mi cuerpo para hacerlo, porque la necesidad, la urgencia, la forma en la que todo mi cuerpo demando, pidió, grito, fue mas fuerte, porque fue ensordecedora y no pude siquiera atentar pelear contra ella. Por supuesto que no. Y… god, fuck me, no me arrepiento en lo mas mínimo. Lo que mis ojos vieron, lo que estaba ahí frente a mi, era increíble… era, dios, era lo mas hermoso que había visto en mi vida y sentir lo que le paso a mi cuerpo después de verlo fue una experiencia que tenia que ser anormal. For god sakes, la puntada de ansiedad, deseo y el vértigo fueron tan grandes que tuve que juntar mis piernas, la ola de fuego fue tan fuerte que ni siquiera pude hablar de forma coherente, no pude decirle nada acorde a la situación en la que estábamos, no pude contener el gemido y no pude encontrar fuerza para al menos pretender que era menos inepto. No… solo me tape la boca, conmovido, prendiéndome fuego y le dije que me quitaba el aliento. Mas palabras insuficientes, supongo que podría haber sido mas insuficiente. Podría haber dicho que me quitaba el aliento, el aire, las palabras, la cordura, la consciencia. Podría haber sido peor. Solo cerré mis labios y espere… dios, espere que mi reacción no lo haga bajar, espere no haber arruinado el momento e intente pensar que hacer para asegurarme de eso. I could try to be sexy, right? I could… try to be less awkward… I could…
O no, no pude intentar nada porque él fue el que se movió. Se sentó en la cama, se acerco a mi y todas y cada una de esas cosas que estaba sintiendo se multiplicaron su cercanía. Oh… ya eran números exponenciales para cuando empezó a tocar mi piel, a acariciarme, a atraerme más a él, a dejar que sus labios besen mi piel. Dios, esos labios, recorrían mi piel con tanta suavidad, podía sentirlos a la perfección y con tanta precisión, ese simple contacto estaba volviéndome loco, me hizo gemir, pidiendo mas, ni siquiera sabia que le pedía, pero esos gemidos salían de mis labios, mientras lo miraba, mientras veía lo mas… god, lo mas hermoso que había visto en mi vida. Él, completamente desnudo, sentado, sus labios y manos sobre mi piel. I could cry. Literalmente sentía que podría llorar, porque esto era demasiado intenso como para decir cualquier palabra o contener cualquier reacción. Oh my god. Sus manos. Sus manos se abrieron lugar, desabrocharon mi pantalón y… oh… me bajo los pantalones. Largue un sollozo, agitado, sintiendo la libertad de repente, la cercanía de su rostro en mi sexo, su respiración que juro por mi vida que la sentía descansar en mi sexo. Me miro… me miro, simio y yo sentí que iba a morir. Que podía morir. Abrí mi boca grande, muy grande, largando un gemido fuerte. Sentí un golpe en mi pecho, sentí mi sexo palpitar, me  sentí vulnerable pero a la vez tan… tan cómodo. Y él llevo su mirada a mis ojos y me dijo que era mucho más hermoso de lo que imaginaba. Junte mis cejas más todavía. Fuck. Me sentí comodo como jamás pensé que me iba a sentir, me sentí conmovido, me sentí deseado, me sentí… larger than life y esa sensación era toda suya. Era imposiblemente consciente que jamás nadie me había hecho sentir así. Apreté mis labios, los apreté con fuerza para pelear la manera en la que se me había cerrado la garganta y sonreí, dios, sonreí con todo mi rostro negando levemente con la cabeza y lleve mis dos manos hacia su rostro, lo sostuve, guié su rostro hacia arriba, para que me mire, para sostener su mirada y acaricie su mejilla con uno de mis dedos. Me mordí el labio inferior, agitado, sonriendo… in absolute aweOh…you are more impossible than in any of my fantasies- confese yo tambien y sonrei todavía mas. Me encorve, no me importo nada, me encorve y lleve mis labios a los suyos, lo bese profundamente, dejando toda esa sensación de absoluto asombro y felicidad en sus labios, mezclándolo con la necesidad, con el deseo, lo bese con toda mi boca y lo que hice después ni siquiera lo medí. Fue necesidad, fue absoluta y completa necesidad. Sin jamás dejar de besarlo, lo empuje un poco con una mano, lo recosté sobre el colchón otra vez, apoye mi otra mano sobre ese colchón para hacerme balance y me recosté encima suyo. Oh… sentí el preciso momento en que… –Oh god- …en que mi sexo toco su piel, en que su sexo toco la mía, en que el peso de mi cuerpo contra el suyo hizo que nuestros sexos queden aprisionados y gemí, gemí con fuerza y dejando todo el maldito aire en ese beso, no había mas aire, estaba seguro que no estaba siquiera respirando y no podía importarme en lo mas mínimo. Me morí en ese beso, me hundí en ese contacto, me moví sobre él y no me importo todavía tener mis pantalones medio puestos, solo podía pensar en ese contacto, en ese beso, en esta cercanía, en poder sentir todo ese calor, ese cuerpo desnudo y magnifico invadir el mío.

Jace: Lo que estaba viendo era irreal, lo que estaba pasando, creo que no fui 100% consciente de la irrealidad de todo hasta que lo ví así, desnudo frente a mi. Oh lord… Mil veces lo imaginé, y ninguna de esas fantasías le hacían justicia, era… Oh god, fuck… Sabia que me gustaban los hombres, ok? Siempre lo supe, a veces a nivel mas consciente, otras a nivel mas inconsciente, but now it was clearer than ever. Nunca, nada me excitó como verlo así, arrodillado en mi cama, mirándome de esa manera. Nunca vi nada más hermoso. Mi sangre corrió mas rápido, mis pulmones buscaron aire, todo por solo verlo. Era demasiado hermoso. Injustamente hermoso. Destructivamente hermoso. Y estaba acá. Podía estar regalándole este espectáculo a cualquiera, pero me lo estaba regalando a mi. Me estaba regalando… Fuck, no, no me alcanzaba una hora para explicar todo lo que me estaba dando solo estando acá, conmigo…
Nos miramos por un instante, un instante eterno, perfecto, uno que podíamos haber pasado encima del otro, desesperados, pero que fue necesario, fuck me fue imposiblemente necesario disfrutar ese instante, mirarlo, demostrarle que amaba lo que veía, decírselo, confesarle que había fantaseado con el, y que la realidad era mucho mas increíble… Necesité mantener mis manos en él, casi como para asegurarme de que era real, que no iba a volarme, que no iba a morirme… So warm, so perfect, so Amazing… Lo miré con absoluta devoción, y él sonrió, haciéndome sonreír a mi. Oh god, we were fucking insane. Mental. Shit… Él levantó sus manos, sostuvo mi rostro, me miró, me acarició. Oh god me acarició. Me derritió, porque había mil cosas mas que en medio de este deseo incontenible podíamos estar haciendo, y él se tomo un instante para acariciarme. Se me cerró la garganta, me conmovió tanto que tuve que pestañear varias veces para no llorar, para borrar ese ardor en mis ojos. No podía llorar, no todavía…
Entonces susurró que yo era mas imposible que en sus fantasías, sonriéndome. God… Cuantas veces habremos fantaseado como estupidos al mismo tiempo, mirándonos, pensando que el otro no sentía nada? Tenia tantas preguntas, tantas, quería con tanta urgencia saber cuando empezó esto, porque no dijo nada, porque huyo en vez de lanzarse a mis brazos, si nunca se dio cuenta que yo me moría por él, fuck, tantas preguntas, tantas, y él las calló todas, absolutamente todas encorvándose e invadiendo mis labios con los suyos, besándome, desarmándome, devorándome profundamente, y apreté mas su cadera con mis dedos porque me estaba deshaciendo, no iba a sobrevivir esto, no iba a superarlo nunca, nadie, nunca, jamás en mi puta vida me hizo sentir lo que me estaba haciendo sentir el… De donde salió? Como llegó a mi vida? Como podía ser tan… tan meant to be? Tan conmovedor? Como podía ser que me sienta tan vulnerable, tan desesperado, tan feliz, tan increíblemente enamorado de ese hombre frente a mi? Y no era nada, ese beso no fue nada, porque se movió, me movió, me volvió a acostar en la cama y me dejé llevar, me dejé manejar, me dejé invadir… Se acostó encima mío… Solté todo el aire que tenia en los pulmones en un gemido intenso, porque la sensación… Fuck, piel con piel… Calor, suavidad, roce… El peso perfecto de su cuerpo sobre mi… La sensación de su sexo sobre mi piel, de mi sexo atrapado entre nosotros… Fue demasiado, una sobredosis de cercanía y sensaciones, de sueños realizándose… Cuantas veces odie la distancia entre los dos? Cuantas veces soñé con siquiera tomar su mano, tocarlo, y ahora estábamos así… Era irreal… Era lo mas delicioso y excitante de mi vida… Y él gimió también, y me deshizo, me hizo gemir a mi, y se movió, y me moví, y me besó intensamente, y lo besé, todo se volvió un vaivén intoxicante, me estaba mareando, dejándome invadir por la absoluta necesidad, mientras una ola tras otra de placer me recorrían, fluyendo de cada rincón de mi cuerpo que le tocaba, de mi corazón, de mi alma, fuck… Mis manos fueron de su cadera a su trasero, lo acaricié, lo apreté fuerte contra mi, me volví absolutamente loco con la sensación de sus músculos contrayéndose y relajándose con cada uno de sus movimientos, gemí, me desarmé en gemidos en su boca, mientras mis piernas se movían, tratando de buscar mas piel, tratando de bajar mas su pantalón, lo quería completamente desnudo contra mi, fuera de control, toda la angustia emocional que sentía se tradujo en urgencia física, no podía ahogarme en estos sentimientos, no me permití imaginarlo a él sintiendo lo mismo que yo, y solo me perdí en lo físico, desesperado… Hice fuerza, lo giré en la cama, quedé sobre él y bajé con mi boda por su cuerpo, lamiendo, besando, llegando con mis manos a ese maldito pantalón mientras mi boca recorría su pelvis, su cadera, su pierna, no separé mis labios de su pil ni siquiera cuando me bajé de la cama para sacar sus zapatos. Volví a subir sin detenerme, por el otro lado, con mi boca abierta, llenando su piel de gemidos hasta volver a su vientre, a su pecho, pasando por su pezón, lamiéndolo, llegando a su boca de nuevo, y cuando me recosté de nuevo sobre él, dejé mi mano entre nosotros. Tuve que hacerlo, me morí de necesidad de sentirlo. Dejé mi mano entre nosotros y lo busqué, dejé a mis dedos perderse entre su vello hsta llegar a su sexo y lo sostuve… –Oh my god…- gemí abriendo mi boca sobre la suya, rodeándolo con mi mano, explorándolo, cerrando fuerte mis ojos para absorber todas las sensaciones… He was so hard, so hot, so perfect, me volví loco mientras puntadas de placer y vértigo me invadían, matándome.

Noah: No podría realmente poner en palabras lo que estaba pasándome, lo que mi cuerpo estaba haciendo, pero si sabía bien que jamás en la vida iba a poder olvidar todo este conjunto de sensaciones, imposibles todas y cada una de ellas, se sentían tan grandes que parecían imposibles, se sentían como una idealización a la hora de imaginar o recordar, solo que estoy era real, esto estaba pasándome, esto estaba ocurriendo en este preciso momento con el hombre más increíble que conocí en mi vida, con ese que me hizo sentir pequeño y enorme tantas veces, ese que me alumbro, ese que me hizo anhelar cosas que jamás pensé conocer, ese que representaba tantas cosas nuevas en mi vida y otras con las que me hizo reencontrarme. Estar así con él, era una gloria a la que no estaba acostumbrado, era desesperante y a la vez era absolutamente natural, era perfecto, era hasta… cómodo. Era la primera vez que estaba frente a un hombre, que estaba de estar manera, desnudo, expuesto y… me sentí cómodo. Contenido. Deseado. Sentí que podía hacer cualquier cosa con él y sabía que era una ridiculez pero no podía evitar pensar en que esto era magia. Que jamás… jamás en la vida esto podría haber pasado con otra persona. Fuck, en ese momento sentí que jamás otra persona, otro hombre, podría gustarme o hacerme sentir como lo hace Jace. “Gustarme” no empezaba a siquiera describir lo que estaba pasándome. Oh god… that was not even the tip of the iceberg.
Me entregué completamente a ese beso, me entregué con absoluto deseo, con completa… ternura, alright? Deje cariño, deje conexión, deje este enormidad en ese beso, busque esa unión entre ambos y lo busque a él, su contacto, su roce, su calor, deje que absolutamente todo lo que me daba me invada y él respondió a absolutamente todo, por dios, me buscó, me acaricio, me sostuvo, se movió debajo mío, esa invasión a la que yo estaba absolutamente dispuesto a rendirme, él la exploto, sin misericordia y fue hermoso. Juro que fue maravilloso. Me ahogue, me hundí en un beso, me moví todavía más, amando la sensación de sus manos firmes en mi trasero, sosteniéndome, acompañando e intensificando mis movimientos con tanta precisión que cada uno era dañino, era letal, eran olas de placer nuevas que me invadían cada vez más, sabiendo que si no sobrevivía esto, no me molestaría en lo absoluto, porque podía morirme. God, I was going crazy. Y entonces… él se movió, hizo fuerza con sus manos y su cuerpo y se movió de una manera algo brusca, pero perfecta, dejándome debajo suyo. No me dio ni tiempo para acostumbrarme a la sensación increíble de tener todo el peso de su cuerpo encima mío, aprisionándome, rozando lugares en los que jamás pensé que podría sentir placer, no me dio tiempo porque inmediatamente sus besos empezaron a recorrer mi piel, empezó a bajar con esos labios por todo mi cuerpo, lo lamió, lo beso, lo lleno de marcas que sabía que jamás lograría borrar, cada pedazo de mi piel iba a quedar marcada por él y esa noción, en ese momento, no me dio miedo sino que me lleno de vértigo, me hizo volar, me hizo gemir de formas imposibles, me hizo mover mi pelvis casi por reflejo, me deshizo completamente. Y no se detuvo… sin misericordia me quito los pantalones, los zapatos y volvió a subir hacia mi rostro, estremeciéndome mientras lamía y besaba rincones de mi cuerpo que estaba volviendo a descubrir, oh god, volvió a mi rostro haciéndome delirar, haciendo gemir, desear, sollozar, me volvió absolutamente loco. Pero eso no fue todo, claro que no fue todo, cuando llegó a mi rostro una de sus manos se metió entre nosotros y--- oh… -Oh… oh my…- se me nublo la mente por completo, cerré mis ojos y abrí mi boca, largando gemidos intensos, gemidos fuertes y sonoros que acompañaron el suyo. Dios, su mano, su mano sostuvo mi sexo con firmeza. Fuck. Su mano. Su preciosa, celestial, talentosa mano estaba alrededor mi sexo, erecto y llamándolo, muriendo y gritando por él, su mano me deshizo al punto que no solo cerré mis piernas apretando su cuerpo, sino que moví mi pelvis buscando mas, buscando su mano, buscando sentirlo, me desesperé por completo. Mis manos fueron a su espalda y esta vez fui yo quien lo sostuvo de su carne, mis manos viajaron hasta su trasero y con las palmas abiertas lo recorrí, sintiendo toda su piel, reconociéndola, saludándola e hice presión, deje que mis dedos se claven allí e hice presión contra mi cuerpo, separándome del colchón y pegándome mas a él a su mano, rindiéndome a ese roce y hundiendo mi rostro en su cuello, besándolo, depositando gemidos, suspiros fuertes, desarmándome por completo ante su falta de misericordia. God –Oh god, your touch is… you feel…- ¿Cómo mierda iba a poner en palabras la forma magnífica, increíble, espectacular, de otro mundo que me hacía sentir? No, no podía encontrar palabras, no había y tampoco había para la cantidad de cosas que quería hacer, a la cantidad de cosas que quería entregarme,  a esta comodidad de querer decirle todo lo que había fantaseado, lo que había deseado y lo que quería hacer –I want to give you so much, Jace- confesé entre gemidos y me acerque a su oído. Como dije, no tenía palabras para explicar todo… –I want you… to take me- …pero por algún lugar podía empezar, ¿no?

Jace: Fuck… Nunca sentí nada tan intenso como tenerlo en mi mano… Esa demostración innegable de deseo, de que lo que yo hacía le gustaba, ese sueño, esa belleza, ese calor, esa textura, fuck, me llenó de una ansiedad que no podía ni explicar, solo me dediqué a explorarlo, a acariciarlo, a hacer presión, a rodearlo con mis dedos, a recorrer cada rincón, cada milímetro de su sexo, absorbiendo cada reacción, cada movimiento de su cuerpo, cada gemido, cada bocanada de aire desesperada, no hacia falta ni que me toque para que yo esté muriéndome de placer, él era música, era arte, juro que era arte, una escultura, un poema, era lo mas hermoso que había visto, superaba cada deseo, cada ilusión, cada fantasía, este instante valía la pena todo el dolor que pasé y el que sabia que iba a pasar, todo valdría la pena…
Él gemía, fuck, esos gemidos… Cada uno era una ola mas de placer para mí, gemía y se movía debajo mío, buscaba mas mi mano, y yo seguí su ritmo, dejando mis ojos abiertos, mirando sus expresiones de placer, cuantas veces las había soñado? Cuantas veces había fantaseado con tenerlo así? Siempre tuve una imaginación demoníaca y sin embargo me quedé tan, tan corto… Sentí sus manos recorrer mi espalda, sus dedos clavarse en mi, deslizarse, llegar a mi trasero, apretarme contra él, gemí fuerte, muriéndome, prendiéndome fuego tan rápido que me iba a morir, sintiendo su respiración hirviendo derramarse sobre mi piel, en mi cuello, y nunca me detuve, nunca bajé la velocidad, nunca frené porque ya no había control, no cuando estaba sintiéndolo disfrutar así, no podía frenar…
Mucho menos me detuve cuando entre gemidos intentó describir lo que sentía, o como lo tocaba, y no terminaba de decir nada, amaba dejarlo sin palabras, oh god, lo amaba tanto, sonreí, sonreí con mi boca abierta, girando mi muñeca, haciendo mas presión, y el dijo que quería darme mucho, gimiendo mi nombre, susurrándolo en mi oído que una manera que me hizo gemir a mi, que me hizo sentir un golpe de placer viajar directo de mi pecho a mi sexo, oh god, era como si mi cuerpo entero hubiese sido hecho para reaccionar a su voz, era ridículo, nunca había sentido una reacción así, jamás… Sonreí mas, haciendo otro movimiento mas lento y preciso pero sin detenerme. Al menos hasta que susurró que quería que lo tome. Wh—Abrí mis ojos, detuve mi mano y busqué su mirada, moviendo mi cabeza. Oh god. No tenia idea de que estábamos haciendo, ok? No pensé en mecánicas ni una sola vez, no me importaba, sabia que hagamos lo que hagamos lo iba a amar, lo había fantaseado tomándome, había fantaseado con hacerlo mío había imaginado absolutamente todos los escenarios pero de repente todo se hizo real. Concreto. De repente mi cuerpo entero recibió ordenes de su boca, de repente pude saber exactamente lo que íbamos a hacer y creo que me explotó la cabeza. El cuerpo. El corazón. He was… He was going to let me make love to him? Oh god… Quería dejarme entrar en él? Era siquiera consciente de lo que eso significaba? He was… Me dijo que nunca había hecho esto. Nunca había estado con un tipo. Y así como si nada, en lugar de ir despacio, me hizo entender que me necesitaba tanto que me estaba pidiendo que yo sea el primero. Shit… Mirándolo estuve más seguro que nunca que quería llorar. Que no iba a sobrevivir esto. No, iba a morirme. This was not sex. This was not fucking. This was not even crazy love making. This was heaven. This was life-changing. This was dangerous and stipud and the most amazing thing that ever happened to me. Junté mis cejas, lo miré a los ojos, casi como buscando señales de que eligió mal las palabras, o que hablo por hablar, o que tenía miedo, o algo, pero no habia nada. Todavía estaba ese claro deseo, ese brillo en sus ojos. Oh sweet fucking god… –Oh Noah…- fuck, mi voz salio quebrada, agitada, conmovida… Don’t cry now, you idiot… Solo pude sonreír y volver a besarlo para callarme la puta boca, solo pude rendirme de nuevo a esos labios, solo pude decirle en besos y caricias que si, god, que quería hacerlo mío, que quería que sea honestamente, cien por ciento mío, que quería darle todo de mi, que lo amaba, oh, god, que lo amaba y que odiaba no tener los huevos para decírselo, le rogué que me ame, le dije tanto… Fuck… Usé mi mano libre para bajar por su lado, dejando mi pecho apoyando en el suyo, bajé hasta llegar a su pierna y seguí bajando, moviéndola para abrirla, solo para acomodarme mejor en ese rincón, quería hundirme en ese rincón, quería morirme entre sus piernas, solo acomodé mejor mi cadera sin nunca dejar de devorar sus labios con toda esa angustia que sentía en mi pecho. Esto era demasiado. Fucking demasiado para mi. Gemí fuerte, solté un gemido profundo en su boca, lo sentí retumbar hasta en mi pecho, solo de sentir mi cuerpo de a poco acomodarse entre sus piernas.

Noah: En teoría, en teoría debería estar sintiendo tantas cosas, tantas, que no estaba sintiendo… debería estar sintiendo miedo por no tener la mas mínima idea de lo que estaba haciendo, debería sentir incertidumbre por no saber si realmente él habría imaginado mecánicas concretas y por pensar que tal vez él querría otra cosa que lo que yo le había pedido, debería estar sintiéndome tonto por haber pedido algo con una confianza enorme como si yo tuviese la mas mínima idea de cómo hacer algo que realmente jamás había siquiera acercado a hacer, debería estar sintiendo pánico por ser consciente que esta era la primera vez y que estaba apurándome a pedirle algo antes de hacer cualquiera de la otra infinidad de cosas que podríamos hacer antes de tomar ese enorme paso. Y podría listar varias más, muchas más. Pero ninguna tenía registro en mi, no realmente. Y no era solo porque había fantaseado con esto muchas veces, no es porque lo había imaginado a él haciendo tantas cosas que pedirle esto era un intenso deseo de llevar a la realidad una parte de esas fantasías, no era porque yo mismo había explorado esa zona pensando en él y no era ni siquiera porque Trent básicamente me había escrito un manual para saber, en teoría, que hacer. No, todas esas cosas que debería sentir pero no las sentía eran porque él se había encargado de hacerme sentir cómodo. Porque desde que lo conozco que me hace sentir así y esa sensación se traslado tan naturalmente a este momento en el que ambos estábamos desnudos y muriendo de deseo por el otro. Si estaba sintiendo que podía pedirle lo que le pedí y no estaba sintiendo miedo, incertidumbre, tontez o pánico era gracias a él. Porque era él. Porque estaba imposible y ridículamente listo para dárselo, para sentirlo de esa manera. Porque nada de esto estaría pasando si él no hubiese llegado a mi vida. Y sabía que eso era ridículo, porque la sexualidad e alguien no se define por una sola persona, porque tenía que entender que si Jace me gustaba de esta manera es porque él era un hombre y eso significaba más que este simple acto o que él. Pero… dios, las palabras de Trent estaban en mi cabeza, esas que había pensado yo mismo tantas veces. “Maybe you just needed to meet him”, como si mi cuerpo, sin saberlo, hubiese estado acumulando todo esto para dárselo a él, para que él me de vuelta de la manera en la que me dio vuelta, que me entienda de la forma que lo hace y que pueda ser en quien yo derrame todas estas cosas que sentía y que ni siquiera sabía que podía sentir hasta que lo conocí.
And so… se lo pedí, con toda esta pasión en mi voz se lo pedí, le susurré que quería que me tome. Oh god, quería sentirlo, quería sentir todo eso que había invadido mis sentidos y que ahora estaba haciendo que mi piel rebose de necesidad al simple tanto de su erección, no había lugar ni para dudarlo o para pensar en dolor o invasión en una zona que nadie más que yo había siquiera tocado antes… la necesidad, el deseo, la desesperación fue mucho más presente que cualquiera de esas cosas. Y él se detuvo, el movimiento de su mano se detuvo y abrí mis ojos, largando un quejido con mi voz, pero a la vez con… miedo. Did I screw this up? Oh god… did I? Busco mi mirada y empezando a sentir la posibilidad de ese miedo en mí, lo miré yo también, lo miré con deseo, no con miedo, lo mire con absoluto deseo y sonriendo un poco, porque los nervios me hicieron sonreír… oh god, la anticipación. Dios. Say something, please. Don’t freak.  And he did say something. Oh god, gimió mi nombre y en un beso me dijo todo lo que necesitaba saber. En un beso entregado, pasional, uno que básicamente estaba haciéndome saber que lo que le había pedido era algo que él también quería hacer, casi tanto como yo, por eso devoré sus labios, me perdí en ellos, use mis manos para acariciarlo, para pegarlo mas a mí, para derretirme en su cama, abriendo mis piernas y dejándolo que se acomode entre ellas, oh god, oh my god, this was it. Todo este tiempo fantaseando con él, toda esta frustración, todo este deseo, toda esta conexión que imaginé traduciéndome perfectamente entre sabanas compartidas, todo estaba siendo sellado en este beso. Todo eso iba a pasar. Y el vuelco que sentí en el estomago, esa ansiedad que se volvió placer, en vértigo, en magia absoluta, me destruyo, fue tan intensa y tan automática que casi me olvido de lo más básico –Wait…- use mi frente una vez más para separar sus labios de los míos, para obligarme a tener un poco de distancia y poder hablar –Get my trousers…- sonreí agitado, mirándolo a los ojos sonreí divertido, nervioso, ansioso, dejando pequeños besos en sus labios, besos inevitables porque sentía que si estaba demasiado tiempo sin besarlo iba a morir –check the back pocket– sonreí otro poco, sintiendo la ansiedad crecer a velocidades que no podía ni controlar –trust me– asentí levemente con la cabeza y baje un poco la presión que mis manos estaban haciendo en su trasero para darle lugar a que se mueva, que vaya a mis pantalones y busque… no tenía que explicarle lo que era, en cuanto vea iba a entender porque era necesario.

Jace: Ese pedido resonaba en mi cabeza, en mi pecho, una y otra vez, esas simples palabras… I want you to take me… Shit, no, no, me estaba explotando la cabeza, me estaba desarmando de maneras que no podía ni explicar… Fantaseé tanto con él, tantas cosas, de mil maneras, en mil posiciones, cuando entré en esta habitación estaba tan dispuesto a todo que ni me importaba la mecánica, lo que él me pidiese le iba a dar, estaba dispuesto a absolutamente todo, y de repente el solo dijo esas palabras y todo tomo forma. Todo se hizo fucking real, fucking rápido. De mis mil fantasías algunas se hicieron mas fuertes, posiciones, maneras, sensaciones, oh god, quería todo, quería todo tanto que no tenía ni idea de cómo mierda empezar, solo pude comerle la boca con pasión, con firmeza, demostrándole que esas palabras me habían afectado, que quería… no, tomarlo no era la palabra, nunca lo sería, no, quería hacerlo mío, quería hacerle el amor, quería deshacerlo de placer, quería marcarme en él, quería invadir su cuerpo, su vida, su alma, quería morirme en él, quería ahogarme en él, para siempre, fuck, solo esas palabras desataron un infierno dentro mío del que él solo vería una parte, y todo lo demás me lo iba a tener que tragar, iba a tener que disfrazarlo de deseo, porque esto, solo tenerlo acá, era mas que suficiente, era demasiado, no podía exigirle todo lo demás, no ahora, maybe never. Tal vez esta era una única vez, tal vez el saciaría su curiosidad o su deseo y todo terminaría, y esa angustia? No la podía ver él, jamás…
Dios, le comí la boca, profundamente, pegué mi pecho al suyo, usé mi mano libre para abrir sus piernas, para hacerme espacio, para sentir la sensación perfecta de sus muslos alrededor mío, sin soltar su sexo, sin dejar de moverme sobre él, de gemir con abandono, acelerado, muriendo por él…
Y justo cuando empecé a decidirme por donde empezar, por como hacerlo, por la mecánica y la logística, él me separó un poco, pegando su frente a la mía, dejándome agitado sobre su boca, entreabriendo mis ojos. Me pidió que espere, y que busque su pantalón, y juro que hasta sus malditos modismos se sintieron como una oleada de placer, una de la que me tuve que recuperar porque enseguida me pregunte que demonios podía querer con sus pantalones. Sonrió, sonrío con una sonrisa que no me iba a acostumbrar nunca a ver, una que había descubierto ahora, una casi maliciosa y divertida, una que moriría por ver todos los días, oh god, quería que esa sonrisa sea solo mía… Plantando pequeños besos en mi boca dijo que mire el bolsillo de atrás, que confíe en él. Me reí, juntando mis cejas curioso. What the hell was he up to?
Claro que no me aguanté la curiosidad, claro que permití la interrupción. Besé una vez mas sus labios, su barbilla, su pecho, y despacio me levanté, soltando un quejido sonoro por el frío y la distancia horribles. Me bajé de la cama, buscando sus pantalones en el piso. Oh, there they are. Los miré un instante antes de levantarlos porque era una visual que quería guardarme, sus prolijos pantalones hechos una bola junto con su ropa interior en el piso de mi habitación. Agh. Me rendí, me incliné, los levanté y chequeé los bolsillos traseros. Uno estaba vacío. Y el otro tenía… junté mis cejas y agarré lo que fuera que había y saqué mi mano y… Oh god. Oh. Holy… Preservativos y lubricante? Me dio un vuelco automático el estomago y me reí y lo miré. Ni siquiera pude realmente detenerme a disfrutar la gloria de su cuerpo desnudo y desparramado en mi cama porque entendí en dos segundos lo que esto significaba. Yo tenia preservativos, podíamos usar esos, pero… Él fue al Neptune con esto en su bolsillo. El fue a buscarme con la decisión ya tomada. Fue preparado para que esto pase. Holy fucking shit. –You’re definitely insane…- murmuré, mirándolo, sonriéndole, apretando en un puño lo que había sacado de su bolsillo. Solté el pantalón y volví a él, sonriendo de lado, aprovechando el camino para ahora si llenarme los ojos de ese espectáculo glorioso, que me dejaba sin aliento… He was naked, in my bed, ready to make love with me. Smiling. Oh god. Podía llorar. Ese nudo que tenía en mi garganta desde que lo vi en el bar se apretó un poco mas. Fuck…
Me arrodillé en la cama, separando solo un poco sus piernas con mis rodillas, dejando que mis ojos devoren todo su cuerpo, hasta llegar a sus ojos. –…and I love that…- agregué, acercándome mas, haciéndome lugar, separando mas esas fuertes, increíbles piernas, casi subiéndolas a mis muslos. Me reí de nuevo porque por reflejo casi pregunto si estaba seguro. Like he wasn’t. Oh, he was ready. Oh god… Me incliné sobre él, apoyándome con mis manos a sus lados sobre el colchón, dejando mi cuerpo en el aire, acercando mi boca a la suya, rozando sus labios. –I really… really love that…- and you, I love you so much… Oh god, you’re insane, you’re absolutely insane and I still love you…

Noah: Dios, ese beso fue increíble, sinceramente increíble. Porque era un beso que representaba tantas cosas, todas juntas. Era un beso que dejaba en concreto ese pedido, un beso en el que yo pude ver lo loco que lo puso mi pedido, que me dejo demostrarle lo loco que me ponía a mi pensarlo en aquel rincón, que podía decirle sin quedar como un tonto las veces que había fantaseado con eso, con que él me haga conocer un placer que hasta él creí imposible, que estrene rincones de mi cuerpo que solo habían sido míos hasta el momento. Dios, me volví delirante en ese beso y lo hice disfrutando su contacto, sus labios, su lengua, sus manos y su cuerpo acomodándome entre mis piernas tanto que casi me olvido de una de las cosas más básicas. Algo que había traído, algo que dejaba en evidencia… mucho más de lo que mis palabras habían dejado. Cuando lo fui a buscar al Neptune no lo había hecho para tomar unos tragos y nada más. A decir verdad tampoco lo había hecho pensando que esto que estaba pasando seria posible. Pero si lo imagine, si lo fantasee y si lo desee. Y fui positivo, al punto que tuve que prepararme solo por si el mundo era tan generoso de dejarme ser egoísta y tener esto que estaba dándome él. Y… quería que él lo sepa. Podría haberlo asustado, era consciente de eso, pero contaba con que no lo haga. Quería que vea lo mucho que lo había pensando y necesitado que había pensado en eso concretamente, aunque estaba seguro que no iba a animarme a decirle cuanto concretamente.
Y él me miro extrañado, yo lo mire divertido, sonriendo y por más que dudo un segundo, rió y me beso, agh, me beso por todos lados, me inundo de besos mientras se levanto de a poco para ir a mis pantalones. Odie el frío, pero la verdad es que no pude reparar mucho en eso porque lo que paso frente a mis ojos fue mucho mas cautivante. Oh… no era solo la ansiedad que ya estaba a un limite en mi cuerpo que no tenia idea de cómo catalogar, era él… oh… desnudo, moviéndose, firme, enorme, erecto… era una visión preciosa, era tan diferente, era tan nuevo pero a la vez se sentía como si estuviese viendo algo que siempre tendría que haberme gustado, era irreal, era perfecto… dios, me estaba volviendo loco. Y casi como si estuviese leyendo mi mente, en cuanto saco los preservativos y el lubricante del bolsillo, él rió un poco y me miro diciendo que estaba loco. Le devolví la risa, por supuesto que se la devolví, porque su reacción había sido hermosa, porque estaba seguro que entendía que yo había ido a buscarlo tan, tan listo para darle esto y su reacción fue reír, fue aceptarlo y le había gustado. Oh god, por supuesto que reí.
Se acomodo entre mis piernas y me miro. Oh god, me miro de arriba hacia abajo, me miro de una manera que me hizo estremecer, que me hizo sentir enorme, que me hizo abrir un poco mas mis piernas, inconcientemente recibiéndolo, invitándolo. Y me dijo que amaba que este loco, se acerco a mis labios, cuidadosamente sin dejar que su cuerpo toque el mío, haciéndome desear a la distancia, volviéndome loco por la enorme frustración que era tenerlo tan cerca, estar tan cerca y a la vez que este tan condenadamente lejos. Sonreí enorme cuando dijo que realmente amaba que este loco, sobre mis labios, haciéndome sentir todo el calor de sus palabras en mi rostro –Maybe I am… a bit- no moví mi rostro, hable igual de cerca y de a poco deje que mis manos suban por sus costados, acariciándolo, dejando que ellas recorran su gran espalda, sintiendo su calor, su textura –But I’m also, oh… so ready- sonreí otro poco, mirándolo a los ojos, todavía sin acercar mis labios y dejando que esas manos vayan despacio a su pecho, a recorrerlo desde esa posición, a simplemente acariciarlo y dejarlas bajar un poco, a su estomago, a su pelvis, oh god… tan cerca de su sexo, tan cerca que podía sentir su calor, pero sin tocar nada aunque me moría por hacerlo –I wanted this for the longest time… - confesé y junte un poco mis cejas –I ran all the way to London because I don’t trust myself around you, Jace… - y todo este tiempo pensé que él jamás me correspondería, que terminaría arruinando todo y ahora… god, ahora pensaba en la cantidad de cosas que podríamos haber hecho este mes y en el dolor que me habría ahorrado, dios, me preguntaba si él también me habría deseado todo este tiempo. En realidad tenía tantas preguntas, pero no era momento para ellas, ni de cerca –…that’s how much I want you- termine con la frase mientras mi mano inquieta lo toco y le sonreí. Oh god, no, lo sentí en mi mano y largue un gemido sobre sus labios, lo sostuve, erecto, precioso, caliente, palpitante, dios, me ahogue en un gemido gigante, por mi. Oh god, por mi. Pero no me deje perderme ahí, no, tenia que ser fuerte, tenia que dejarlo, lo quería, lo necesitaba, entonces lo sostuve y lo acaricie un poco y me deje reconocerlo solo por unos segundos pero después deje que mis manos sigan su camino hacia su espalda.

Jace: No podía ni siquiera intentar procesar lo que estaba pasando. Porque a cada minuto que pasaba todo tenía más peso, más importancia, cada vez todo me hacia ser mas y mas consciente de que esto tenía que ser un sueño, de que esto era imposible, cada vez tenía que luchar mas y mas con ese instinto de querer gritarle lo que sentía, lo que quería de él, lo que quería darle. He came prepared, ok? Fue a buscarme preparado, dispuesto, fue con un plan muy claro, y eso me sacudió por completo, no lo esperaba. Es decir, si, lo esperaba de él en el sentido de que es un obsesivo por el orden, de cierto modo tenía todo el sentido del mundo que se prepare pero… No se preparó para una salida. No se preparó para tomar un trago. Se preparó para esto. Para que pase esto. Para tener sexo conmigo. Oh god. Fuck… Me reí absolutamente nervioso, temblando, juro que temblaba mientras hablaba con mi boca abierta sobre la suya como si nada, diciéndole que amaba que esté loco, queriendo decirle que en realidad lo amaba a él, mucho, tanto que todo esto me estaba asesinando de las maneras más hermosas, tanto que para poder disfrutarlo iba a tener que encerrar muy dentro de mi cabeza esa idea de que esto no iba a durar más que esta noche. Tanto que me tenía que obligar a creer que esto era puro deseo, pura curiosidad, ganas de satisfacer un lado de él mismo que tal vez no tenia con quien más satisfacer. Fuck. Si pretendía no morirme en el intento, tenía que obligarme a mi mismo a hacer esas cosas, y por eso me concentré en las sensaciones, en reírme, en él, me enfoqué en hacerlo mío de la manera más memorable que pudiese, disfrutando cada instante, por dentro rogando que no se olvida, que no se olvide nunca, que le guste tanto que vuelva, que no me deje solo con esto.
Sin moverse dijo que tal vez estaba loco, pero también estaba muy listo, acariciando mis lados. Fuck… Me estremecí, sentí toda mi piel erizarse por ese roce, electrificarse… Me recorrió sin la mas mínima misericordia, casi jugando conmigo, tendría idea de cuánto me estaba haciendo sufrir? De cuanto me estaba haciendo disfrutar, solo por dejar esas mágicas talentosas manos recorrerme? Abrí mas mi boca, sin dejar de mirarlo a los ojos, y acariciándome sin piedad dijo que deseó esto mucho tiempo, que se fue a Londres porque no confiaba en el mismo cerca de mí… Junté mis cejas, me ahogué con esa confesión, tuve que hacer fuerza para no escupir que esto empezó para mi esa misma primera noche, que nunca medetuve, que fui de pensar que era un tipo increíble a estar convencido de que nunca había amado a nadie como a él… Y por eso mismo elegí pensar que él se refería a esto, a desearme sexualmente hablando, porque no podía ser la otra posibilidad, jamás, si me amase nunca me hubiese dejado sufrir solo, no? No se hubiese dio jamás… No, esto era deseo, y por más que yo quisiese que fuera mucho mas, it was okay, era muchísimo mas de lo que jamás pensé que él me daría, era un tesoro, era lo más hermoso que me pasó, ever, estaba lo suficientemente enamorado y era lo suficientemente masoquista como para entregarme igual, en cuerpo alma y espíritu, iba a valorarlo, iba a darle todo de mi, todo… Dijo que así de mucho me deseaba, y su mano llegó a mi sexo, y solté un gemido que se mezcló con el suyo entre nuestras bocas… Oh, god… Todo mi cuerpo sintió el impacto, esas manos, oh… Apenas me tocó, sonriendo, como si no fuese nada, cuando yo estaba deshaciéndome sobre él… Igual de rápido que me tocó se alejó, sin dejar de sonreír, acariciando mi espalda… –You’re gonna be the end of me, Noah…- susurré, pegando mi frente a la suya, perdido en esos océanos que estaban llenos de olas, brillaban con un azul brillante y me conmovían. God, I love you so much, you miracle…
Apenas despegué mi cabeza de la suya para acercar a mi boca el preservativo. Lo abrí con los dientes, sin jamás dejar su mirada, y después con esa mano busqué la suya y se lo dí. Quería sentirlo de nuevo. Fui egoísta. Quería sentir sus manos recorrerme, quería fantasear, pensar si él se tocaba a sí mismo de la misma manera que me tocaría a mí, quería saber cómo se sentían las manos de un hombre como él, sus manos, sus manos perfectas, quería sentirlo hacer magia conmigo, se lo rogué mirándolo a los ojos, sin decir más nada, no podía hablar, no con este nudo en la garganta.

Noah: Abri mi boca mas de lo que debería, dije muchas mas cosas en esas palabras de lo que la presencia de ese preservativo y lubricante habian hecho, de alguna forma le confese la enormidad de algo que tal vez… que tal vez para él no era tan enorme. Agh, odiaba pensar de esa manera, nunca fui un tipo inseguro en cuanto a la mayoría de los aspectos de mi vida, pero en cuanto esas palabras salieron de mi boca me di cuenta de la magnitud… le habia confesado que sali corriendo a Londres solo porque él me había puesto nervioso, de una forma hermosa, pero que tenía ganas de hacer esto tanto que tuve que irme del país. Porque esa era la verdad. Tuve miedo, si, pero tambien me fui para asegurarme que no iba a hacer nada o tal vez… tal vez solo me fui parar prepararme para hacer esto. Algun dia tal vez podría serme lo suficientemente honesto como para dejarme pensar en eso. Pero no hoy, hoy solo oprté por abrir la boca de mas sin siquiera darme cuenta. Y, por suerte, él tampoco se dio cuenta. Por suerte mis palabras pasaron como palabras de deseo y resonaron en él de esa manera. Era lo mejor. It was for the best. Otherwise me iba a poner a pensar en muchos aspectos de la horrible realidad de ambos y no, no era le momento ahora, no, no. No.
En cuanto mi mano se alejó de él, en cuanto me obligué a solamente tentarlo un poco y me alejé, él me susurró que yo iba a ser su muerte, pegando su frente a la mía y haciéndome sonreír como un idiota. Cada cosa que me decía, cada palabra que salía de sus labios, cada demostración de deseo, de conexión, era… dios, era una caricia en tantos lugares menos expuesto de mi. Como el primer día que lo conocí, cuando me hizo sentir enorme por hacer de forma razonable aquel precioso tema de Stevie Wonder. Oh… impossible. Y entonces… oh... de repente el preservativo apareció en mi campo visual, se lo llevó a la boca y lo abrió. Allí había otra visual que no iba a olvidar nunca. La determinación con la que abrió ese trozo de plástico con sus dientes, la forma de sus labios envolverlo… fue solo un segundo pero fue magia, fue erótico, dios, tuve que tragar y obligarme a contener un sollozo de deseo de tan solo ver ese movimiento de sus labios. Pero entonces, fue a buscar mi mano y… ¿me dio el preservativo? Oh, fuck me, me dio el preservativo. Me iba a dejar ponérselo a mí, me estaba dando ese maldito privilegio. Sentí otra puntada más y sonreí todavía mas. I was going to be the death of me? He was going to kill me way before that. Oh god… me mojé los labios, me los mordí un poco y muy despacio tome ese trozo de látex, lo tome con una mano y deje que viaje hasta su sexo. Me ahogue en ese contacto, me ahogue la necesidad, pero lo hice despacio, me tome sumo cuidado para ponérselo pero hacerlo sentirme a la vez, use todo el resto del control que me quedaba para usar dos dedos para colocarlo y para bajar lentamente por esa preciosa extensión, para hacer presión y cuando llegué a la cabeza volví a subir, pero esta vez sosteniéndolo con más firmeza, y cuando llegué a la punta volví a bajar, haciendo más presión con todos mis dedos y largue un gemido suave sobre sus labios, cerrando mis ojos. Fuck. This was beautiful. This was going to kill me. Abri mis ojos despacio mientras volvía a dejar mis dedos subir hasta su punta y tragué, trague fuerte, solo para no dejar que mi boca se quede por la desesperación en mi respiración. Sonreí perdiéndome en ese ojos y deje que mi otra mano vaya a buscar lo otro que él había traído. Agarré ese embase y esta vez fui yo quien se llevo algo a la boca. Con uno de mis dientes abrí la tapa y sonreí, agitado, mirándolo, sin decir nada, pero esperando que me dé su mano, que me deje prepararlo a que me prepare, porque ahora el que quería sentir su mano en un lugar donde no habían estado antes era yo, oh god, moría por sentir ese contacto, por esa fuertes manos recorrer un sector que alguna vez en mi vida pensé privado, que ni siquiera había dejado que--- agh, no, no, that’s not a thought I’m going to have right now. No, lo quería a él, quería que él estrene esa parte de mi cuerpo, que la marque, que se deje impregnado en todavía más lugares, cada vez más seguro que jamás iba a poder quitarlo.

Jace: God, las expresiones con las que me miraba, las caras que ponía con cada una de mis palabras, con mis acciones, con mis caricias, me volvía loco… Después de tanto tiempo de mirarlo de lejos, de mantener asquerosa distancia, tenía su rostro tan cerca, veía cada detalle, y esas expresiones eran tan preciosas, las quería tanto para mí solo, tanto, tan desesperadamente… Claro que iba a ser mi fin. Desear tanto algo tan imposible, ser tan egoísta, ser tan pelotudo tendría que ser un crimen, uno digno de pena de muerte… Fuck me…
Seguí siendo egoísta, porque por más que sabía que él disfrutaba esto tanto como yo, mis acciones, mis palabras, mis pedidos, todo tenía mucho peso, todo me satisfacía a niveles que él ni imaginaba, por eso le pedi sin hablar que me ponga el preservativo, busqué su mano y se lo dí, temblando, le rogué que me toque, que me prepare, que me demuestre cuanto realmente quería todo esto, quería otro recuerdo para guardarme en el corazón, y él sonrió enorme, mirándome, mordiendo esos labios todos rojos por mis besos, fuck, what a vision, what a breathtaking vision… No dudó, no me preguntó porqué, no hizo nada más que tomar lo que yo le daba, y juro que contuve la respiración cuando acercó su mano a mi sexo, metiéndola entre nosotros… Era increíble, tanta comodidad, tanta confianza… Apenas me rozó con dos dedos mientras estiraba el látex, y su mano no temblaba, esperé miedo, esperé duda, esperé torpeza, pero él estaba tal vez hasta más seguro que yo de todo esto, tanto que me provocó lentamente, como si supiera exactamente que hacer sus dedos hicieron presión en los lugares precisos, solté el aliento en gemidos, mirando sus ojos cerrarse despacio, oh god… otra imagen, otro milagro… Fuck, el placer se mezcló con la ansiedad, con la frustración, con el amor, con las ganas, todo mientras él hacía magia conmigo con esa mano perfecta.
No me dejó ni respirar, buscó el mismo el lubricante donde yo lo había dejado a un lado de su cabeza, y mirándome a los ojos lo abrió con los dientes. Oh fuck. Fuck… Shit… Abrí mas grandes mis ojos, mi boca, sorprendido, apabullado, sintiéndome un virgen de mierda solo por ver esa bendita confianza en su mirada, esa sonrisa casi diabólica, fuck… Rogué que mi mano no tiemble mientras la levantaba, la acercaba a donde el sostenía el lubricante, lo dejé mojar mis dedos, sin poder dejar de mirarlo. This was real. This was it. Oh god… Sonreí de puros nervios y ansiedad, sintiendo mi estómago girar como en una lavadora, sintiendo tanto fucking vértigo y adrenalina que sentía el corazón latirme en la garganta… Bajé mi mano despacio, sin perder de vista su rostro, quería grabarme todas sus expresiones. Esparcí el lubricante en mi mano, en mis dedos, y usé mis mismas piernas para levantar más las suyas, para acomodarlo, para tener mejor acceso… Y después solo dejé que mi mano se pegue a él… Toda la extensión de mi mano, cubriendo desde la base de su sexo hasta después de su entrada. Oh… El calor… oh god… Gemí, me deshice en un gemido… Deslicé mi mano, humedecí todo ese camino, todo ese rincón, acariciándolo, temblando cada vez que mi dedo medio, hundido entre sus nalgas, rozaba su entrada. Podía sentirlo contraerse y relajarse bajo mi dedo, podía anticipar tanto todo que mi sexo palpitaba, shit… Junté mis cejas, perdido en la sensación, en la realidad de lo que estaba pasando, en lo que iba a pasar, y solo cuando no pude aguantar más llevé la punta de mi dedo hasta su entrada, apenas haciendo presión, rozando, masajeando, esperando, siguiendo su ritmo, volviéndome loco con todas sus reacciones, intentando leerlas para poder seguirlo, para que él disfrute tanto de esto que me ruegue por mas…

avatar
Marea
Admin

Mensajes : 4329
Edad : 32

Ver perfil de usuario http://mareamanijea.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Mensaje por Marea el Sáb Oct 26, 2013 4:20 pm

__
Noah: No había lugar para la contención, no había lugar para siquiera pensar en bajar la velocidad, mi cabeza y mi cuerpo estaban en una batalla constante, una que claramente estaba ganando mi cuerpo; porque mi cabeza me pedía hacer las cosas más despacio, tomarme mi tiempo, saborear esto porque no sabía cuánto iba a durar, no sabía si él iba a decidir que sacarnos las dudas una vez sería suficiente, no sabía si el día de mañana él querría seguir pretendiendo que éramos amigos, volver a su mujer como yo a—agh, a mi vida o tal vez todo sería peor, tal vez ni siquiera querría volver a que seamos amigos, tal vez todo se terminaría esta noche y nunca nada me había dado más miedo, pero por eso es que mi cabeza insistía en pedirme que disfrute todo con insoportable precisión. Y mi cuerpo… mi cuerpo estaba desesperado, atolondrado, necesitado, estaba destruyéndose y quería mas, estaba gritándome que esto es lo que había anhelado y pedido hacía más de un beso, que me apure, que tendríamos tiempo para repetir esto todas las veces que ambos queramos, que este placer, que esta conexión, que este vértigo no podía estar sintiéndolo solo yo y que seguramente él sabría sentir que hacer esto una sola vez cuando todavía no faltaba descubrir tantas cosas del otro era casi un crimen. Agh. Of course the body was winning.
Y, en parte, por eso fui a buscar el envase de lubricante. Por otro parte también lo había hecho porque quise darme el gusto. No quise hacerme el sensual, no quise ni siquiera provocarlo con eso. Fue más… simbólico que otra cosa, fue más… agh, god, sentimental. Quería prepararlo, quería darme el gusto de hacerlo juntos, de realmente hacerlo juntos, de que esto en ningún momento y bajo ningún punto se vuelva mecánico, aunque sabía bien que pensar eso era una estupidez. Pero desesperado, me quise dar ese gusto. Y casi como si hubiese entendido eso, cuando su mano estaba ya húmeda y estaba llevándola hacia mis piernas, jamás dejo de mirarme. Me miro directo a los ojos, nos miramos, extasiados, podía ver la anticipación en su rostro, podía absorber todo el calor de su respiración, dios, no podía dejar de sonreír incluso si estaba honestamente nervioso –Oh…- me desarme en un gemido que encontró el suyo en el momento que sus piernas abrieron mas las mías y su mano llegó a ese lugar, sin ningún tipo de restricción, humedeciendo bien toda mi zona. Dios, la sensación fría del lubricante, su mano, su preciosa mano recorriendo esa zona, me hizo gemir, me hizo sonreír, me hizo anticiparme y me dio tantas puntadas, todas juntas, que estoy seguro que si siguiese dedicándome este tipo de caricias terminaría haciendo un papelón, terminaría pareciendo un adolescente, oh god. Oh… -you are going to be the death of me- aseguré usando sus palabras. Mis manos… mis manos tuvieron una mente por sí mismas, mientras yo intentaba no terminar de hundirme en ese colchón y desaparecer por esa sensación de su increíble mano entre mis piernas. Mis manos fueron a usar ese tubo de lubricante que todavía tenía en mi mano y se juntaron en su espalda. Humedecí mis dedos de una mano yo esta vez y sin pensarlo dos veces esparcí la humedad y la llevé muy despacio entre nuestros cuerpos, entre mis piernas hacia su sexo. Oh… lo miré a los ojos, apretando mis labios, nervioso, extasiado, necesitando hacerlo pero también sintiéndome algo ridículo. No era necesario, ¿no? Tal vez si. Tal vez sería mejor, eso dijo Trent, agh, shut up, Noah. Deje que mi mano viaje hasta su sexo y use el lubricante para humedecerlo bien a él también, recorriendo su sexo una vez más, ahogando gemidos, sonidos de anticipación, sollozos, todo sobre sus labios y cerré mis ojos despacio, solo unos segundos mientras mi otra mano fue a aferrarse a su cintura y despacio… muy despacio lo acomodé entre mis piernas, lo acomodé en mi entrada, largando otro gemido ante ese roce, amando la sensación de su sexo allí, el calor, lo resbaloso, oh dios…. Abrí mis ojos y lo miré, deje que la mano que tenía en su espalda baja suba hasta su nuca –Please… Oh please... make me yours- junté mis cejas, rogando en un suspiro eterno de deseo, desesperado, mientras mi mano siguió subiendo para perderse en su cabello y la otra fue a su cintura, a su trasero, acariciándolo, esperándolo, tan… oh god, tan listo para ser suyo.

Jace: En ese momento todo se volvió al mismo tiempo absolutamente irreal y mas real que nada en mi vida… Era una sensación tan bizarra, tan única, era algo que no había sentido jamás, eran una ansiedad y una frustración sin nombre, eran inmensas ganas de darle todo, era mirarlo y sentir que soñaba, literalmente sentía como si estuviese mirando todo a través de una neblina imaginaria, era casi etéreo a pesar de que estábamos haciendo algo carnal, acá, los dos, en mi cama, tocándonos, preparándonos, oh god… iba a hacerle el amor. Iba a dejarme hacerle el amor, iba a dejarme invadirlo, iba a dejarme darle la máxima demostración física de todo ese amor que sentía, no podía ser real y a la vez era todo inmensamente real, las sensaciones estaban tan a flor de piel, tan intensas, era casi como si mi cuerpo se hubiese puesto de acuerdo para sensibilizarse mas, para recibir más, para saber leer, para saber descubrir, para aprender a hacer cosas que no había hecho antes, nunca, como si fuera mi primera vez, dios, juro que hasta los nervios sentía, el vértigo mezclado con las olas de placer, mareándome, y solo nos estábamos tocando, como sería lo demás? Como sabría un orgasmo con él? Oh god, oh fuck…
Solo pensarlo me hizo hacer un poco de presión, solo sentir sus músculos casi rendirse a lo que le hacía me dio vuelta la cabeza, sus expresiones, sus ojos mirándome, fijos en los míos, determinados, encendidos, esos gemidos que bañaban mi piel, estaba delirando, derritiéndome, y para hacer todo peor dijo que yo iba a ser su muerte. Then we’ll both die tonight, honey, porque yo no pienso parar hasta morir… Fuck, sentí sus manos meterse entre nosotros, ir directo a mi sexo, a tocarme mientras yo lo tocaba a él, con… Oh… en qué momento se puso lubricante en las manos? Tan concentrado estaba en las sensaciones que jamás me di cuenta, y la sensación fue inesperada y preciosa, oh god… sus manos deslizándose sobre mi sexo, la anticipación, fuck, abrí mas mi boca, busqué aire, le rogué misericordia con mi mirada y al mismo tiempo le pedí que no pare, nunca, y como si me pudiese escuchar casi tiró de mí, me acomodó, me acercó, me metió mas entre sus piernas, me manejó como fucking quiso y me dejé llevar, anonadado, ebrio, deshecho, sin poder detenerme ni tomarme mi tiempo, me dejé llevar hipnotizado, apoyando mis manos a sus lados y cuando mi sexo llegó a tocarlo… no, no… I just… sentí el vuelco mas inmenso en mi pecho, en mi estómago, en mi corazón, en mi vida. This was it. This was a miracle happening. This was magic. Contuve la respiración, conmovido, y el rogo que lo haga mío, lo pidió por favor, en un gemido casi desesperado, llevando su mano a mi pelo. Was I dead? Was I in heaven or something? No lloré porque él me miraba, pero el puño alrededor de mi garganta se cerró tanto que no pude respirar. Oh, si el solo supiese… Si solo tuviese los huevos para decirle algo, lo que sea… No podía, fuck, eso sí que lo iba a asustar, para siempre, fuck… Solo abrí mi boca, y me moví. Se lo dije con mi cuerpo. Se lo dije levantando una de mis manos para acariciar su mejilla. Se lo dije sin jamás, nunca, ni por un segundo cerrar mis ojos, sin dejar de mirarlo, deseando que vea ese amor ahí, y al mismo tiempo aterrorizado de que lo haga… Dejé mi mano bajar por su cuello, llegar al centro de su pecho, me detuve solo un Segundo ahí, tomando valor. Yo. Tomando valor para algo. How… Shit… Seguí camino, bajé por su vientre hasta su pierna, la recorrí, enganché mis dedos detrás de su rodilla y flexioné mas su pierna para levantar mas su cadera y solo… Me moví. Y todo estalló. El mundo, el fucking universo desaparecieron ni bien sentí la tensión de sus músculos ceder y darme espacio, ni bien sentí la presión y el calor inmensos alrededor de mi sexo… Fui despacio, dolorosamente despacio, pero esto si que no podía hacerlo rápido. Por él. Por mi. Por mi fucking sanidad mental que a esa altura era casi inexistente. Hice presión despacio, entrando en él. Entrando en él… Estaba haciéndolo, todo mi cuerpo lo sentía, y aun no lo creía. Me mareé, literalmente me mare, era demasiado calor, demasiado placer, demasiada emoción, demasiado amor derramándose mientras lo miraba a los ojos, alimentando mi alma con esas expresiones… No me detuve hasta estar por completo dentro de él. Y recién ahí solté el aire que había contenido en mis pulmones, en un gemido quebrado y casi patético, intenso, abriendo mucho mi boca, juntando mis cejas, aferrando mi mano con tanta fuerza a su pierna que tal vez lo estaba lastimando. I love you, I love you, I love you, Noah, please feel my love, please love me, oh god, please love me back… grité en mi cabeza mientras me quedaba inmóvil, unido a él, dejándolo acostumbrarse a la sensación, tratando de acostumbrarme yo mismo a lo que estaba pasando. Estábamos unidos. En mi cabeza éramos uno solo. Uno solo, mezclados, fundidos, perdidos en esta burbuja de placer y absoluta locura. Uno solo para siempre, porque sin importar que pase después de esta noche, I was never coming back from this… I was his.

Noah: Estaba realmente listo, no tenía ningún tipo de duda. No tuve ningún tipo de duda cuando se lo pedí, pero ahora… ahora que estábamos tan cerca, ahora que podía sentirlo entre mis piernas con tanta precisión que ni siquiera podía catalogar de vértigo lo que estaba sintiendo, ahora que podía ver en sus ojos el deseo, que mis labios ardían por la ausencia de los suyos, ahora que sabía que él me deseaba de esta manera… dios, no tenía ni siquiera lugar para dudar. Todo era deseo, placer, necesidad, todo estaba ocupado de esta conexión inexplicable, esta que siempre estuvo presente, esta que ambos supimos llevar a este aspecto de la misma manera que existió detrás de aquel precioso piano la noche que compartimos a Joe Cocker, de la misma manera que estaba cuando simplemente entablábamos conversación for hours at a time, siempre era una constante y juro que ese mismo vinculo lo estaba sintiendo ahora, entre sus sabanas, sobre su colchón, desnudos, agitados, desesperados.
Se lo quise hacer saber, se lo pedí, se lo rogué con mi tono de voz, con mis suspiros deseosos y mis pequeños gemidos de anticipación. Y él no dijo nada, no hizo falta decir más nada. Su boca se abrió y sentí  sus músculos debajo de mi mano moverse, sentía su sexo hacer solo un poco de presión, sentí… oh, su mano acariciando mi mejilla, mi cuello, mi pecho, mi vientre, mis muslos, sin jamás dejar de mirarme a los ojos, sin jamás perder ese contacto, haciéndome estremecer, llegó hasta detrás de mi rodilla y me acomodó, muy despacio me acomodó y yo abrí mis piernas solo un poco mas, siguiendo su indicación. Y entonces… oh, se movió un poco más, solo un poco mas y pude sentirlo. Oh, dear god, pude sentirlo empezar a entrar en mi –Oh god- sollocé mientras mis manos se sostuvieron de su carne y su pelo con un poco mas de fuerza. Pude sentir a la perfección como mis músculos se tensaron, como el lubricante abrió camino y como esos músculos entendían que esta invasión era perfecta, que era lo que todo mi cuerpo quería, que era por lo que mi corazón estaba palpitando de esta manera. Dios, fue maravilloso, fue inexplicable. Era la sensación mas invasiva que sentí en mi vida, pero de una manera preciosa. Lo sentí unirse a mí con la lentitud y una precisión dañina, no se detuvo pero hizo que todo ese camino fuese imposiblemente suave, no se apuro, no dejo de mirarme a los ojos y yo sentí que podía gritar, literalmente gritarle que jamás iba a poder explicarle lo que estaba haciéndome. Y no era solo por el placer que de a poco estaba haciéndose a lugar entre esos dejos de molestia de la primera sensación de invasión. No era solo eso. Era tanto más. Era tanto más que no podía explicarle y tanto más que ni siquiera me animaba a explicarme a mí mismo. Mi corazón estaba en mi garganta y tuve que cerrar los ojos un segundo, tuve que abrir mi boca y largar un gemido ahogado, tuve que concentrarme en esa sensación, en sentirlo completamente adentro mío, me perdí, me ahogué, me deje llenar y juro que en esa sensación que no había jamás en la vida experimentado hacia que todo lo demás sea minúsculo. Dios, el mundo podía terminarse ahora y no me iba a importar. Literalmente, sentía eso. Not even exaggerating a bit, oh god no, no, this was… how was I going to come back from this? Agh, I really didn’t care even though I was sure I wasn’t. Abrí mis ojos, los abrí muy despacio y busque su mirada, la busque con mi boca también abierta y con una sonrisa en mi rostro, junté mis cejas y me mojé los labios, perdido, entregado, oh god, tan entregado…  No dije nada. No tenía palabras, no existían palabras que sean lo suficientemente gigantes como para expresar lo que estaba pasándole a mi cuerpo y, por otro lado, no estaba seguro de tener aire. Sin querer me moví un poco, inconscientemente, mi pelvis se movió solo un poco y sentí el movimiento resonar dentro mío, en él dentro mío -Oh… fuck- cerré mis ojos y largué un gemido intenso, clave mis manos en su carne y la otra soltó su cabello para ir a su rostro, para tirar de su mandíbula para traerlo a mí y a la vez levantar mi cabeza de la almohada y lo besé, dios, necesité besarlo y hundirme en esos labios, necesite sentirlo de otra manera invadiéndome, me ahogue en todo lo que quería decirle y no podía, derrame todas esas cosas que ni siquiera me decía a mí mismo. Lo besé deshaciéndome y dejando que mi pelvis se mueva solo un poco hacia él, buscándolo, muriéndome, empezando a sentir el calor y las puntadas irradiar desde ese rincón, god, how am I going to come back from this? Am I even?

Jace: Nunca iba a poder explicar esta sensación. Esta que no era solo física, fuck no, nada de lo que Noah me hizo sentir desde que lo conocí fue solo físico, oh no, siempre todo fue emocional, casi espiritual, me devolvió partes de mi que creía perdidas, encendió luces apagadas, afectó cada uno de mis sentidos, y ahora me estaba mostrando un placer que nunca creí que fuera posible, uno que era absoluto, un placer en cuerpo, alma, corazón, todo, no iba a volver de esto nunca más. Lo supe hace tiempo, que él me afectaba en maneras que eran irreparables, pero esto… Oh god… Este placer… Esta conexión… Podía sonar absolutamente demente, pero nunca la sentí hasta él, y no iba a volver a sentirla nunca más. Estaba en él, él estaba en mi, era una unión intensa y ridícula, me cerraba la garganta, me conmovía al mismo tiempo que me hacía volar de goce, solo por estar así, inmóvil dentro suyo, mirándolo a los ojos. Oh, if he only knew how he was destroying me beyond recognition…
Cada sonido, cada expresión en su rostro, cada sensación, grabé todo, hice un esfuerzo casi desesperado por prestar enfermiza atención a todo, y no dije nada, no dije ni un susurro, justo yo, justo yo que nunca me callo en la cama, ni siquiera me atreví a pronunciar una palabra porque si me atrevía a hablar era para decirle una sola cosa, esa que le venía gritando hace tanto tiempo en mi cabeza…
Dios, podía ver el placer en sus ojos, incluso cuando los cerró, solo pensar que era yo el que le estaba provocando eso me ahogó, me deshizo más todavía, no pude ni moverme… No pude, juro que no pude, estaba conmovido, estaba haciendo fuerza para contener tantas cosas, para derramar tantas otras, ese instante, ese pequeño instante, quieto dentro suyo, mirando su rostro mientras el sonreía y abría despacio los suyos, recibiéndome, con mi mano aferrada a su pierna, haciéndole el amor por primera vez, ese instante fue el más confuso, el más inmenso, el más hermoso de mi vida. No tenía dudas de eso. Tenía una lista enorme de momentos increíbles en mi vida, y esta conexión que me agobiaba era más inmenso que todos. I was that insane. He was that amazing.
Apenas se movió, fuck, se movió despacio debajo de mí y sentí ese movimiento resonar en todo mi cuerpo, disparando una ola inmensa de placer, avasallante, tan fuerte que gemí de nuevo mientras el maldecía. Oh… Nunca lo había escuchado maldecir y se me escapó una sonrisa maravillada, sintiendo otra ola de placer que surgía de escucharlo decir fuck con ese acento, de decirlo porque yo se lo provocaba. Holy shit. I was so lost, so fucking lost…
Movió su mano, sostuvo mi cara de esa puta manera y tiró de mí y me llevó con urgencia hasta su boca, me besó con tanta intensidad, me dejó invadirlo de otra manera, me invadió a mí, me destruyó, se movió de nuevo, shit, fuck… God, si hasta recién todo estaba congelado en el tiempo, si el instante de recién fue como ese segundo antes de caer, lo que le siguió fue fuego. Caos absoluto. Free falling. Vértigo. Puro vértigo. Y no pude hacer nada más que lanzarme, desesperado. Lo besé con desesperación, profundamente, lo besé y derramé gemidos en esa maldita boca, me moví, despacio, salí de él solo un poco, volví a entrar, solté un sollozo de placer entre sus labios, me deshice… Iba cuesta abajo, fundiéndome con él, abrumado. Moví un poco mas su pierna, lo hice rodearme con ella y mi brazos fue a casi levantar su cadera del colchón, a apoyarla en mis muslos, rodeé su cadera, lo pegué a mí y aflojé mi otro brazo, dejé mi pecho llegar al suyo, nos pegué lo mas que pude, hambriento de esa cercanía, estaba tan al borde de llorar, tan en pedazos que necesité refugiarme en ese calor, en estar cerca de él, en sentir sus latidos, god, no pensé, no quise hacerlo, ni bien estuve sobre su pecho y pude dejar de hacer balance con mi mano busqué la suya, lo hice soltar mi espalda y sostuve su mano, las uní sobre el colchón sobre su cabeza, dedos entrelazados, fuerte, , y me moví de nuevo, salí un poco más, entré solo un poco más rápido, sintiendo una ola de placer mas mortal que la anterior, no sabía cómo contener tanto placer, tanto amor, tanta locura, no sabía cómo sobrevivir, no quería sobrevivir, oh dios, quería esto todos los días de mi vida, lo quería a él, quería esta conexión espiritual ridícula que sentía, lo quería sentir afectar cada una de mis células de esta manera para siempre, se lo rogué besándolo con pasión, apretando su mano, apretando su cadera contra mí con mi brazo, moviéndome, prendiéndonos fuego, volviéndome loco por él, tan loco, fuck, oh, Noah, my Noah

Noah: No, no iba a volver de esto. “Volver”. ¿Volver a donde? ¿Volver a qué? Dios, había tantas cosas que todavía no sabía cómo demonios responderme pero había algo que sabía muy bien y es que no podía… dios, no podía ser que esta noche fuese suficiente para él. Oh god, please, don’t. Don’t get tired of me this easily. Don’t let this connection be only in my head.  Please don’t show me this world and then tell me I can’t even feel it again. No sabía que iba a hacer, no sabía que iba a pasar, no tenía la mas mínima idea de cómo siquiera iba a hacer para irme de esta habitación en algún momento, pero si sabía que no podía ser algo de una sola noche, no podía limitarme a eso, no quería. Esto estaba mal, esto era estúpido, esto era egoísta y yo era la peor de las basuras por desear que esto no se termine esta noche, que haya otras como esta, que haya más momentos, que haya más magnetismo, que haya más tensión, que haya más besos y caricias y desnudez y desesperación y palabras cálidas, que haya más música entre nosotros, que haya más… mucho mas… tanto más.
Me estaba muriendo, tenerlo adentro mío era una de las cosas más extrañas, invasivas y perfectas que había sentido alguna vez en mi vida. Se sentía que no era real y a la vez era lo mas real que había sentido en mi vida… sentía que me iba a derretir, que me iba a deshacer, que no iba a poder soportar esto, que no quería detenerme nunca, oh god, never, that’s what he said, right? He had to mean it, please. Perdido, ahogado, con mis ojos cerrado, hundido en su beso, buscando más y rogándole en silencio tantas cosas lo sentí moverse. Oh… lo sentí moverme. Me movió y yo no pude hacer nada que dejarme, que dejarlo, no quería hacer nada más. Acomodo mi pierna alrededor suyo, estremeciéndome, me tomo de la cintura y me pego mas a él. Oh god, me apoyo sobre él y se acerco a mi, pego nuestros pechos, nuestra piel, nuestros latidos y nuestra aceleración, god, ame esa cercanía, ese contacto, ese calor, su sudor, sus vellos, dios, todo fue perfecto, tanto que tuve que cerrar mis ojos un segundo, juntar aire y—en ese momento sentí su mano, su mano sosteniendo la mía, llevándola hacia el colchón, apoyándolas juntas, entrelazando nuestros dedos y juro que se me cerro la garganta. Junte mis cejas y durante un segundo tuve que pelear contra la forma en la que se me cerro la garganta. This was… oh god, this was… too much, all of this was too goddamn much. En ese momento entendí, en ese Segundo… dios, él entre mis piernas, su calor entre mis piernas, sus labios devorándome desesperadamente, sentía que tenia los pelos de punta, que la piel me saltaba de lugar, que mi corazón estaba intentando encontrar una forma de salir por mi garganta y que mi garganta… oh god, ya ni se, no tenia idea pero estaba deshaciéndome con cada pequeño movimiento, con cada precioso movimiento de su cadera dentro mío, cada vez que mi propia cadera acompañaba su movimiento, y este fuego… este fuego no era solo deseo, no era solo placer, we were not having sex. This was not the crazy night that I once had in mind. This was bigger than that, it felt bigger, so much bigger… -Oh… Jace- lo llame, lo llame porque moria de ganas de gritarle que no me deje solo en esto, en que sienta conmigo lo que de repente se me habia hecho tan claro, que no sea solo yo… oh god, please, no. Please, notice me, please feel me, please… we were making something beautiful together and I really needed him to be feeling it too… pero jamas podria decirle eso. Estaba delirando, lo sabia, pero no estaba delirando tanto como para decirselo, por supuesto que no. Entonces solamente lo llame, lo bese, lo devore y cerré mi puño entrelazando sus dedos con fuerza, deje que esos movimientos empiecen a hacerse mas constantes, muy de a poco y abrí despacio mis ojos, dejando mis labios abiertos sobre sus labios -this is a dream… oh god, no, you are- dije entre gemidos, entre desesperados sollozos, mirando con los ojos entreabiertos y moviéndome contra él, sintiendo esa desesperante marea de placer volverse increíblemente intensa, con cada movimiento, deseando mas, queriendo mas, con mi mano aferrada a la suya y la otra presionando su preciosa espalda baja y acompañando su magia, oh god, I could die right here, with him, with him inside me, literal y metafóricamente.

Jace: Esto era intoxicante, enviciante, lo había necesitado tanto y a un nivel tan esencial, tan personal, tan intenso, que no pude evitar buscar mas y mas, no era suficiente, nunca iba a ser suficiente y la angustia de pensar que tal vez no iba a volver a tenerlo me hizo demandar mas, buscar más contacto, no me importó que esas reacciones revelen por completo lo que yo sentía, I didn’t give a single damn, no iba a decir las palabras pero iba a perderme en esto como si fuese la primera y última vez que hacía el amor en mi vida, y por eso lo acomodé, me pegué a él, busqué cercanía, me ahogué por completo en sus labios, besándolo con pasión, y busqué su mano, esa mano mágica, esa mano perfecta, la sostuve, entrelacé mis dedos con los suyos, hice algo completamente innecesario, algo que no tenía nada que ver con lo sexual, pero que necesité, no pude contenerme, sentía que me volaba, que iba a desaparecer, que iba a estallar, que me iba a prender fuego, y necesité aferrarme a él de todas las maneras posibles. Muy en el fondo de mi estómago había un hueco que me recordaba que a medida que lo satisfacía también podía estar perdiéndolo, y eso solo pude traducirlo en esta desesperación, para tragar lagrimas, para no rogar, para no gritarle que lo amaba… Such a fucking selfish coward…
Y él no me detuvo, oh god… Apretó mi mano, igual que en el taxi, apretó mi mano, recibiendo todo lo que yo le daba, toda esta montaña de sentimientos que derramaba en él, la recibía y la multiplicaba sin saber, sin siquiera imaginarse, dejándome a mi perderme en un paraíso del que sabía que no iba a volver, nunca, I was lost, fucking lost, done, fucked, destroyed, por él, por esta gloria, hacía solo una semana estaba tirado en esta misma cama, llorando por su ausencia, y ahora lo tenía en cada rincón de mi existencia, llenándome de luz, electrificándome, era demasiado, claro que quería llorar… Era abrumador, tanta cercanía, tanto placer resonando en todo mi cuerpo, en mi pecho, incrementando con cada pequeño movimiento, con cada reacción, hasta inundarme de una manera que iba a matarme, literalmente, no podía respirar, sentía esa horrible desesperación de cuando se está bajo el agua y el oxígeno se acaba, mezclado con el placer mas inmenso que conocí en mi vida, no tenía sentido y al mismo tiempo era lógico. Era Noah. Todo era por él. Esta era su magia, este era el efecto que tenía en mi, que siempre tuvo, y ahora se multiplicaba por mil…
Y cada vez que pensaba que había llegado a la cumbre, al límite, el volvía a magnificar todo… Oh… Gimió mi nombre… Dijo mi nombre de una manera que nunca nadie lo había dicho, me llamó en un sollozo de placer y yo respondí, todo de mi respondió mas allá de mi consciencia, me encendí el doble, solo sus labios susurrando cuatro fucking letras multiplicó tanto mi placer que iba a estallar, juro que estaba al borde de explotar… Abrí mi boca, absorbí ese gemido, se lo devolví, me moví de nuevo dentro suyo, otra ola de placer, otra ola de vértigo, más ganas de morirme entre sus piernas, acá, no había otro lugar en el universo en que quisiera morir, god… Lo besé de nuevo, con insistencia, con mis ojos entrecerrados para poder verlo, forzándome a respirar lo más profundo posible para llenarme de su perfume, pegándome más a él, apretándolo con fuerza contra mí con mi brazo, clavando mis dedos en su espalda baja, invadiéndolo, llenándolo, enamorado, oh god, so painfully in love, haciéndole el amor con literal urgencia, perdiéndome mas y mas, tanto que solo algunos movimientos después podía sentir mi cuerpo entero empezar a tensarse, el placer empezó a concentrarse, a expandirse al mismo tiempo, oh god, juro que lo sentía hasta en las puntas de mis dedos…
Entreabrió sus ojos y me miró, respirando mi aire, llenándome de su aliento, en ese momento estábamos tan, tan unidos que no tenía idea de donde terminaba yo y empezaba él, esto era eso que nunca me animé a siquiera imaginar, esta era esa cima máxima de la que no se podía bajar, solo se podía o volar o caer desplomado, y todo mi cuerpo se estaba tensionando, preparándome para un vuelo glorioso, sabiendo que después vendría el impacto. Susurró que era un sueño, esto, o yo, y se equivocaba tanto, el sueño era él, literalmente, era etéreo, era irreal, era… agh… dios… fuck… aumenté la intensidad de mis movimientos, haciéndolos mas largos, mas profundos, mas constantes y tuve que soltar otro gemido fuerte, tuve que morder mi labio fuerte para no decir nada, no podía decir nada de lo que quería decir, todo lo que podría haber dicho era o muy insuficiente o muy loco, shit, no dije nada, solo cerré de nuevo los ojos y me deshice en gemidos, literalmente, casi hablé en gemidos, exhalé en gemidos, suspiré en gemidos, y escuchar cómo se mezclaban con los suyos me empujó al borde de esa cima, era música, juro que era la música más hermosa del mundo, era una sinfonía, era perfecta música… –Oh… god… Noah…- lo llamé ni bien sentí esa tensión en mi cuerpo concentrarse en un solo lugar, acelerándome, haciéndome buscar más, tan cerca de ese orgasmo, tan cerca que apreté mas su mano, tan cerca que casi podía saborearlo, tan cerca que busqué su mirada casi rogándole que no me deje solo, que vea que esto estaba cambiándome la vida, que esto iba a destruirme, para siempre…

Noah: Intente realmente no perderme en la enormidad de todo esto. Dios, use todas las fuerzas que le quedaban a mi cabeza para no dejarme hundir en… en esa seguridad que esto era mucho mas especial de lo que inicialmente espere. No tenia solo que ver con mi sexualidad, no tenia solo que ver con tantas primeras veces, por supuesto que no. En realidad, en este momento me era muy claro que jamás tuvo que ver con eso. Y por eso no podía dejarme ahogar por eso. Por eso no podía simplemente dejarme pensar en esas palabras de Trent, no podía dejarme pensar en cada una de las sensaciones que Jace me hizo sentir cuando yo ni siquiera tenia idea que era lo que me estaba pasando. No podía bajo ningún punto dejarme inundar por ellas porque sino tenia que reconocer tantas otras cosas que ni siquiera estaba listo para pensar. Todo esto era enorme, si, era mas enorme de lo que podía imaginarme, él estaba haciendo que todo esto sea mucho mas especial, profundo, significativo y desesperante que solo un hombre descubriéndose a si mismo. O tal vez dos, no sabía nada sobre él en ese aspecto, no concretamente. Oh god… no podía pensar. Tenia que sentir, tenia que sentir esto que él me estaba dando y guardar todo esto en algún lugar de mi pecho, de mi cerebro, tenia que guardarlo para lidiar con esto después, cuando tuviese las fuerzas, cuando mi cuerpo no estuviese sintiendo que estaba literalmente rebalsando de placer, palpitando de deseo y desbordando de emoción.  
Algo deje salir de mis labios, no pude contener palabras y solo tuve que rogar que no fuese ninguna idiotez, porque no tenia control, realmente no había parte mía que pudiese controlar mas que mi cabeza. Todo era placer, todo lo que él estaba dándome era placer… god, todo lo que me había dado desde el primer segundo en que se acerco aquella noche en el Neptune fue placer y yo tarde una infinidad de tiempo en darme cuenta. Oh god… tanto tiempo perdido… ¿Cómo iba a querer hacer otra cosa que no fuese disfrutarlo ahora? ¿Pensar en disfrutarlo tantas… tantas veces mas?
Y él no me contesto, no con palabras, no tuvo que decir absolutamente nada. Su cuerpo dijo todo, le dijo al mío todo lo que necesitaba saber. Dios, se movió con mas intensidad, empezó a hacer esos saturantes movimientos cada vez mas largos y… oh fuck, mas profundos, ninguno de los dos dijo en palabras nada mas pero no fue necesario. Porque nuestros gemidos estaban uniéndose, porque estaba en sonidos de absoluto placer y deleite diciéndonos todo lo que podíamos decir, moviéndonos con más intensidad, con más fuerza, con más determinación. God, cerré fuerte mis ojos y lo sentí apretar mi mano con mas fuerza, le respondí con un gemido fuerte y mi mano se clavo en su carne. Dios, la clave con fuerza y moví un poco mi pierna, rodeándolo mas, aprovechando nuestros propios movimientos para acomodarme, para sostenerme, para buscar mas profundidad, para encontrar la mano que todo esto se haga todavía mas potente –Oh… Jace- respondí a su llamada, le respondí en un sollozos que estaba seguro que había sido casi un grito de desesperación, curve mi espalda y pegue mi cintura mas a él, busque roce, todo a la vez, busque calor, profundidad, roce, busque estimularme mientras lo estimulaba a él y fue tan la desesperación que no pude ni siquiera ver venir el momento en que mi cuerpo se sintió en la cumbre, en ese punto en el que iba a empezar a descender en caída libre, ese perfecto momento que por primera vez en mi vida había llegado tan rápido que ni siquiera pude asimilarlo. Oh god, no había forma de asimilar o contener esto. Oh no. Me ahogo, fue como una estampida y no había forma de hacer nada para evitar que me destruya. Todavía aferrado a su mano, abrí mi boca, la abrí con toda mi fuerza y sentí como todos esos lugares que estaban siendo sugestionados por la magia de Jace se juntaban, sentía que hasta los dedos de los pies estaban gozando y eso era ridículo, pero el placer vino desde tantos puntos diferentes que fue lo mas lógico sentir aquello como real. Todo ese desenfreno desemboco en mi estomago y siguió… oh god, siguió ese camino, siguió como una puntada gigante que me elevo, que me tenso, que me hizo gemir con determinación, o tal vez gritar, esconder mi rostro en su cuello, usando mi mano en su espalda para sostenerme, para no derretirme, para poder morder su piel y llenarme de su sabor una vez mas. Sostuve aquella mano con fuerza, entrelazando más nuestros dedos, haciendo fuerza, aforrándome de él de todas las formas posibles, casi como si estuviese asegurándome que no iba a desaparecer cuando yo me despertase porque esto era un sueño. Y, a l vez, era lo mas lejano a mis sueños, porque esto era real, se sentía mas real que la vida misma. Oh god, I’m making absolutely no sense. And I didn’t care. Mi cuerpo entero se tenso para de a poco empezar a aligerarse, solo para darle lugar a otra ola nueva de satisfacción que lo hizo tensarse otra vez y juro que no tenia idea que era esto, porque jamás… jamás en toda mi vida había sentido esta clase intensa de placer, placer que se negaba a reducir o a minimizarse, oh god, no, parecía que este era el orgasmo mas intenso y extendido de mi vida.

Jace: El camino a esta cima fue glorioso, vertiginoso, desesperante, fue lo mas increíble que viví, no entiendo como mierda podía estar pasando algo así… I lived a lot, alright? Nunca me privé de nada, y de repente estaba conmovido al borde de las lágrimas, explotando de placer como nunca en mi vida, casi flotando, aferrado a él, y estaba absolutamente 100% seguro de que eso no tenia nada que ver con estar teniendo sexo por primera vez con un hombre. Oh no. Esto era él. Esta era esa maravilla que él derramó en mi vida desde que lo conocí, llegando a un limite máximo, uno que estaba seguro de que el podía volver a superar mil veces, uno que quería disfrutar toda mi vida…
Me moví un poco mas rápido, mas profundo, sintiendo que las olas de placer me quitaban la razón, el aliento, me invadían el alma, esto era mucho mas que físico, cada rincón de mi estaba sintiéndolo, mi alma, mi corazón, mi cabeza, todo era él, todo era Noah y sus sonidos, Noah y su piel, Noah y su boca y su sexo y su magia, Noah, mi Noah, todo era él y me saturé, llegué a un punto en que no podía contener, mi corazón estaba en mi boca, estaba casi mareado, aferrado a su mano, a su cadera, perdido, tan perdido, absorbiendo con tanta obsesión cada detalle de lo que estaba pasando que cuando él gimió casi en un grito mi nombre y se movió mas rápido, buscándome con mas insistencia, apretando mas sus piernas a mi alrededor, supe que ya no iba a poder detener nada, no iba a poder estirar ni contener nada, ya tenía un pie en el aire, un pie sobre el precipicio, y de repente lo sentí. Oh… Nunca en mi vida iba a poder decidir si lo mas delicioso de ese momento, lo mas excitante y desesperante de esa primera vez fue mi orgasmo o el suyo, porque… oh fuck… Lo sentí retumbar en todo mi cuerpo. Fue una avalancha, aplastándome. Su orgasmo fue… Shit… Me destruyó. Me destruyó como nada en la vida. Sentirlo abajo mío, tensándose, retorciéndose de placer, por mí… Conmigo… En mi cama… No… No había palabras. Abrí más mis ojos solo para poder absorber todo, su boca abriéndose más, sus ojos cerrados fuerte… De repente escondió su cabeza en mi cuello y no importó no poder verlo porque lo sentí. Fuck… Sentí sus músculos tensarse con fuerza alrededor de mi sexo, sentí su sexo palpitar entre nosotros, empapándome, sus piernas apretándome, sus dedos clavándose en mi con violencia, su grito… Fuck… su grito desesperado de placer sobre mi piel, sus dientes clavándose en mi cuello… Todo, todo fue tanto que automáticamente mi cuerpo respondió, sin dudar, sin tardar, pasó todo en un instante y al mismo tiempo fue casi en cámara lenta, I was that insane, oh god, ese orgasmo fue lo mas hermoso que vi y sentí y escuché en mi vida entera, y el mío, el que él desató en mi, el que él provocó… Fue el más intenso de mi vida… Fue un orgasmo que sentí en todos lados, no solo en mi cuerpo. Fue un orgasmo eterno. Larger than life. Él se aferró a mi y yo me aferré a él, cada uno de mis músculos se tensionó al punto de que tuve que quedarme inmóvil dentro suyo, apretando tanto su mano que estaba lastimándolo, pegándolo a mi. No cerré jamás mis ojos, no pude, solo grité, deje escapar todo el aire de mis pulmones en un grito de placer hundiendo mi cabeza en su cuello, solo… exploté… me dejé destruir. Por el placer, por la emoción, por él. Sonreí, aun gimiendo, atacado por una ola tras otra de placer que no fluían de ningún lugar en particular, fluían de todos lados, de mi sexo hundido en el, de nuestras manos unidas, de mi pecho, de mi corazón, de mi boca en su cuello, pegué mis labios en su piel, la besé con fuerza, hasta que mi cabeza decidió regalarme un recuerdo de esa noche. Su mano tapando este mismo rincón de su cuello. Su cara de pánico. Entre las olas de placer, sentí una de dolor. Una intensa. Una que me hizo separar mis labios de su piel y finalmente cerrar mis ojos. El aire empezó a ser otro tipo de fuego. Fuck… Nunca lo ví en palabras tan claras en mi cabeza como lo vi en ese momento. I loved him. More than I ever loved anyone. I was completely, absolutely his. And I wanted him for myself. And I couldn’t have him. Toda esta gloria, invadiéndome, llenándome, destruyéndome, elevándome, no era mía. Él no era mío, y no iba a serlo. Se me cerró la garganta. Me angustié tanto que me ahogué y ese placer, ese divino placer, quedó en un horrible segundo plano bajo el dolor. Apreté su mano pero porque no quería que se vaya, no porque tenia miedo de volarme. Rodeé su cuerpo con mi brazo para abrazarme desesperadamente a él, no para sostenerlo y poder hacerle el amor. Solloce agitado de miedo y tristeza, no de goce. E igual me callé. Mis músculos se aflojaron, e igual me callé. El placer apabullante de poco retrocedió, y no abrí mi boca. Me quedé ahí, escondido en su cuello, deshecho. Literalmente. Muerto sobre él. Agarrado a él con desesperación. Preguntándome que mierda pasaría ahora. Se consideraría satisfecho, probablemente. Se iría a dormir con ella. Fuck, fuck, fuck, no podía llorar, no ahora. No todavía. Me mordí tan fuerte el labio para distraer mis emociones que casi me lo arranco. Y no dije una palabra. No podía decir una sola maldita palabra. Estaba pegado al amor de mi vida, estaba abrazado al hombre mas perfecto del mundo, disfrutando del hermoso momento después de un glorioso orgasmo, y no pude decir nada.

Noah: No estaba siquiera seguro de poder llamar a esto un orgasmo. Era… era… oh dios, era la sensación mas intensa, apasionante, punzante, erizante, saturante, peligroso, precioso, dulce, implacable e inexplicable que alguna vez había sentido. Eran todos mis sentidos, todos y cada uno de ellos había sentido placer y, la verdad, es que no era una exageración, ni siquiera de cerca. Mi vista tenia las visuales mas hermosas, cada una de las cosas que había visto en él, todas eran preciosas, incluso aquellas cosas que jamás pensé que podrían gustarme, lo hicieron, de formas que nunca iba a poder explicar, tenia visuales que iba a atesorar hasta el ultimo de mis días, incluso si alguna vez pierdo la vista sabia que esas imágenes iban a ser de las que mi cerebro iba a decidir atesorar de una forma absolutamente ridícula. Su aroma, dios, su aroma había penetrado en cada uno de mis poros, ese precioso aroma de su piel que es casi dulce pero con dejos de acidez, masculino, terriblemente masculino, un perfume que no era artificial, un perfume que se notaba que era el propio de su piel, tal vez era la conjunción de varios perfumes, no tenia idea, pero sabia que jamás iba a olvidarlo, estaba seguro que iba a cerrar los ojos e inhalar, a kilómetros de distancia de él y de todas formas iba a poder sentir ese aroma a flor de piel como en este momento. Sus sonidos… sus sonidos fueron música, fueron una sinfonía completa, fue un recital de la orquesta mas preciosa, sus sonidos fueron absoluto placer, placer que estaba sintiendo conmigo, esos preciosos gemidos, sollozos, suspiros y gritos fueron todos míos, me los dedico a mi, se los dedico a mi placer y juro que podía cerrárseme la garganta de saber que yo podía ser mínimamente responsable de tanta magia. Mis labios… el sabor… oh god, podia sentir el sabor de su piel, ese que era tan coherente con su aroma, podía sentir su sudor, podía sentir el dulce sabor de su boca todavía invadiendo la mía y deseaba… oh god, deseaba con todas las fuerzas de mi ser jamás poder olvidar ese sabor, no quería sentir otra cosa. Oh god… no tenia idea que iba a pasar con mi vida de ahora en mas pero algo era seguro y es que no quería que nada adultere ese sabor en mis labios. Fuck. Y mi tacto, mi piel, cada centímetro de mis músculos… fuck, si tuviese que empezar a explicar lo que le había pasado a todo el resto de mi cuerpo no podría jamás lograr encontrar las palabras ni las metáforas que sean lo suficientemente generosas como para explicar lo que estaba pasando. Todo iba a ser minúsculo, todo iba a ser pequeño. Porque todo eso, todo lo que le había pasado a mi existencia se sintió todavía peor en cuanto lo sentí a él estallar, cuando pude sentir con insufriblemente hermosa precisión su orgasmo dentro mío… oh fuck, dentro mio. Gemi más fuerte, bese su piel con más intensidad cuando sentí en mis músculos contraídos su palpitar, me ahogue en mi propio gemido y me derretí entre sus brazos, ante sus besos, ante su cuerpo entero contraerse y relajarse, abrazarme, contenerme. Se me cerró la garganta, conmovido, excitado, perdido, tan perdido. Y… es que… no se como es que eso era posible, pero él le había hecho el amor a todos mis sentidos. Él había hecho que todos se eleven, se pierdan, que todos sientan placer y que todos ellos se hayan combinado para darme ese orgasmo. Oh god, ese orgasmo. Se sentía disminuirlo llamarlo orgasmo. That’s how massive it was. Probably the most beautiful word in the vocabulary and I thought it was reductive to use it.
Lo abrace. Lo abrace con ese brazo que tenia rodeándolo, lo abrace con fuerza mientras mi cuerpo todavía seguía bailando de placer, lo abrace con toda la fuerza que tenia y escondí mi rostro en su cuello porque en ese momento entendí, realmente entendí, no que estaba perdido… no que jamás iba a poder volver de esto, porque no había vuelta atrás, todo es lo había entendido hacia momentos atrás. Lo que realmente entendí… que… no podía ser la primera y única vez. No podía mirar hacia otro lado y contar esto como algo que “me había sacado de encima”. Oh god, no. La idea me dio escalofríos. Porque lo que menos pude hacer fue pensar en que esto era el fin de algo. Esto… necesitaba que esto sea el comienzo de algo. Y fue después de ese orgasmo que estuvo mas que claro, claro como el día mas radiante de sol… porque no me sentía sucio, no me sentía en falta incluso sabiendo que lo estaba, no me sentía como que había hecho lo mas estupido que podría haber hecho como él había dicho y no sentía que me arrepentía de absolutamente nada aunque moralmente sabia que tendría. No. This was… amazing. This was bigger than that, celestial, ethereal, life changing… and it was because of him and no one else. Because somehow I found him and I couldn’t… I couldn’t just deny that. No sabía que iba a hacer, no tenia idea como iba a sobrevivir o que iba a hacer para rectificar lo que había hecho mal… pero si sabia que si podía evitarlo, si podía hacer algo, iba a pedirle que no deje que esta sea la primera y ultima vez. Y eso me daba miedo, porque no tenia idea que era lo que pasaba por su cabeza, realmente no sabia, pero necesitaba averiguarlo. Oh god, tenia pánico, pero necesitaba averiguarlo –Oh god… you are amazing- trague y busque aire agitado –No, no… you are staggering... just magnificent- me rei, extasiado, me rei porque estaba diciendo palabras sin encontrar la adecuada, desesperado por hacerle entender lo mind-blowing que era su existencia en mi vida, pero seguro que jamas iba a poder hacerlo reamente. Junte aire y depositando besos pequeños y enromes a la vez en su cuello, agitado, viaje hasta su rostro, para buscar sus labios –You… I just…- thank you, I’m sorry and please don’t make me beg, please don’t leave my life, please… please don’t make me leave… pelee con las palabras y con el aire y no dije nada, no encontré mas palabras simplemente me encontré con sus labios, sonreí, abri mi boca sobre la suya y lo bese, profundamente, agitado, sin despegarme de él y lo bese para sellar esto entre sus labios, con él entre mis piernas, para encontrar fuerzas desde algún lugar para hacerle saber… hacerle saber sin asustarlo.

Jace: Era tan injusto… Era… era un crimen manchar el momento mas enorme y hermoso de mi vida con la realidad, pero no pude evitarlo. Ni bien perdí control de lo que mi boca le hacia a ese perfecto rincón de su piel el recuerdo volvió a mi, y junto con el la consciencia. Él no era mío. El estaba con otra persona. Estaba con una mujer hermosa a la que amaba y con la que estaba bien. Estaba con esa rubia despampanante que lo acariciaba en el Neptune esa noche que lo conocí. Me había deshecho, me había roto, me había cambiado la vida, y ahora volvería a ella, satisfecho. Y yo que iba a hacer? Que iba a hacer conmigo mismo? Si solo no tenerlo me hizo mierda, que iba a hacer ahora que conocía esta gloria, que entendía mas allá de toda duda que este era mi lugar? Con el… En sus brazos. Oh god… This was my place. He was my place in the World. Él me conmovía, el me hizo mejor tipo, el me llenó de música, el me mostró placer, él me dio tanta magia… Y no era mío. O yo tenía toneladas de mal karma o sea quien mierda sea dios, era el mas cruel del universo.
Hice tanta fuerza para no desarmarme, para no llorar, para no rogarle… No podía hacerle eso. Ya había sido lo suficientemente egoísta, no podía además cargarlo con saber que lo amaba, que esto fue mucho mas que sexo para mi… Fuck, no podía decirle una mierda. No podía llorar. No podía hacer nada. Solo podía aferrarme a él y morirme en el momento, absorberlo, grabarlo, grabarme la sensación de su piel y el calor de su cuerpo, sus latidos, su aliento sobre mi, la manera en la que apretaba mi mano, en la que me abrazaba, la sensación de se uno solo con el… Solo podía grabármelo en la mente y ser consciente de que había recibido muchísimo mas de lo que pensé. Muchísimo mas de lo que merecía.
Y como si supiera que estaba muriéndome de dolor, me abrazó mas fuerte. No me sacó de encima suyo. Ni siquiera me saco de dentro de él. No. Se abrazó a mi, haciéndome que me ahogue, que literalmente me ahogue y no pueda respirar de lo cerrada que tenía la garganta. Murmuró hermosas palabras, que yo era increíble, que yo era impactante, que era magnifico, y yo seguía sin poder hablar. Cerré mas fuerte mis ojos para no llorar, traté de respirar, traté de salir del pozo de mierda en el que me había metido, porque me estaba perdiendo cosas, estaba dejando de prestar atención a lo que estaba pasando solo porque me dolía… No, fuck, no, tenía que guardar ese dolor para después. Se rió, agh, se rió con una risa increíble, una que retumbó en mi pecho aun pegado al suyo. Besó mi cuello, avanzó, buscó mi boca, murmurando palabras sueltas, después besándome… No, no me besó… Me destruyó la vida. Me besó de la manera mas perfecta del mundo. Me besó intensamente, me besó como nunca me había besado nadie después de tener sexo, me besó como si entendiese que le había hecho el amor, me besó tan profundamente que me aferré mas a él, que solo pude responder, solo pude volcar mi angustia en su boca, gritándole. Gritándole que lo amaba. Gritándole que odiaba saber que se iba a ir. Gritándole que odiaba no poder marcar cada puto milímetro de su piel para que el mundo entero sepa que yo había estado ahí, en el, con el. Gritándole que me moría por obligarlo a que se quede a dormir en mis brazos, por verlo despertar conmigo… Pidiéndole perdón por sentirme así, por ser egoísta. Lo besé como un pelotudo tirando de su mano y metiendo ambas contra nuestros pechos, pegadas, aferradas. Lo besé agitado, desesperado, hasta que no pude respirar, y entonces me quedé pegado a su frente, tratando de calmar mi respiracion. Cada bocanada de aire estaba entrecortada. Fuck. Breathe, goddamit. Get yourself together. Grow a fucking pair. Be a man. Fucking breathe… Di un último suspiro, profundo, tratando de calmarme, tratando de calmar mi panico y mi angustia, fully aware that maybe he thought I was insane. Abrí mis ojos y lo miré de nuevo. Oh god. We just fucked. Right? No big deal. This was no big deal. We only fucked, and I could survive this. I had to. –You…- que iba a decir? –…are music…- fuck… No pude decirle que estuvo bien. No pude decirle una trivialidad. No pude decirle que había sido fantástico. Oh no. Tuve que decirle que era música. Que era arte. Lo comparé con lo que mas amo en la vida. Lo comparé con lo que me mantiene cuerdo. Well, there you have it. Fuck…

Noah: Me entregue a ese beso con absoluto dejo. De alguna forma sabia que tenia que controlarme, que no podía dejarme llevar de esta manera, que… que él no estaba en mi cabeza (thank the lord) y sin duda yo no estaba en la suya, no podía saber que era lo que estaba pensando o que era lo que iba a resultar de todo esto si dependía de él. Sabia que tal vez para él esto había sido solo sexo, lo sabia bien, por mas que había sentido hasta en la ultima fibra de mío cuerpo que no podía ser el caso, no podía, la verdad, la realidad, era que no lo sabia. La realidad es que esto podría estar en mi cabeza, esto podría estar en mi cuerpo. Eso pasa, ¿no? Pasa que a veces alguien disfruta de hacer el amor más que otro, sucede que a veces para uno es maravilloso mientras la otra persona no estaba disfrutando de la misma manera… pero… ¿tanto? ¿Podía ser que esta conexión este realmente en mi cabeza? Oh god, por supuesto que sentí pánico. Por supuesto que lo bese dejando mi corazón en ese beso, por supuesto que lo devore demostrándole no solo una punta de todo este placer físico sino también el espiritual, lo bese con mi necesidad de mas que intentaba contener, solo… me deshice en esos labios. Fue… fue como si él supiera. Se que era delirante, pero es como si estuviese en mi cabeza. Es como que cada vez que este tipo de cosas atosigaban mi cabeza, él sabía como responder. De la misma forma que lo hacia antes de todo esto, aquellas veces que yo pensaba que me iba de palabras, que pedía o preguntaba demasiado, él siempre me hacia sentir contenido, seguro, cómodo. Y esta vez hizo lo mismo. Dios, me devolvió ese beso, lo multiplico. Nuestros labios se encontraron y se perdieron, se complementaron, se unieron, se saludaron y se perdieron. He was… he was the most amazing being in this god given Earth and I had no idea what I did to deserve this. I really didn’t, because since I met him I’ve been doing every possible thing wrong. Except that… not with him. I never felt that, when it comes to him, I was doing anything wrong even though I knew I should.
Él movió nuestras manos y las junto sobre nuestros pechos, pego su frente a la mía y me miro. Acelerado, exaltado, buscando su respiración, pero me miro. Abrió ese ojos tan enormes, tan imponentes, tan perfectamente expresivos y me miro con una expresión que juro que jamás había visto. Junte mis cejas un poco, intentando leerlo, intentando vencer el miedo y simplemente aferrarme del hecho que él no estaba echándome, que él no estaba pidiéndome menos intensidad, que él no se veía ni siquiera incomodo y que él no me había siquiera movido o se había movido a él de adentro mío. Oh no. He was still here. Y sus labios se abrieron para decir palabras y yo lo mire expectante sin poder articular una sola palabra o expresión nueva. Entonces me dijo que yo era música. Musica. No me dedico un cumplido vacío, oh no. Me comparo a lo que habíamos sabido hacer juntos desde un principio, a aquello que nos unió, a aquello que dio lugar a esta unión que yo sentía tan clara como mi propia respiración y tan intensa como el orgasmo que acababa de regalarme.  Musica. Junte mis cejas mas y sonreí, sonreí con todo mi rostro negando levemente con la cabeza, con mi frente pegada a la suya. Aquella mano que estaba sobre su espalda todavía y recorriendo muy despacio todo ese camino la deje viajar hasta su cabello, su mejilla y su rostro, acariciándolo despacio –If… If I’m music, then you are an entire orchestra- conteste sobre sus ojos, conteste sin pensar, dándome cuenta que había dicho algo tonto, pero algo tan real… oh dios, si él era capaz de llamarme a mi música entonces no tenia idea que clase de cumplido se merecía él. He was the most beautiful song we could make together. Shit. I couldn’t say that –I…- oh come one, just say it. What could be worse than what you just said? –I don’t…- god, ¿donde estaba el aire? ¿Donde estaban mis agallas? Junte aire y cerré un segundo mis ojos. Me obligue a tan solo abrirlos y decirlo, god, ¿Qué era lo peor que podía pasar? –I don’t want this to be our first and last time- jesus, maria, jose y el camello, ¿no pude buscar otras palabras para decir eso sin sonar… de la manera en la que sone? ¿Qué podia pasar me pregunte? Oh god, so many things. He could laugh at my inadequate, he could feel sorry for my attachment, pudo… no haber sentido lo mismo, podría sentirse satisfecho y podría estar solo pretendiendo para no hacerme sentir mal. Fuck. Si hace un rato sentí pánico, ahora no tenia idea de a donde había ido toda la sangre de mi cuerpo de lo petrificado que me sentí en cuanto esas palabras salieron de entre mis labios.

Jace: Podría haberle dicho mil cosas. Dios sabe que tenía un millón  de palabras en la punta de la lengua, esperando para ser dichas, desde el mismísimo día que lo conocí. Podría haber dicho cumplidos vacíos para esconderme, podría haberle dicho cosas que me complicarían la existencia, podría haberle dicho que lo amaba, o que esto había estado fantástico, podría haberle gritado que corra, que huya de mi, podría haber dicho literalmente un millón de cosas, y sin embargo de alguna manera encontré la mas perfecta. No la mas indicada, claro que no, porque soy un pelotudo y porque me había callado tanto desde que el apareció en mi vida que en algún momento algo se me iba a escapar. Le dije el cumplido mas inmenso que le dije a alguien en mi vida. Le dije la verdad. Se la dije en palabras esquivas y metafóricas, pero se lo dije. You are music. My music. My love. What makes my heart beat. What makes me happy… No tenia idea de si iba a leer el mensaje entre líneas o no, no podía arrepentirme. Ya lo había dicho, y lo miré casi con pánico. Mucho pánico. Iba  reírse del pobre pelotudo intenso que se metió demasiado.
Sin embargo el sonrió. Sonrió con una sonrisa pura y honesta. Sin dejar de acariciarme, sin correrme, ni asustarse. Sonrió y dijo que si él era música, yo era una orquesta entera. Lo dijo tan intensamente. Lo dijo sin dejar de mirarme. Lo dijo… Oh god… Se me cerró de nuevo la garganta. Quise rogarle que no me diga esas cosas. Dolían mas de lo que podía explicarle. Sin embargo no dije nada, dejé que esa pequeña confesión me deshaga en silencio y me presione mas el pecho, sin dejar de mirarlo. Why would he say such a thing? What was I to him? I was a friend. Just a friend. He needed to stop saying those things…
Pero claro que no se detuvo. Claro que siguió jugando con mi cabeza y mi alma. Murmuró palabras incompletas, peleó con algo, no se,  hasta que mirándome dijo que no quería que esta sea nuestra primera y única vez. And there I was again. Choking up. Conmovido, apabullado. Tratando de comprender lo incomprensible. Porque el no tenia que estar aca, ok? We both knew that, right? Esto estaba mal. Muy mal. El tenía a alguien. Y sin embargo no solo estaba acá, en mi cama, si no que estaba pidiéndome que esto siga? Era consciente de lo que decía? Era consciente de que una cosa era un error, una cagada, a tiny slip up, y otra muy diferente era… era hacer algo continuo? Do this again? What the… Oh god… No sabía si sentía mas pánico o emoción. No sabia si era mas grande el miedo o las ganas de decirle que si por mas que este mal, muy muy fucking mal. I Could take the high road, couldn’t I? Decirle que estaba mal. Dejar de ser egoísta por un fucking segundo y decirle que no para que el no arruine su vida conmigo. O podía rendirme… Oh god, la sola idea de rendirme me hizo sentir un vuelco enorme en el estomago mientras lo miraba, atónito, confundido, agobiado. Oh god. I wanted him. So much… Que clase de infierno me merecía por ser egoísta un rato mas? Por solo rendirme a la hermosa idea de que yo le guste lo sufriente como para querer estar conmigo de nuevo? Por entregarme a este enorme, hermoso pecado? Fuck… Me reí, solo un instante, se me escapó una estupida risita nerviosa. Estar aca era suficiente evidencia de que no, claro que no tenia la fuerza para negarme, nunca la ibva a tener… Acaricié su mano… Dejé que mi pulgar recorra la piel de su mano despacio, sonriendo. –I don’t want that either…- susurré, acercando mi boca a la suya, apenas presionando un pequeño beso en sus labios. –I’m here… For as long as you want me, I’ll be here…- agregué sobre sus labios, sabiendo que sonaba estupido y necesitado, patético, agh, pero no pude decir otra cosa. No pude decirle todo lo demas. No pude nisiquiera decir que me sentía culpable porque eso sería traerla a ella a esta habitación y no iba a hacer eso nunca. No pude decirle que no estaba ni un poco satisfecho. No pude decirle que iba a estar acá hasta el final de mis dias, incluso cuando el ya se haya cansado. No pude decirle mas nada, asi que solo lo miré, diciendoselo con mis ojos. Asegurándole que no decía lo que decía slo por decirlo…



Última edición por Marea el Sáb Oct 26, 2013 4:32 pm, editado 2 veces
avatar
Marea
Admin

Mensajes : 4329
Edad : 32

Ver perfil de usuario http://mareamanijea.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Mensaje por Marea el Sáb Oct 26, 2013 4:29 pm

Noah: Se lo pedí. Aquello que venia pensando hacia tiempo, aquello que en realidad desee desde mi primer fantasía, aquel pedido egoísta y horrible, aquel en el que yo probaba en voz alta y para él también que no solo me estaba pasando por encima mi vida fuera de este precioso mundo que sabemos siempre crear juntos sino que también estaba pasando por encima la suya, aquella por la que lo había visto sufrir. Estaba poniendo, en un solo pedido, en voz alta la basura de persona en la que me había convertido y, aun sabiendo todo eso, no pude contenerlo. Porque la alternativa… la alternativa era salir de esta habitación habiéndome tragado esas palabras, pensando que si había alguna posibilidad que él haya disfrutado esto aunque fuese una fracción de lo que yo lo disfrute y quisiese repetirlo, yo no la habría sabido reclamar. No sabia si para él esto era sexual, todo mi cuerpo y mi pecho me decía que no, todo lo que él estaba haciendo me decía que no, pero en este momento estaba seguro que podía confiar en cualquier persona antes que en mi mismo. Porque mi cabeza, mi pecho, mi organismo era un completo desastre. Porque había una sola cosa clara en mi cabeza y era él… era eso que mis ojos estaban viendo, era eso que todavía sentía dentro de mí, era la razón por la cual mi pecho seguía galopando incluso si poco tenía eso que ver con el orgasmo descomunal que acababa de tener. Era él. Y no tenia idea que significaba eso, pero si sabia que no podía darle la espalda a eso. Había muchas formas de manejar esta situación, podría hacer una lista de todas las cosas que tenia que hacer antes de pedirle esto. Pero no podía esperar, no podía contenerme. Dios, nunca pude contenerme cuando se refiere a Jace. Nunca. And I needed to know. I couldn’t take now knowing. Maybe it was my curiosity, maybe it was just me wanting to know if I could go on with my life, because if he denied this… I had no know idea how I would go on with my life knowing I can feel all these things and that he was turning his back on me because he didn’t feel what I was sure we both felt.
Y por unos segundos… no dijo nada. Por unos segundos sentí que podía darme un infarto en ese momento y yo no iba a darme cuenta porque todo mi cuerpo se sentía absolutamente bloqueado. Y rio… oh god, rio. Y creo que si no hubiese sentido su suave caricia en mi brazo hubiese realmente sentido que iba a morirme en ese momento. Pero… me miro y su expresión cambio un poco, se volvió una expresión que me conmovió, me dijo que él no quería eso tampoco. Sonreí, solo un poco, sintiendo que podía respirar otra vez. Oh god, acerco sus labios a los míos y los rozo, diciéndome que estaba aquí, durante todo el tiempo que yo lo necesite él estaría acá. Lo mire con mi ceño fruncido, lo mire honestamente conmovido, sin siquiera poder pretender que no lo estaba. Lo mire apretando mis labios y con el ceño tan quebrado que si fuese solo un poco mas tonto hubiese llorado. Oh god, don’t say that if you don’t mean it. Don’t you even dare. Acá estaba yo, sintiendo que no sabia que iba a hacer con el peso de todo lo que estaba pasándole a mi cabeza y él me prometía probablemente lo único en este momento que podría empezar a alivianarme… –Then we’ll be here for a long time…- prometí sin morderme la lengua. Él había prometido primero. Apreté mis dientes un poco, solo para juntar fuerzas y tragar esa angustia repentina pero tan lógica. Oh god… era Jace. Jace. I still felt him all over me, and it was him. Cerré mis ojos largando un suspiro gigante y rocé despacio mis labios con los suyos mientras mi mano en su rostro viajo por su cabello y lo tiro para atrás, acariciándolo y haciendo solo un innecesario pero tan vital cariño –…a very long time- susurre en un suspiro y cerré mi mano, en la que tenia la suya, la cerré solo un poco, entrelazando nuestros dedos un poco mas y simplemente me entregue a sus labios, despacio, muy despacio lo bese con… con absoluto cariño, agradecimiento, prometiendo cosas que no podía prometer y pidiendo cosas que jamás debería pedir.
avatar
Marea
Admin

Mensajes : 4329
Edad : 32

Ver perfil de usuario http://mareamanijea.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Spitz: Noah + Jace - "TITULO" {2x04 - 2x05}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.